Martín Carrizo (Instagram)
Martín Carrizo (Instagram)

Cuando hace cuatro años a Martín Carrizo (47) le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y le acercaron “el pronóstico inmediato”, su respuesta fue casi instintiva: “No lo oí porque no me interesó -se sincera el baterista, uno de los más reconocidos de la escena del rock: ex integrante de la formación original del grupo ANIMAL, llegó a tocar con Gustavo Cerati y Carlos el Indio Solari, entre otros-. Y seguí adelante con mi vida, poniéndole la mejor cara y la mejor sonrisa”. Ingresó entonces en un “laberinto”, en un camino que “se hacía cada vez más perturbador”. La sonrisa que buscó no perder ya “no era tan pronunciada”. “Y mi mente se iba a poniendo en blanco”.

Un día -domingo, para ser más precisos-, dijo “basta”. “Tiré la toalla y me entregué", recuerda. Pero ese mismo lunes apareció una alternativa: un tratamiento que le permitiría llevar “una vida totalmente normal”. Martín lo inició, e “inmediatamente se vieron muy buenos resultados”. “Mi alma volvió al cuerpo”, destaca.

Pero poco después tuvo que interrumpirlo. La nueva etapa del tratamiento hace necesario su traslado a los Estados Unidos. Y para costearlo debe recaudar seis millones de pesos. No tiene los medios.

Por esa razón, Cecilia Caramelito Carrizo lanzó en estas horas un pedido público en las redes sociales, buscando una alternativa para juntar esa suma. “Queremos ayudar a mi hermano -cuenta la conductora, en diálogo con Teleshow-. El tratamiento es muy costoso. Y... la verdad: no tenemos dinero para solventarlo”. La propuesta: que 60 mil amigas y amigos realicen una donación de 100 pesos, y así puedan “acompañar” a Martín en este “recorrido de sanación”.

El pedido de Caramelito Carrizo por Martín.
El pedido de Caramelito Carrizo por Martín. "Nunca, nunca, nunca bajes los brazos", le escribió la conductora a su hermano (Instagram)

Poco antes de que Martín recibiera el diagnóstico, la Esclerosis Lateral Amiotrófica se conoció de manera masiva por aquel desafío viral de arrojarse un balde de agua helada para simular las sensaciones que genera esta afección que devasta físicamente a quienes la padecen. En todo el mundo hay de uno a dos enfermos por cada 100 mil habitantes, según las estadísticas, mientras que en nuestro país unas 3000 personas son afectadas por la ELA, que terminó quitándole la vida al recordado Roberto Fontanarrosa. “Finalmente, la mano derecha claudicó. Ya no responde, como antes, a lo que dicta la mente”, había contado el recordado humorista en una de sus últimas notas, explicando de qué manera la enfermedad le iba quitando movilidad. El célebre científico británico Stephen Hawking también la enfrentó.

La Esclerosis Lateral Amiotrófica daña y mata las neuronas motoras, atrofiando los músculos. Se trata de un grupo de enfermedades neurológicas raras que afectan principalmente a las células nerviosas (neuronas) responsables de controlar el movimiento muscular voluntario, que regula movimientos como masticar, caminar y hablar. Y es progresiva: los síntomas van empeorando con el tiempo. Hasta el momento, tampoco tiene cura. Sí un tratamiento que alivia los síntomas. El mismo al cual Martín Carrizo se abrazó con el alma. Y que con la ayuda de Cecilia, y de miles de voluntarios anónimos, podría continuar.

SEGUÍ LEYENDO: