Monzón y Alicia Muñiz tras el nacimiento de Maximiliano.
Monzón y Alicia Muñiz tras el nacimiento de Maximiliano.

"Tras una riña con Monzón murió su mujer".

De esa manera tituló el diario Clarín el femicidio de Alicia Muñiz. Era el 15 de febrero de 1988. Un día antes el ex campeón del mundo de peso mediano, había ahorcado y tirado por el balcón de un chalet ubicado en las afueras de Mar del Plata a la madre de su hijo Maximiliano.

La totalidad de los medios no mencionaba la palabra "crimen" en sus letras de molde, y hasta se intentaba justificar al ídolo del box porque estaba borracho. En momentos en que la excelente serie sobre la vida de Carlos Monzón, producida por Disney Media y Pampa Films, arrasa en audiencia desde la pantalla de Space, se puede afirmar que 31 años después del violento crimen de la modelo algunas cosas cambiaron, aunque esas modificaciones aún son insuficientes.

Los medios masivos de comunicación, por ejemplo cambiaron la manera de expresar y exponer las noticias cuando se trata de violencia de género. Sólo en algunos trasnochados partes policiales de uso interno de las fuerzas de seguridad se sigue calificando a esos hechos de "pasionales".

Las autoridades políticas de aquel entonces tomaron alguna nota de la conmoción pública que generó la detención del ídolo popular acusado por el asesinato de su segunda esposa. El caso más notorio fue la inauguración de la primera Comisaría de la Mujer en la ciudad de La Plata el 15 de julio de 1988, es decir cinco meses y un día después que los vecinos de la pareja escucharan al ex campeón gritando junto al cadáver de la mujer que yacía en la vereda con el cráneo partido: "Alicia se mató, Alicia se murió". Al día de hoy esas reparticiones suman 131 en toda la provincia.

Alicia Muñiz
Alicia Muñiz

Tiempos violentos

La tragedia de Muñiz llegó a los medios de todo el mundo con un tema que en la Argentina no se hablaba: la violencia machista. Cuando el famoso deportista asfixió con sus dedos tenazas a su pareja y la arrojó al vacío, puso bajo los reflectores la violencia familiar y sus consecuencias. Un repaso por las coberturas periodísticas nacionales, sobre todo gráficas, demuestran que una y otra vez Alicia Muñiz era revictimizada. Se especulaba sobre las presuntas infidelidades por parte de la modelo y hasta la cuestionaban porque aun sabiendo que el campeón era violento, ella volvía a su lado, quizás por la fama que obtenía al estar junto al "toro argentino".

A él, por otra parte, se intentaba justificarlo. Se intentaba explicar que la raíz de su violencia comenzó durante su niñez de pobreza en su Santa Fe natal. Porque se desenvolvía en un mundo dónde el prestigio y el dinero se conseguía a los golpes. Porque lo había ganado el alcohol; o porque era un hombre celoso y un macho orgulloso.

Pero tan cierto como eso fue que diarios, revistas y suplementos deportivos, comenzaron a hablar de femicidio, aunque no lo llamaban así. La violencia que los hombres ejercían sobre sus mujeres y muchas veces hijos, dejó de ser un tema silenciado del que no se hablaba. Como supo exponer el periodista y escritor Sergio Sinay, finalmente Carlos Monzón había sido noticia "por los golpes que daba fuera del ring".

Los medios justificaron a Monzón tras el crimen.
Los medios justificaron a Monzón tras el crimen.

Con el campeón ya preso, también quedó expuesto que la agresividad de Monzón era una conducta recurrente con sus ex parejas, salvo que hasta ese momento, ninguna había terminado en la Morgue Judicial. Mercedes Beatriz "Pelusa" García, su primera esposa, lo denunció varias veces por hechos de violencia. En 1974, por ejemplo, un violento cross a la cara le había cortado el arco superciliar derecho. La agresión sucedió entre las dos defensas de su título que realizó ese año. La primera fue en el 9 de febrero de 1974 en París al noquear en el séptimo round a "Mantequilla" Nápoles.

La otra, el 5 de octubre en Buenos Aires. En el Luna Park venció, también en el séptimo asalto al australiano Anthony "Tony" William Mundine. La violencia que él ejercía sobre la madre de sus dos primeros hijos llegó al extremo que "Pelusa", para pararlo, debió dispararle dos tiros.

Durante una entrevista concedida en 2013 al programa "Palabras", ella misma contó que un plomo se alojó en la espalda del boxeador. Como se negaba a hacerse atender por un médico, "Pelusa" llamó de urgencia a Amilcar Brusa, su manager, para que este lo asistiera.

Una de las ex parejas más mediáticas del campeón fue la diva de los teléfonos, Susana Giménez. Con ella estuvo cuatro años. Se pusieron de novios durante el rodaje de la película "La Mari", en 1974. "Me separé porque sentí que podía morir", confesó la conductora casi dos décadas después. En 1976 la mediática pareja protagonizó un drama de cobertura internacional en el hotel de Roma en el que se hospedaban. No faltaron insultos, gritos, trompadas por parte de él hacia ella, y lágrimas de Susana.

La exposición pública de la violencia que el ídolo ejercía sobre sus parejas posibilitó que otras mujeres se vieran reflejadas y comenzaran a hacerse escuchar. El ex campeón mundial de boxeo jamás reconoció ser el autor del crimen que protagonizó justo el Día de los Enamorados.

Monzón y Susana: la diva se separó por miedo. Violencia de género aquí y en Roma.
Monzón y Susana: la diva se separó por miedo. Violencia de género aquí y en Roma.

En la causa quedó probado que "Alicia Muñiz estaba en estado de inconsciencia, por lo que no pudo arrojarse, por lo que su caída fue provocada" y que "Carlos Monzón resulta ser el autor del hecho reseñado (…) Tanto lo que hace a la presión sobre el cuello de Alicia Muñiz, hasta producirle un estado de inconsciencia, como la proyección intencional de la misma al vacío desde el balcón terraza, actividad dirigida ostensiblemente a lograr la muerte de la víctima".

En su extenso veredicto previo a la sentencia, el tribunal que lo condenó destacó que Monzón no "es reincidente" y por eso el ex púgil podría ser beneficiado con la reducción de la condena si mantenía "buena conducta" en prisión.

Si bien Monzón fue un "famoso" condenado, la sentencia, a 11 años de prisión, dejó sinsabores. Por ejemplo, el tribunal que lo juzgó, no tomó como "agravante" su condición de boxeador. En cambio, consideró como atenuante que había sido un niño criado en un contexto de violencia, que vivió en un hogar muy humilde, y que la violencia marcó su vida.

Alicia Muñiz denunció la violencia de Carlos Monzón en una demanda judicial
Alicia Muñiz denunció la violencia de Carlos Monzón en una demanda judicial

Monzón debería haber estado tras las rejas hasta el 13 de febrero de 1999, pero en 1994, tras haber cumplido los dos tercios de su pena, fue beneficiado con salidas transitorias. El domingo 8 de enero de 1995, cuando volvía a la prisión murió en un accidente automovilístico en la Ruta 1.

Después de Alicia Muñiz

La creación de la Comisaría de la Mujer el 15 de julio de 1988 en la capital de la provincia de Buenos Aires, fue una iniciativa de Antonio Cafiero, el entonces gobernador bonaerense. Lo hizo a través de la Resolución 4570. La normativa establecía que las Comisarías de la Mujer dependerían directamente de la Dirección General de Seguridad, y que desde allí se abordaría todo lo referente a la violencia familiar.

Por entonces tampoco había estadísticas sobre el tema. En mayo último, el informe de femicidos y transfemicidios de la Corte Suprema apuntó 255 casos para 2018, con otros 23 femicidios vinculados, asesinatos de allegados a las víctimas para generar un disciplinamiento.

El foco también está puesto en las fuerzas de seguridad. Como ya publicó Infobae, en la Dirección General de Asuntos Internos, organismo que depende del ministerio de Seguridad bonaerense, ya se abrieron unos 2300 sumarios contra agentes de la fuerza por haber ejercido algún tipo de violencia doméstica.

Uno de los casos más escandalosos ocurrió en febrero de 2018. El sargento Rubén Darío García, miembro de la división Motorizada de Quilmes, le disparó con su arma reglamentaria en el muslo derecho a su novia de 19 años de edad frente a la Comisaría de la Mujer de Florencio Varela justo antes que la joven ingrese a denunciarlo por golpeador y amenazar contra su vida en febrero del año pasado.

Desde el momento en que el gobernador Cafiero inauguró la primera Comisaría de la Mujer, al día de hoy, mucha agua, o sangre, corrió bajo el puente. Hoy en día en la provincia de Buenos Aires funcionan 131 Comisarías de la Mujer y la Familia, y 35 Oficinas de Atención a las Víctimas de Violencia, distribuidas en 17 Coordinaciones Zonales. Están compuestas por unos 2.100 efectivos capacitados y especializados en esa temática. Funcionan las 24 horas y cuentan con un gabinete interdisciplinario. Las 35 Oficinas de Atención a las Víctimas de Violencia dependen de las Comisarías de la Mujer y atienden a las víctimas de 8 a 20.

Así como los reclamos de la sociedad hicieron que las autoridades prestaran atención a un tema como la violencia de género, los medios también modificaron la manera de abortar la temática.

Observar con retrospectiva crítica el crimen de Alicia Muñiz, y otros asesinatos aberrantes cometido por hombres contra sus mujeres o ex parejas, y el tratamiento que se le dio desde los grandes titulares, es un trabajo necesario para el trabajo con las palabras.

"Las leyes solas no cambian nada. Los periodistas, los medios de comunicación deben modificar el discurso. No pueden seguir escribiendo que se trató de 'una muerte pasional' porque eso es justificar la acción del asesino, es como el 'por algo será' de la dictadura de 1976 cuando el general Videla se refería a los desaparecidos", expuso sabiamente durante una entrevista con quien escribe estas líneas Elena Highton de Nolasco, la jueza de la Corte Suprema de justicia de la Nación. La jueza de la Corte es la creadora de la Oficina de Violencia Doméstica que funciona las 24 horas del día, los 365 días y que depende del alto tribunal de justicia del país. Denuncias recibidas en la OVD, por ejemplo, llevaron al último procesamiento a Cristian "Pity" Álvarez, firmado esta semana por el juez Martín Yadarola por secuestrar y golpear a dos mujeres en su departamento del barrio Samoré de Villa Lugano en 2016.

En los 31 años que trascurrieron desde el asesinato de la ex mujer de Monzón, las leyes también se adaptaron, poco a poco. El inciso 11 del artículo 80 del Código Penal introdujo, en el año 2012, el término "femicidio". Esta figura también fue incluida por la Ley 26.791, castiga con pena de reclusión o prisión perpetua al que matare, inciso 11, "a una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género".

Si Monzón hubiese sido juzgado en la actualidad, podría haber sido condenado a prisión perpetua y no solo a 11 años. Podría haber muerto en la cárcel, y no en un auto, sobre una ruta, beneficiado con salidas transitorias.

SEGUÍ LEYENDO: