El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, aseguró que el enfrentamiento a tiros entre policías de la Federal y la Bonaerense no debe ser motivo para "desconfiar" de una institución que está formada por "infinidad de hombres".

"Estos hechos son un daño colateral para nosotros porque la gente piensa que somos todos iguales. No es institucional, estoy seguro", aseguró en el programa "Debo Decir", conducido por Luis Novaresio en América.

En ese sentido, señaló que el tiroteo que terminó con un comisario muerto y dos efectivos heridos -uno en muy grave estado- fue protagonizado por un cabo y un sargento que arriesgaron sus vidas y que "cobran $35 mil y $40 mil", respectivamente.

"La sociedad piensa que fue un 'enfrentamiento entre policías'. Pero en realidad fue un enfrentamiento entre policías que estaban cumpliendo su deber, con otros que son delincuentes", explicó.

Cámaras de seguridad de la Municipalidad de Avellaneda
Cámaras de seguridad de la Municipalidad de Avellaneda

Por otro lado, descartó las versiones que indican que el episodio terminó en balacera porque existe "una interna" entre ambas fuerzas de seguridad. "No hay ningún enfrentamiento, yo tengo 2.000 policías de la Federal dando seguridad en la provincia de Buenos Aires".

Roncaglia también reconoció que la reacción de los policías extorsionadores los sorprendió por su nivel de violencia. "Es común que intervengamos en delitos de extorsión, y es muy raro que haya un enfrentamiento. Lo lógico era que se entreguen", aseguró.

Según detalló, el comisario que terminó muerto le disparó cinco veces desde adentro de su auto al cabo que se acercó por la parte de adelante para detenerlo, y luego abrió fuego contra el sargento que también se aproximaba por atrás. El primero sigue en estado crítico.

SEGUÍ LEYENDO: