Quema de pastizales en las islas del Paraná: ya hay 90.000 hectáreas afectadas y varias viviendas en riesgo

Ante la aparición de nuevos focos de incendio, Entre Ríos declaró la emergencia ambiental

infobae-image

La superficie afectada por la quema de pastizales en las islas del Paraná “es de unas 90 mil hectáreas” y algunas viviendas de la zona corren riesgo de ser alcanzadas por el fuego, que es combatido por decenas de brigadistas.

Así lo expresó a Télam el director del servicio Nacional de Manejo del Fuego, Alberto Seufferheld, quien explicó que si bien “es un número preliminar, el fuego ya afectó unas 90 mil hectáreas” en las islas.

No obstante, dijo que para tener una mayor precisión del área comprometida,”se ha pedido un relevamiento más completo de todo el delta”.

Seufferheld dijo que los brigadistas, con apoyo de aviones y helicópteros, “continúan trabajando intensamente contra el fuego y los nuevos focos que han surgido en las islas” durante los dos últimos días.

“El problema es que la intensidad de esos nuevos focos, por la acción del viento, han puesto en riesgo a viviendas de pobladores isleños a la vera del río. Diariamente tenemos entre seis y siete casas rodeadas por el fuego”, indicó.

El director del servicio Nacional de Manejo del Fuego explicó que “cuando las viviendas están todas juntas, se hace más fácil para los brigadistas resguardarlas”. El problema es cuando las casas están dispersas por el interior de las islas, lo que obliga a repartir personal, aunque por el momento no tenemos gente evacuada”, afirmó.

Tras apuntar que “el viento incide mucho, complica las tareas de extinción y hace que el fuego avance con mayor velocidad”, dijo desconocer si hay autoevacuados, pero sí comentó que en varias casas de isleños “no se encontró a sus moradores”.

Según explicó Seufferheld, el fuego “se concentra en las islas que comprenden a la traza Victoria-Rosario, hacia el sur”.

El funcionario reconoció además el intenso trabajo de los brigadistas en el combate de las llamas y dijo que por estas horas “se está realizando el recambio de personal”.

“No podemos sumar más gente porque estamos atravesando una pandemia y eso hace que debamos tener mucho cuidado. En el caso de tener algún contagio, quedaremos aislados del operativo”, advirtió.

"Diariamente tenemos entre seis y siete casas rodeadas por el fuego", alertó el Director del servicio Nacional de Manejo del Fuego (Ministerio de Ambiente de la Nación).
"Diariamente tenemos entre seis y siete casas rodeadas por el fuego", alertó el Director del servicio Nacional de Manejo del Fuego (Ministerio de Ambiente de la Nación).

Y completó: “Llegamos a un número (50 brigadistas) y a ése número lo manejamos en forma estratégica, pero siempre tratando de cuidar la salud de la gente”.

Por su parte, también se supo este miércoles que el intendente de Paraná, Adán Bahl, presentará una denuncia penal en el Juzgado Federal de Santa Fe, debido a la gran cantidad de humo y cenizas producto de nuevos incendios en la zona de islas del delta del río Paraná, sobre jurisdicción santafecina.

“La calidad del aire que respiramos pone en riesgo nuestra salud y nuestra calidad de vida”, explicó el intendente de la capital entrerriana a través de su cuenta de Twitter.

Bahl remarcó que es “alarmante el impacto del humo de las quemas sobre la salud de la población, más en un contexto de pandemia y de vulnerabilidad de la salud”.

Y ante lo extremo de la situación, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, decretó este miércoles la emergencia ambiental en la zona para el delta entrerriano comprendido por los departamentos Diamante, Victoria, Gualeguay e Islas del Ibicuy.

A través del decreto 1.096 asegura que los incendios “aumentaron considerablemente” en junio y que fueron generados para “obtener rebrote como forraje para el ganado, limpieza de la zona y consecuencia de pesca y caza”.

Si bien el decreto no establece nuevas medidas, políticas ni acciones, confirma la emergencia ambiental en la zona y aumenta el marco legal de las actividades que se realizan para “mitigar y prevenir la propagación de los efectos” de los incendios al ambiente.

La emisión del humo afectó a ciudades entrerrianas y santafesinas, y la elevada degradación ambiental de la zona de humedales “hacen necesaria” esta medida para “mitigar y prevenir la propagación de los efectos perjudiciales” al ambiente.

La declaración se sustenta en el derecho de todo habitante a un ambiente sano, tal como lo establece el artículo 41 de la Constitución Nacional, dijeron fuentes gubernamentales.

Además, se basan en el principio de prevención que manda a atender de forma prioritaria e integral a los fines de prevenir efectos negativos sobre el ambiente, según la ley general del Ambiente 25.675.

También el decreto menciona al artículo 22 de la Constitución provincial que dispone el derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado; y el 83, que garantiza el principio de prevención y sustentabilidad.

Finalmente, menciona la ley 9.868 de Manejo y Prevención del Fuego en Áreas Rurales y Forestales, que prohíbe el uso del fuego en dicho ámbito.

Seguí Leyendo:

Quema de pastizales en el Delta: qué riesgos trae para la zona central del país

Luna roja: a qué se debió el fenómeno que generó repercusión en redes sociales

El viento trasladó el humo y el olor a quemado del Delta a la Ciudad de Buenos Aires

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos