El 20 de marzo Alberto Fernández decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio con el objetivo de frenar el avance del coronavirus. En principio la cuarentena iba a ser por 15 días, luego se fue prorrogando y flexibilizando de acuerdo a la situación epidemiológica de cada distrito en particular. Este miércoles se cumplen dos meses.

El transporte público en las primeras semanas de cuarentena estaba habilitado solo para trabajadores de actividades esenciales. Con el correr de los días se fueron implementando protocolos de prevención en colectivos y trenes: capacidad reducida, pasajeros sentados, manteniendo distancia y con tapaboca.

Cuando el Presidente decretó la cuarentena, en Argentina había 128 infectados y tres víctimas fatales. Al 19 de mayo, la cifra de casos positivos por coronavirus ascendió 8.809, con 393 muertes.

Cuando se decretó la cuarentena el 20 de marzo, solo estaban habilitados a circular -además de funcionarios de los gobiernos Nacional, provinciales y municipales- trabajadores de la salud, de las fuerzas de seguridad, de producción de alimentos, fármacos, y actividades vinculadas al refinamiento de la nafta y el gasoil.

Este martes 19 de mayo se registraron 438 nuevos casos de COVID-19 en todo el país: el número más alto desde que comenzó la pandemia en Argentina.

El pasado fin de semana, en la Ciudad de Buenos Aires se permitió por primera vez en dos meses salidas recreativas para niños. Los menores debían ser acompañados por uno de sus padres dentro de un radio de 500 metros de sus hogares. El Gobierno porteño anunció que analizaría el comportamiento social antes de evaluar cómo continuar la cuarentena.

De los 438 nuevos infectados, 224 son de la ciudad de Buenos Aires, 157 de la provincia de Buenos Aires, 34 de Chaco, 9 de Córdoba, 6 de Santiago del Estero, 6 de Río Negro y 2 de Mendoza. Formosa y Catamarca no registraron casos hasta el momento.

Al principio del aislamiento social, preventivo y obligatorio había fuerte presencia de las fuerzas de seguridad: Prefectura, Gendarmería, la Policía Federal y de las distintas provincias custodiaron de manera estricta que se acate el cumplimiento de la cuarentena. Con las flexiblizaciones de las últimas semanas, se redujeron los controles y la presencia policial en las calles.

En Argentina 2.872 personas recibieron el alta tras haber padecido coronavirus.

Del total de casos registrados en el país, 940 (10,7%) son importados, 3.879 (44%) son contactos estrechos de casos confirmados, 2.758 (31,3%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Ante la profundización de la crisis económica por el parate de la cuarentena, con el correr de las semanas el Gobierno Nacional fue habilitando el regreso de nuevas actividades. Preferentemente las vinculadas a la producción industrial y a los comercios.

El próximo domingo vence la fase actual del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Alberto Fernández analiza volver a prorrogarla hasta el 8 de junio. Dados los aumentos de casos registrados en las últimas jornadas en el AMBA, se prevé que la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense continúen en la fase 3, mientas que se ablandaría el confinamiento en el interior del país en aquellos distritos donde ya hace varias semanas que no se confirman nuevos casos.

Tras debatir sobre el uso de barbijo o tapaboca como método preventivo, a mediados de abril el Gobierno estableció su obligatoriedad para ingresar a comercios y para viajar en colectivos y trenes. A principios de mayo la obligatoriedad se extendió para salir a la calle en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Catamarca, pese a no tener casos de COVID-19, fue la primera en decretar el uso obligatorio del tapaboca ya en abril. En otras provincias está la recomendación, pero no es obligatorio el uso de barbijos.

(Fotos: Franco Fafasuli / Lihueel Althabe)


Seguí leyendo: