Este martes comenzó un nuevo rastrillaje para ubicar en las afueras de Río Grande pistas sobre Sofía Herrera, la niña que desapareció hace más de diez años, cuando había ido de paseo con su familia a un camping de Tierra del Fuego.

El juez de instrucción 2 de Río Grande, Daniel Cesari Hernández, a cargo de la investigación del caso, ordenó la búsqueda en dos puntos geográficos situados a 80 kilómetros de la ciudad fueguina que no habían sido revisados hasta ahora.

La logística se centrará en zonas rurales y los rastrillajes estarán divididos en tres sectores. El primer lugar a inspeccionar es en proximidades del paso fronterizo Bella Vista, ubicado en la zona central de la isla y en el límite con Chile.

Este identikit se difundió en agosto de 2017, proyectando el aspecto hasta los 12 años
Este identikit se difundió en agosto de 2017, proyectando el aspecto hasta los 12 años

En el procedimiento participarán 20 policías, dos científicos y un ingeniero de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), además de cinco vehículos doble tracción, dos drones, un georradar y un magnetómetro. Los trabajos se extenderán por diez horas y se reanudarán el jueves en otro sitio aún no informado públicamente.

Cesari Hernández ordenó el operativo a partir del testimonio de un suboficial retirado de la Policía que formó parte de los primeros rastrillajes. La declaración de este testigo, que "conoce el terreno", reavivó una de las teorías existentes sobre lo ocurrido, "esto es, que a Sofía se la llevó una persona en dirección a estos sitios", se limitó a decir el magistrado.

"Aportó información con la cual no se contaba. Estos lugares no fueron inspeccionados científicamente. Cabe señalar que en una investigación todo el tiempo surge nueva información", indicó el juez. Y acotó: "Buscamos específicamente rastros, ya sean óseos o metálicos".

La última foto que le tomaron a Sofía, el mismo día de su desaparición
La última foto que le tomaron a Sofía, el mismo día de su desaparición

Fabián Herrera y María Elena Delgado, los padres de Sofía, no estarán presentes en esta búsqueda. "Es mejor que ellos no vuelvan a revivir esta situación de estrés afectivo. María Elena decidió no venir luego de la charla que tuvo conmigo", explicó Cesari Hernández.

Sofía desapareció el 28 de septiembre de 2008 en el camping John Goodall (a 60 kilómetros al sur de Río Grande), cuando fue a pasar un día de campo con sus padres y un matrimonio amigo con sus tres hijos. En aquel momento tenía 3 años.

SEGUÍ LEYENDO: