Cómo es el entrenamiento Tomb Raider para convertirse en Lara Croft

Alicia Vikander se sometió durante 7 meses a un arduo período preparatorio previo al inicio de las grabaciones. El plan estuvo a cargo de Magnus Lygdback, un reconocido instructor de las estrellas de cine, quien detalló la rutina física y compartió un circuito exprés similar, pero de seis semanas
Alicia Vikander se puso en forma para personificar a Lara Croft

El desafío era grande: tomar el legado que dejó Angelina Jolie para encarnar a la protagonista principal de la película recientemente estrenada Tomb Raider: las aventuras de Lara Croft. Un reto que la ganadora del Oscar Alicia Vikander aceptó decidida, debiendo prepararse no solo para el desempeño delante de las cámaras, sino para poner a tono su cuerpo y que sea acorde a una temeraria y atlética arqueóloga dispuesta a enfrentar diferentes riesgos.

El resultado final fue una escultural y envidiable figura, tonificada en gran forma, a punto tal que la actriz sueca, de 29 años, terminó sumando siete kilos. Detrás de ello estuvo el preparador físico Magnus Lygdback, uno de los más reconocidos instructores del ambiente cinematográfico, que ahora está preparando a Gal Gadot para la segunda entrega de la saga de la heroína Wonder Woman.

Para interpretar al personaje ficticio de la franquicia de videojuegos, Vikander se sometió a un régimen llamado Magnus (autoría del propio Lygdback), siete meses antes de iniciar el rodaje del filme. El primer paso fue comenzar un plan de alimentación para ganar masa muscular. La dieta jugó un papel relevante. Durante esta etapa la alimentación constaba de comidas (cada tres horas) con la misma cantidad de proteínas, grasas e hidratos, más abundante cantidad de agua.

El instructor Magnus Lygdback preparó el plan de entrenamiento (Foto: Christian Black/Warner Bros)

Por su parte, la rutina física era con pesas y ejercicios de movimiento para ganar elasticidadEn la primera mitad, el plan se centró en el trabajo de fuerza, con el objetivo de incrementar la tonicidad. "Nunca antes había levantado algo con mis brazos, así que mi entrenador me decía que tenía la musculatura poco desarrollada", confesó la ganadora del Oscar.

Tres meses después, la actriz continuó con sesiones de levantamiento de pesas de 5 a 6 veces por semana, alpinismo, boxeo y artes marciales combinadas. Pasada esa fase, en el tiempo restante se apuntó a definir la silueta. En este lapso temporal, la alimentación era diferente: cada plato se componía de 25 gramos de proteína y 50 gramos de grasas saludables, mientras que los hidratos de carbono se eliminaron completamente.

En resumen con respecto a las modalidades practicadas, combinó escalada, bicicleta, tiro con arco, artes marciales y duras sesiones de gimnasio. Pese a la exigencia, Alicia nunca entrenó durante más de una hora diaria, aunque lo hacía en seis días a la semana. Cabe destacar que como experiencia previa, ella no era aficionada a la actividad física, pero hacía ballet de más joven.

La ejercitación continuó durante las grabaciones. La intérprete se levantaba a las cuatro de la madrugada para cumplir con la cuota de actividad, antes de pasar por maquillaje y exponer su talento frente a las cámaras. Tras finalizar la filmación, continuó con la rutina, pero no con la misma regularidad: "Pensé que tendría estos músculos para siempre, pero después de tres semanas sin entrenamiento los he ido perdiendo", comentó.

Además de detallar parte de las actividades que siguió Vikander, Lygdback compartió en las redes sociales un plan similar, que bautizó como "Tomb Raider Training Challenge", dividido en seis semanas para trabajar el core, el pecho, los bíceps, los tríceps, los hombros, las piernas y la espalda.

Semana 1: espalda, con 4 series de 20 repeticiones de remo de pie, peso muerto y elevaciones frontales. 

Semana 2: piernas, con 4 series de 20 repeticiones de sentadillas, estocadas y salto lateral con patinadora. 

Semana 3: core (o núcleo), realizando flexiones con patada lateral al lado contrario (durante 1 minuto), abdominales "limpiaparabrisas" y abdominales clásicos, continuando entre 30 segundos y un minuto.

Semana 4: bíceps y tríceps, con 15 repeticiones en 4 series, utilizando una pesa rusa, una banda elástica y un asiento alto.

Semana 5: pecho y hombros, la cantidad que cada uno pueda en cuatro series de flexión y rotación del brazo lateral, yoga (varias posturas, misma cantidad) y flexiones elevadas con ayuda de un cajón u objeto elevado.

Semana 6: un ejercicio integrador. En este caso el elegido es el Bear Crawl, que surge como variante del crawling y consiste básicamente en adoptar la postura de los animales, moviéndose sin apoyar las rodillas en el suelo.

SEGUÍ LEYENDO

Últimas noticias

Mas Noticias