9 signos para detectar la piel sensible

Las diferentes señales de alerta para consultar a un dermatólogo

Guardar

Nuevo

La piel sensible se irrita - (Imagen Ilustrativa Infobae)
La piel sensible se irrita - (Imagen Ilustrativa Infobae)

La mayoría de la gente piensa que la piel sensible es una piel que se irrita fácilmente. Es posible que ciertos productos o factores ambientales le causen enrojecimiento, picazón o incluso brotes. Sin embargo, existen algunas condiciones médicas que pueden causar síntomas similares, como la rosácea, el eccema y la dermatitis alérgica de contacto, las que suelen confundirse con la piel sensible. Consultar a un dermatólogo es esencial para determinar la causa del problema y desarrollar un plan de tratamiento adecuado, que permita conseguir y mantener la piel en buen estado.

Para determinar si se trata de piel sensible, probablemente el dermatólogo le preguntará si experimenta algunos síntomas comunes. Aquí se detallan nueve signos de tener piel sensible:

1. La piel es reactiva

Las personas con piel sensible suelen desarrollar síntomas en respuesta a ciertos desencadenantes. Los desencadenantes comunes incluyen jabones, detergentes, fragancias, perfumes, productos para el cuidado de la piel y productos para el hogar. Además, la exposición al frío, sol y viento puede provocar reacciones. Un dermatólogo puede ayudar a identificar estos desencadenantes y recomendar los productos que mejor se adapten a la piel. Es vital observar cómo la piel reacciona ante diferentes productos y situaciones ambientales.

2. Enrojecimiento

La piel sensible a menudo presenta enrojecimiento, que puede manifestarse de varias formas: una erupción roja, protuberancias rojas, rubor y vasos sanguíneos dilatados llamados telangiectasias. Generalmente, el enrojecimiento disminuye al eliminar el irritante o con un tratamiento menor. Sin embargo, en algunos casos, el enrojecimiento puede persistir, lo que requiere tratamientos específicos, como los tratamientos con láser, que pueden resultar muy útiles para las personas con enrojecimiento persistente.

3. Se siente picor en la piel

La sensación de picazón y tirantez es común en la piel sensible, especialmente después de limpiarla con productos demasiado fuertes o usar agua caliente. La picazón puede empeorar en climas fríos y secos. Ceder a la picazón al rascarse puede provocar más irritación e incluso infección. Por ello, es importante hablar con un médico sobre mejores formas de detener la picazón. La utilización de productos suaves y la implementación de rutinas de cuidado específicas pueden marcar una gran diferencia.

La piel pica cuando es sensible
(POLÍTICA EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD
ROCÍO ESCALANTE, SM CONTENT STUDIO)
La piel pica cuando es sensible (POLÍTICA EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD ROCÍO ESCALANTE, SM CONTENT STUDIO)

4. Se siente ardor

El uso de productos que son demasiado fuertes puede causar ardor en la piel sensible. Este efecto es común con geles, productos con alcohol y muchos tratamientos para el acné o antienvejecimiento. Aunque esta sensación suele ser temporal, puede resultar muy incómoda e incluso dolorosa. Si algo causa escozor o ardor en la piel, es recomendable quitar el producto lo más rápido posible y enjuagar la piel con agua fría. Consultar a un dermatólogo ayudará a encontrar productos que no causen escozor ni ardor.

5. La piel está seca

Las personas con piel sensible a menudo enfrentan sequedad subyacente, lo que puede aumentar la sensibilidad, ya que la piel seca no protege bien las terminaciones nerviosas. La sequedad es más problemática en climas fríos y secos y con exposición al viento. Usar un humectante suave y proteger la piel de los elementos puede ayudar. Resulta esencial mantener una rutina de hidratación constante y adaptada a las necesidades específicas de la piel.

6. A menudo se desarrollan erupciones cutáneas

La piel sensible puede reaccionar con un sarpullido rojo, seco, escamoso o con bultos al exponerse a un desencadenante, especialmente con productos que se dejan en la piel como cremas faciales. Se puede desarrollar una erupción muy rápidamente después del contacto. Las erupciones pueden ser incómodas, antiestéticas y difíciles de tratar. Si se es alérgico a algo, la reacción puede ser más grave y requerir tratamiento recetado. Es fundamental identificar los productos causantes y evitarlos eficazmente.

7. Se es propenso a sufrir brotes

Las personas con piel sensible pueden desarrollar brotes que parecen acné con protuberancias rojas y pústulas. Intentar tratar estos brotes con productos para el acné puede empeorar la situación. Consultar a un dermatólogo es clave para encontrar el tratamiento adecuado que no cause irritación. Un enfoque equilibrado en el cuidado de la piel podrá ayudar a controlar los brotes sin dañar la piel.

La piel sensible se seca facilmente (Especial)
La piel sensible se seca facilmente (Especial)

8. La piel se descama y se pela

Especialmente en pieles secas, es común la descamación y el pelado. Esto puede ser embarazoso y, en casos graves, dejar la piel dolorida y expuesta a infecciones y cicatrices. Si la descamación es grave, o si se pellizca, el área afectada puede quedar en carne viva. Es recomendable buscar la ayuda de un dermatólogo para controlar la descamación y pelado, ya que pueden sugerir tratamientos que restauren la barrera cutánea.

9. La piel se quema fácilmente con el sol

La piel sensible es más vulnerable a los efectos nocivos del sol. Si la piel ya está irritada o descamada, el riesgo aumenta considerablemente. Es importante usar protector solar al aire libre, especialmente en el rostro. Para evitar reacciones adversas, se recomienda buscar protectores solares que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio. Además, optar por un protector solar de amplio espectro con SPF 30 o superior puede ofrecer una protección adecuada. El uso de ropa adecuada y la limitación de la exposición solar también juegan un papel crucial en la protección de la piel sensible.

Guardar

Nuevo