El cambio climático puede aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares

Un estudio reciente vinculó directamente el incremento de muertes por ACV con las extremas fluctuaciones de temperatura provocadas por el calentamiento global

Guardar

Nuevo

Más de medio millón de muertes al año en el mundo pueden estar asociadas con un frío glacial o un calor abrasador, sugirió el nuevo estudio (freepik)
Más de medio millón de muertes al año en el mundo pueden estar asociadas con un frío glacial o un calor abrasador, sugirió el nuevo estudio (freepik)

(HealthDay News) -- Las intensas fluctuaciones meteorológicas provocadas por el cambio climático podrían estar contribuyendo a un aumento en las muertes por accidente cerebrovascular (ACV), afirma un estudio reciente.

Los frentes helados y las olas de calor se asocian con más de medio millón de muertes anuales en los últimos años, informan los investigadores en la edición del 10 de abril de la revista Neurology.

Los cambios dramáticos de temperatura en los últimos años han afectado a la salud humana y han causado una preocupación generalizada”, dijo el investigador Quan Cheng, del Hospital Xiangya de la Universidad Central del Sur en Changsha, China.

Nuestro estudio encontró que estos cambios en las temperaturas podrían aumentar la carga de ACV en todo el mundo, sobre todo en las poblaciones mayores y en las áreas con más disparidades en la atención de la salud”, añadió Cheng en un comunicado de prensa de la revista.Los frentes fríos escalofriantes, en particular, se vincularon con más accidentes cerebrovasculares, dijeron los investigadores.

Los frentes helados y las olas de calor causan más de medio millón de muertes anuales por ACV (Salvatore Di Nolfi/Keystone via AP)
Los frentes helados y las olas de calor causan más de medio millón de muertes anuales por ACV (Salvatore Di Nolfi/Keystone via AP)

Pero las temperaturas que suben o bajan demasiado pueden aumentar el riesgo de ACV de una persona, añadieron los investigadores en las notas de respaldo.Las temperaturas más bajas hacen que los vasos sanguíneos de una persona se contraigan, lo que aumenta la presión arterial.

La presión arterial alta es uno de los principales factores de riesgo de accidente cerebrovascular.Por otro lado, las temperaturas más altas pueden causar deshidratación, lo que espesa y ralentiza la sangre, factores que también se asocian con el accidente cerebrovascular.

Las muertes por ACV en Estados Unidos aumentaron un 26 por ciento entre 2011 y 2021, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). Parte de esto podría estar relacionado con el cambio climático, argumentan los investigadores.

En el estudio, el equipo observó tres décadas de registros de salud de más de 200 países y territorios, y comparó las muertes por ACV con la temperatura local en ese momento.Hubo más de 521,000 muertes por ACV en 2019 vinculadas con temperaturas demasiado bajas o demasiado altas, estiman los investigadores.Los frentes fríos se vincularon con más de 474,000 de esas muertes, según muestran los resultados.

El estudio observó tres décadas de registros de salud de más de 200 países, vinculando las muertes por ACV con la temperatura local
El estudio observó tres décadas de registros de salud de más de 200 países, vinculando las muertes por ACV con la temperatura local

Esa es una parte considerable del total de 6.6 millones de muertes en todo el mundo atribuibles a un accidente cerebrovascular en 2019, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).La tasa de mortalidad por accidente cerebrovascular vinculada con los cambios de temperatura fue de 7.7 muertes por cada 100,000 personas para los hombres y de 5.9 por cada 100,000 para las mujeres, señalaron los investigadores.Asia Central fue la región con la tasa más alta de mortalidad por accidente cerebrovascular asociada a la temperatura, con 18 por cada 100.000 habitantes.

”Se necesita más investigación para determinar el impacto del cambio de temperatura en el accidente cerebrovascular y para orientar las soluciones para abordar las desigualdades en salud”, planteó Cheng.

La investigación futura debe tener como objetivo reducir esta amenaza mediante la búsqueda de políticas de salud efectivas que aborden las posibles causas del cambio climático, como la quema de combustibles fósiles, la deforestación y los procesos industriales”.

Más información: Johns Hopkins Medicine ofrece más información sobre los accidentes cerebrovasculares.

FUENTE: Academia Americana de Neurología, comunicado de prensa, 10 de abril de 2024

*Dennis Thompson HealthDay Reporter - ©The New York Times