Los niños preescolares centrados en la comida tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos alimentarios en la adolescencia

Los investigadores sugieren que identificar factores de riesgo en la primera infancia podría contribuir al desarrollo de estrategias de prevención, enfatizando la importancia de un ambiente dietario saludable y la alimentación receptiva en los más pequeños

Compartir
Compartir articulo
Los pequeños que tienen una fuerte reacción a alimentos sabrosos son más propensos a experimentar trastornos alimentarios entre los 12 y 14 años, según los investigadores
Los pequeños que tienen una fuerte reacción a alimentos sabrosos son más propensos a experimentar trastornos alimentarios entre los 12 y 14 años, según los investigadores

(Por Dennis Thompson - HealthDay News) -- Los niños preescolares a los que realmente les gusta la comida podrían tener un riesgo más alto de desarrollar un trastorno de la alimentación una vez que entran en la adolescencia, muestra un estudio reciente.

Los niños de 4 y 5 años de edad con una fuerte necesidad de comer cuando se les molesta con comida sabrosa parecen más propensos a reportar una variedad de síntomas de trastornos alimentarios entre los 12 y los 14 años, informan unos investigadores en la edición del 20 de febrero de la revista The Lancet Child & Adolescent Health.

Por ejemplo, los adolescentes que respondieron a la comida con más fuerza cuando eran niños pequeños tenían casi tres veces más probabilidades de reportar síntomas de atracones que los que estaban menos interesados en la comida, según muestran los resultados.

“Aunque nuestro estudio no puede probar la causalidad, nuestros hallazgos sugieren que la respuesta a las señales alimentarias podría ser un factor de riesgo predisponente para el inicio de los síntomas de los trastornos alimentarios en la adolescencia”, señaló la investigadora Ivonne Derks, del Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud del Colegio Universitario de Londres.

"Pero una alta respuesta a la comida también es una conducta normal y muy común, y debe verse como solo un factor de riesgo potencial entre muchos, en lugar de algo que preocupe a los padres", añadió Derks en un comunicado de prensa de la universidad.

Una alta respuesta a los alimentos se define como la necesidad de comer al ver, oler o saborear una buena comida, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de 3,670 jóvenes en el Reino Unido y los Países Bajos para ver cómo los rasgos del apetito en la primera infancia podrían relacionarse con los trastornos alimentarios que surgen hasta una década después.

Los padres reportaron rasgos de apetito de los niños a los 4 y 5 años, y los propios adolescentes reportaron síntomas de trastornos alimentarios cuando se les volvió a encuestar entre los 12 y los 14 años.

Los niños pequeños con una alta capacidad de respuesta a los alimentos tenían un 47 por ciento más de probabilidades de tener síntomas de atracones, muestran los resultados.

Los investigadores también encontraron un 16 por ciento más de probabilidades de que los niños centrados en la comida desarrollen una alimentación restringida, en la que una persona restringe la ingesta de alimentos para perder peso o evitar el aumento de peso.

Comer en exceso emocionalmente en la primera infancia también se vinculó con mayores probabilidades de participar en conductas alimentarias destinadas a evitar el aumento de peso. Llamados “comportamientos compensatorios”, estos incluyen saltarse comidas, ayunar y hacer ejercicio excesivo.

Sin embargo, algunos rasgos del apetito en los niños pequeños parecen proteger contra los trastornos alimentarios.

Por ejemplo, los niños que se sintieron llenos más rápidamente después de comer y se sintieron llenos durante más tiempo terminaron con unas probabilidades más bajas de comer descontroladamente y de conductas compensatorias en la adolescencia, señalaron los investigadores.

Un ritmo más lento de comer en un niño pequeño también se vinculó con un menor riesgo de conductas compensatorias y una alimentación restringida, muestran los resultados.

En general, alrededor de un 10 por ciento de los adolescentes reportaron síntomas de atracones, y la mitad reportaron al menos una conducta compensatoria, muestran los resultados.

Estos hallazgos podrían ayudar a los niños a evitar los trastornos de la alimentación a medida que maduran, dijo la investigadora Clare Llewellyn, del Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud del Colegio Universitario de Londres.

“Los trastornos alimentarios pueden ser más difíciles de tratar de forma efectiva una vez que se desarrollan, por lo que sería mejor evitar que ocurran en primer lugar”, dijo Llewellyn. “Nuestro trabajo en la identificación de factores de riesgo en los primeros años de vida tiene como objetivo apoyar el desarrollo de posibles estrategias de prevención. Esto podría, por ejemplo, implicar proporcionar apoyo adicional a los niños con mayor riesgo”.

Los padres pueden ayudar brindando un ambiente alimentario saludable para sus niños pequeños y participando en una alimentación receptiva, dijo el investigador principal, Zenynep Nas, del Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud del Colegio Universitario de Londres.

“Un ambiente de alimentos saludables se da cuando estos están disponibles y son más prominentes, destacados y asequibles que las opciones menos saludables”, dijo Nas. “La alimentación receptiva consiste en proporcionar alimentos nutritivos a la hora fija de las comidas y los refrigerios, y luego permitir que el niño decida qué comer y cuánto comer -si es que come algo- sin presionarlo”.

Más información: El Instituto Nacional de Salud Mental ofrece más información sobre los trastornos alimentarios.

FUENTE: University College London, comunicado de prensa, 20 de febrero de 2024

*Dennis Thompson- HealthDay Reporters © The New York Times 2024