Qué son las sustancias PFAS y cómo pueden afectar la salud de los adolescentes

Investigadores revelaron que los jóvenes con altos niveles de estos agentes químicos sintéticos en sus cuerpos enfrentan una disminución significativa en su densidad ósea, un factor crítico para prevenir la osteoporosis en la edad adulta

Compartir
Compartir articulo
El estudio de la USC sobre PFAS abre un nuevo camino en la comprensión de los riesgos para la salud ósea en jóvenes
El estudio de la USC sobre PFAS abre un nuevo camino en la comprensión de los riesgos para la salud ósea en jóvenes

(HealthDay News) -- Las sustancias químicas per y polifluoroalquiladas, (PFAS por sus siglas en inglés), también conocidas como “químicos eternos” parecen dañar la salud ósea de los adolescentes hispanos, encuentra un estudio reciente.

Cuantas más sustancias químicas PFAS se encontraban en los cuerpos de los adolescentes hispanos, más baja era su densidad ósea, informan los investigadores en la edición del 6 de diciembre de la revista Environmental Research.

La densidad mineral ósea máxima en la adolescencia ayuda a predecir si una persona desarrollará osteoporosis más adelante en la vida, anotaron investigadores de la Universidad del Sur de California.

“Muchos estudios existentes no han incluido a participantes tan jóvenes, pero ahora podemos ver que esta asociación ya está ocurriendo en un momento en que se supone que los huesos se están desarrollando”, señaló la investigadora principal, Emily Beglarian, estudiante doctoral del Departamento de Ciencias de la Población y la Salud Pública de la Facultad de Medicina Keck de la USC.

En algunos casos,  las cajas para pizzas pueden contener sustancias químicas (Getty)
En algunos casos, las cajas para pizzas pueden contener sustancias químicas (Getty)

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) se utilizan en una amplia gama de productos de consumo, y también están ampliamente presentes en el agua potable y el medio ambiente.

Se les llama "sustancias químicas para siempre" debido a sus moléculas de carbono y flúor, uno de los enlaces químicos más fuertes posibles. Las PFAS se han relacionado con problemas reproductivos y un mayor riesgo de cáncer, mientras que un creciente cuerpo de evidencia también ha vinculado las sustancias químicas con una densidad mineral ósea más baja, señalaron los investigadores.

Pero esos estudios se han centrado principalmente en los blancos mayores. Este equipo de investigación decidió ver si el mismo riesgo se mantiene en los hispanos jóvenes, un grupo que se enfrenta a un mayor riesgo de enfermedad ósea en la edad adulta.

“Se trata de una población que no se ha estudiado lo suficiente en esta área de investigación, a pesar de tener un mayor riesgo de enfermedad ósea y osteoporosis”, señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Keck la investigadora sénior, la Dra. Vaia Lida Chatzi, profesora de ciencias de la población y de la salud pública de la universidad. La densidad mineral ósea aumenta durante la adolescencia y alcanza su punto máximo entre los 20 y los 30 años, y luego se reduce lentamente a lo largo de la adultez, señalaron los investigadores.

El agua contaminada puede contener estas sustancias (Getty)
El agua contaminada puede contener estas sustancias (Getty)

Para este trabajo, los investigadores estudiaron dos grupos diferentes de adolescentes. El primero fue un grupo de 304 adolescentes hispanos a los que se dio seguimiento durante aproximadamente un año y medio. Los investigadores encontraron que los niveles más altos de ácido perfluorooctanosulfónico (PFOS), un tipo de PFAS, se asociaron con una disminución promedio en la densidad mineral ósea en el seguimiento.

El segundo grupo involucró a 137 adultos jóvenes, de los cuales casi tres de cada cinco eran hispanos. Una vez más, los niveles altos de PFOS se asociaron con una menor densidad mineral ósea. Estos resultados muestran que se necesitan regulaciones más estrictas para las PFAS, dijeron los investigadores. ”Las PFAS son omnipresentes, todos estamos expuestos a ellas”, dijo Chatzi. “Necesitamos eliminar esa exposición, para permitir que nuestros jóvenes alcancen su máximo potencial en términos de desarrollo óseo para ayudarlos a evitar la osteoporosis más adelante en la vida”.

El Grupo de Trabajo Ambiental dice que las personas pueden reducir su exposición a las PFAS de la siguiente manera:

-No usar sartenes antiadherentes ni utensilios de cocina.

-Reducir el consumo de comida rápida, ya que a menudo viene en envoltorios tratados con PFAS.

-Evitar la ropa, las alfombras y los muebles que repelen las manchas o el agua.

-Usar una máquina para hacer palomitas de maíz al aire o en la estufa, ya que las bolsas de palomitas de maíz para microondas a menudo se tratan con PFAS.

-Elegir productos de cuidado personal que no contengan ingredientes de “PTFE” o “fluoro”.

Más información. El Grupo de Trabajo Ambiental ofrece más información sobre cómo evitar las PFAS.

FUENTE: Universidad del Sur de California, comunicado de prensa, 6 de diciembre de 2023

* Dennis Thompson HealthDay Reporters ©The New York Times 2023