Un neurocientífico de Harvard recomendó cuál es la mejor música para concentrarse

Srini Pillay es psiquiatra e investigador del cerebro y, contra todo pronóstico, aseguró que las melodías clásicas de Beethoven, Mozart o Bach no son las que ayudan a las personas a enfocarse en una tarea. Qué aconsejó

Guardar

Nuevo

"Tener música en segundo plano puede ayudar a las personas a concentrarse mejor, incluso si alguien tiene problemas de atención o trastorno de hiperactividad", dice el experto de Harvard (Getty Images)
"Tener música en segundo plano puede ayudar a las personas a concentrarse mejor, incluso si alguien tiene problemas de atención o trastorno de hiperactividad", dice el experto de Harvard (Getty Images)

La música además de ser vehículo de la expresión cultural, distracción y diversión; influye y actúa a nivel del cerebro de las personas. Cada vez más evidencia demuestra que los ritmos musicales no solo despiertan emociones, sino que impulsan un aumento en la actividad cerebral y hasta permiten la recuperación de pacientes con patologías neurológicas.

En esa línea, el psiquiatra e investigador del cerebro de la Universidad de Harvard Srini Pillay recomendó cuál es la mejor música para mejorar la concentración. Y paradójicamente, no se trata de melodías clásicas como comúnmente podría pensarse.

Según él, “la música es tan diversa como la gente”, por lo que bien valdría aplicar en este caso aquello de que hay tanta música para concentrarse como personas.

“La música no es sólo para el entretenimiento -aseguró el experto-. Tenerla en segundo plano puede ayudar a las personas a concentrarse mejor, incluso si alguien tiene problemas de atención o trastorno de hiperactividad”, dijo el especialista a CNBC.

Melodías familiares

Estudios vieron que el tipo de música que más influye positivamente en el aprendizaje es la música “suave-rápida”, del estilo de canciones como “Love on Top” de Beyoncé (Getty)
Estudios vieron que el tipo de música que más influye positivamente en el aprendizaje es la música “suave-rápida”, del estilo de canciones como “Love on Top” de Beyoncé (Getty)

El estudio El efecto de la música de fondo preferida en el enfoque de tareas en atención sostenida demostró en 2021 que “la música de fondo aumenta los estados de concentración en la tarea en comparación con el silencio”. Y en opinión de los investigadores, “cuando se trata de potenciar la capacidad intelectual, no existe un género que sirva para todos”.

En ese sentido, Pillay aportó que la música elegida “depende completamente del individuo y de a qué responde”. “Como músico y neurocientífico de Harvard, descubrí que la ‘música familiar’, o las canciones que cada uno disfruta y conoce mejor, son las más efectivas para maximizar la concentración”, señaló el psiquiatra.

“Específicamente, se encontró que, mientras que los informes de divagación mental disminuyeron, los informes de enfoque en tareas aumentaron cuando se reproducía música de fondo -destacaron en la publicación de sus conclusiones los autores del trabajo publicado en 2020, Luca Kiss y Karina J. Linnell, de la Universidad Goldsmiths de Londres-. Curiosamente, todo el aumento en el enfoque de la tarea podría explicarse por la disminución en la divagación mental, y la música no afectó la distracción externa”.

La playlist ideal para una concentración óptima

"Si la música ayuda a conectarse con las emociones, también puede ayudar a pensar con más claridad”, asgeuró Pillay (Getty)
"Si la música ayuda a conectarse con las emociones, también puede ayudar a pensar con más claridad”, asgeuró Pillay (Getty)

Otro estudio de 2018 citado por Pillay encontró que la música familiar activa muchas de las regiones del cerebro responsables del movimiento, por lo que el enfoque es “de cuerpo completo”.

“Esto significa que puedo cantar y sentir un ritmo aprendido en mi cuerpo -destacó el experto-. Como he escuchado la canción antes, tengo el placer de anticipar lo que sigue”.

Así, según él, “cuando alguien necesita concentrarse, la música familiar lo ayuda a aliviar el estrés y a conectarse con las emociones que necesita para estar completamente presente”.

Según los expertos, "cuando se trata de potenciar la capacidad intelectual, no existe un género que sirva para todos" (Getty)
Según los expertos, "cuando se trata de potenciar la capacidad intelectual, no existe un género que sirva para todos" (Getty)

En su caso, ejemplificó:

- Si estoy enojado por algo y necesito soltarme, podría escuchar “Lose Yourself” de Eminem.

- Si he estado reprimiendo la tristeza por una pérdida y no me queda energía para concentrarme, escucho “Adagio in G Minor” de Albinoni.

- Si me siento enojado o agitado, podría rockear con “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana.

- Si estoy estresado, podría optar por algo que me calme, como “Flowers” de Miley Cyrus o “Big Green Tractor” de Jason Aldean.

Ya sea para abstraerse de las preocupaciones o para enfocarse en una tarea, la música es una gran aliada de la concentración (Getty)
Ya sea para abstraerse de las preocupaciones o para enfocarse en una tarea, la música es una gran aliada de la concentración (Getty)

Y tras destacar que “varios estudios han demostrado que el placer auditivo sigue una curva en forma de U”, Pillay precisó: “Primero aumenta, pero después de un tiempo, una vez que el cerebro se acostumbra, los rendimientos van disminuyendo”.

Otro grupo de investigadores a los que hizo referencia el experto descubrió que el tipo de música que más influye positivamente en el aprendizaje es la música “suave-rápida”, del estilo de canciones como “I’m Yours” de Jason Mraz o “Love on Top” de Beyoncé.

En tanto, la música “fuerte-rápida”, “suave-lenta” y “fuerte-lenta” tiende a dificultar el aprendizaje, según los mismos estudios. La música instrumental también puede ser menos disruptiva que la música con letras.

Cuál es el vínculo entre la música “familiar” y el cerebro

La música puede convertirse en una herramienta terapéutica y estimulante para algunas regiones cerebrales lesionadas (Getty)
La música puede convertirse en una herramienta terapéutica y estimulante para algunas regiones cerebrales lesionadas (Getty)

“Hay muchas maneras en que la música puede afectar la capacidad del cerebro para concentrarse”, apuntó Pillay en este punto, y ahondó: “Un mecanismo consiste en disminuir el estrés y el cortisol, lo que permite que el centro de atención del cerebro funcione sin interrupción”.

“En el cerebro, los centros de concentración están directamente conectados con las regiones que procesan las emociones, por lo que cualquier música que vuelva a una persona emocionalmente más volátil podría interrumpir su concentración”, explicó el experto, para quien, por otro lado, “cuando se reprimen sentimientos, las emociones negativas permanecen en el cerebro”. “Y por mucho que lo intente, la persona perderá la capacidad de concentrarse. Entonces, si la música ayuda a conectarse con las emociones, también puede ayudar a pensar con más claridad”.

La doctora Wendy Magee, profesora asociada de la carrera de musicoterapia de Temple University en Philadelphia, Estados Unidos y una de las profesionales más reconocidas a nivel mundial en esta disciplina terapéutica, había destacado durante una entrevista con Infobae que “la musicoterapia es una disciplina que permite trabajar con personas que tengan algún problema motor, cognitivo o sensorial; y se puede practicar a lo largo de toda la vida”.

Un estudio de la Universidad de Ginebra halló que aprender a tocar un instrumento podría prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad (Getty)
Un estudio de la Universidad de Ginebra halló que aprender a tocar un instrumento podría prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad (Getty)

“Durante la sesión de musicoterapia usamos la música de diferentes maneras. Se utiliza una variedad de música pero especialmente aquella que es muy particular para el paciente. A veces buscamos ver que la persona está intentando mover la boca para decir ‘hola’, o que llora porque escucha su canción favorita, o que gira la cabeza hacia donde viene la melodía a modo de respuesta. Siempre buscamos, aunque sea, una pequeña respuesta”, había resaltado la experta.

Finalmente, otros estudios demostraron que existe una asociación directa entre gusto y reconocimiento. “Considerado junto con los hallazgos anteriores, ahora está claro que a los oyentes les suele gustar la música que recuerdan y recordar la música que les gusta”.

Seguir leyendo