Los tratamientos contra el VIH son parte de los servicios que más mejoraron desde el año 2000 (iStock)
Los tratamientos contra el VIH son parte de los servicios que más mejoraron desde el año 2000 (iStock)

Por Valeria Román

Son las metas 90-90-90 y no hablan de medidas corporales. Son los porcentajes que fijó el programa dedicado a la epidemia del sida de Naciones Unidas para que cada Estado consiga para el año 2020 que el 90% de las personas que viven con el VIH conozca su situación, que el 90% de las personas que conocen su estado seropositivo reciba tratamiento antirretroviral, y que el 90% de las personas en tratamiento presente supresión de la carga viral. Sin embargo, la Argentina no alcanzaría esas metas en dos años, principalmente porque aún el acceso a los testeos del virus de manera temprana no es masivo.

La Argentina no alcanzaría las metas en dos años (Ministerio de Salud de Nación)
La Argentina no alcanzaría las metas en dos años (Ministerio de Salud de Nación)

Desde la organización AHF, una organización no gubernamental que se dedica a concientizar y dar apoyo a personas con VIH, advirtieron que la falta acceso a los testeos es el principal obstáculo para lograr la primera meta. "Los testeos aún no están facilitados masivamente en la Argentina. Deberían ofrecerse en encuentros masivos y se debería alentar a que los médicos los recomienden más cuando las personas los consultan", afirmó Miguel Pedrola, director científico de AHF para América Latina y el Caribe. El obstáculo de la falta de testeos hace que aún no se haya llegado a que el 90% de las personas con el VIH sepa sobre su situación. A su vez, al no saber el diagnóstico, no se recibe el tratamiento, que consiste en fármacos que controlan el avance de la infección.

De 2850 casos en 2005, Argentina pasó a registrar 6320 el año pasado (Shutterstock)
De 2850 casos en 2005, Argentina pasó a registrar 6320 el año pasado (Shutterstock)

Según el último boletín oficial sobre la epidemia del sida del Ministerio de Salud de la Nación, en 2017 había 122.000 personas con VIH, pero el 30% desconoce su situación. "Deberíamos acelerar el ritmo de los diagnósticos para alcanzar la meta del 90% de las personas diagnosticadas para 2020", reconoció en la publicación el doctor Sergio Maulen, a cargo de la dirección de sida y enfermedades de transmisión sexual de la cartera de salud.

En cuanto a la meta del tratamiento, hoy sólo 70.000 personas tienen acceso a los fármacos, pero deberían sumarse 38.000 más. Otra preocupación es que el 35% de los diagnosticados están en una etapa avanzada. Toda la demora en acceder al testeo y a los tratamientos hizo que el año pasado murieran 1.500 personas por sida en la Argentina. Es decir, aún fallecen 4 personas por día por sida en el país. Un dato llamativo es que la tasa de mortalidad por sida en mujeres de 45 a 54 años se duplicó entre 2005 y 2015.

Es imprescindible mejorar el acceso a los testeos rápidos (Ministerio de Salud de Nación)
Es imprescindible mejorar el acceso a los testeos rápidos (Ministerio de Salud de Nación)

"Hay países desarrollados como Dinamarca y Suecia que ya alcanzaron las metas 90-90-90. Pero también Namibia las está logrando. Por lo cual, la Argentina, como país en desarrollo- también podría llegar a alcanzar las metas si acelera la inversión en testeos y tratamiento", dijo Pedrola a Infobae, tras una conferencia de prensa. "Además, hay que tener en cuenta los determinantes sociales de la salud, que hacen que a veces las personas con VIH no adhieran al tratamiento porque enfrentan problemas de alimentación, transporte, educación, entre otros, que limitan la posibilidad de acceder al tratamiento que es gratis en el país".

En cuanto a la meta del tratamiento, hoy sólo 70.000 personas tienen acceso a los fármacos, pero deberían sumarse 38.000 más (Ministerio de Salud de Nación)
En cuanto a la meta del tratamiento, hoy sólo 70.000 personas tienen acceso a los fármacos, pero deberían sumarse 38.000 más (Ministerio de Salud de Nación)

Desde Fundación Huésped, el director ejecutivo Leandro Cahn, opinó: "Las metas 90-90-90 están difíciles de alcanzar. En la Argentina, sólo se llegó a que el 70% de los infectados conozca su situación, y debería ser el 90% en dos años. Es necesario mejorar el acceso a los testeos, y por eso en la Cámara de Diputados aún espera un proyecto de ley para facilitar las pruebas, especialmente con el uso de testeos rápidos". Además, Cahn destacó que la segunda meta está más cercana: Argentina cubre al 81% de los tratamientos, y con respecto a la tercera meta, no hay datos disponibles.

"La cantidad de nuevas infecciones es un llamado de atención porque hay herramientas de prevención y de tratamiento y sin embargo la Argentina no logra bajar esas cifras", dijo a Infobae. En 2017, se diagnosticaron 6.500 personas con el VIH. La vía principal de transmisión son las relaciones sexuales no protegidas: hay evidencias científicas que demuestran que el preservativo es el método más efectivo para prevenir el VIH-sida, infecciones de transmisión sexual y evitar embarazos.

DNA strand and Cancer Cell Oncology Research Concept 3D rendering
DNA strand and Cancer Cell Oncology Research Concept 3D rendering

La organización AHF (que significa Aids Healthcare Foundation en inglés) hizo un llamado de atención para que la Argentina brinde no sólo prioridad a la epidemia del sida a nivel nacional, sino también a nivel internacional.

"Es cierto que uno de los obstáculos para un control efectivo de la epidemia del sida es que aún hay personas que no saben que tienen la infección. Si bien hay más espacios públicos y privados en los que se puede hacer el testeo en la Argentina, se necesita que todos los centros cuenten con las pruebas rápidas y que se realicen más campañas masivas de prevención que informen que el test debe hacerse al menos una vez en la vida. También el test debería ofrecerse cuando las personas sacan el registro automotor o en el ingreso a la universidad, entre otras oportunidades. Es clave que la comunidad médica salga a buscar a la gente", dijo a Infobae Isabel Cassetti, directora médica de Helios Salud.

Hoy existen testeos rápidos -comentó la doctora- que permiten hacer la extracción de sangre y contar con el resultado dentro de los 30 minutos siguientes. Si la persona no está dentro del período ventana (aproximadamente 30 días contados desde la situación de riesgo) y el resultado es negativo, significa que no hay infección. En cambio, si el resultado del test es positivo, se extrae una segunda muestra de sangre y se realizan estudios complementarios que permitan llegar a un diagnóstico definitivo. En caso de confirmarse un resultado positivo, es necesario hacer una consulta médica y acceder al tratamiento adecuado de manera inmediata, subrayó Cassetti. Al tratar rápido, se reducen los riesgos de transmisión del virus a otras personas.

Desde 1996, el programa ONUSIDA trabaja para frenar la epidemia, pero necesita más fondos para dar una mejor respuesta al problema. "La cumbre del G20 bajo la presidencia de la Argentina es una oportunidad para que los líderes mundiales reafirmen su compromiso de detener de manera efectiva la epidemia del VIH/sida, la tuberculosis y la malaria, y abordar los desafíos mundiales relacionados con la salud pública", sostuvo Loretta Wong, directora senior de abogacía de AHF Global.

Desde 1996, el programa ONUSIDA trabaja para frenar la epidemia, pero necesita más fondos para dar una mejor respuesta al problema
Desde 1996, el programa ONUSIDA trabaja para frenar la epidemia, pero necesita más fondos para dar una mejor respuesta al problema

Se pidió que tanto la Argentina, como Brasil y México deberían dar fondos a ONUSIDA. "América Latina recibió 190 millones de dólares de Onusida para realizar acciones, y debería contribuir. Debería poner a la epidemia del sida como una prioridad en la agenda", sostuvo Jorge Saavedra, director ejecutivo del Instituto AFH de Salud pública en la Universidad de Miami.

SEGUÍ LEYENDO: