Una enfermedad ocular afecta a 14 millones de argentinos

Las nuevas tecnologías generaron el crecimiento de los casos de ojo seco, un trastorno ignorado por la mayoría de las personas que lo padecen. Un especialista explicó a Infobae de qué se trata la patología y cómo se puede prevenir

El 40% de las consultas oftalmológicas terminan en un diagnóstico de ojo seco
El 40% de las consultas oftalmológicas terminan en un diagnóstico de ojo seco

Hay una enfermedad que cientos de millones de personas padecen alrededor del mundo y de la que poco se sabe. Se calcula que solo en Argentina 14 millones de personas están afectadas, pero se la subestima. Se estima, también, que el 40% de las consultas oftalmológicas son por la patología, pero pasa inadvertida. El avance tecnológico y la constante exposición a pantallas exacerbaron la problemática hasta hoy que el ojo seco se convirtió en una de las máximas preocupaciones en salud.

El doctor Alejandro Berra, presidente de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular (SASO) e investigador del CONICET, explicó en Infobae: "El ojo seco es una patología ocular que afecta a cientos de millones de personas en el mundo. Los pacientes que la padecen sienten sensación de arenilla en los ojos, de basuritas, ardor, picazón o sus ojos se ponen colorados".

Los síntomas que presenta el ojo seco atentan contra un normal desarrollo de la vida personal y profesional del paciente. Según el especialista, las causas que originan la patología pueden ser múltiples. Entre ellas, destacó la cuestión ambiental: "Nosotros vivimos en una ciudad altamente contaminada. Pensemos que Buenos Aires es la décima ciudad en conglomerado de habitantes y presentamos niveles de contaminación aérea por encima de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud".

Asimismo, el doctor Berra mencionó la contaminación interior y marcó el caso del "síndrome del edificio enfermo" en alusión a la sequedad que se acumula en lugares cerrados a raíz de, por ejemplo, el aire acondicionado. También hay otras causas fisiopatológicas que pueden derivar en el ojo seco. Por ejemplo, en las mujeres que, una vez llegada la menopausia, disminuyen la secreción de lágrimas o en aquellas que toman pastillas anticonceptivas.

La mirada fija en la pantalla, el hábito que aumentó el riesgo de contraer la patología
La mirada fija en la pantalla, el hábito que aumentó el riesgo de contraer la patología

La enfermedad avanzó sin pausa en las últimas décadas. Lo que en verdad preocupa a la oftalmología, además del factor ambiental, es la cantidad de horas que las personas pasan en frente de una pantalla: "Hace 50 años atrás había muchísima menos gente con ojo seco porque no había contacto con pantallas. Generalmente cuando uno está en frente, ya sea de una televisión, computadora o celular, está atento a la pantalla y parpadea muchas veces menos por minuto".

Como consecuencia de una exposición prolongada a pantallas, se produce la "evaporación de la lágrima", lo que conduce a los síntomas típicos del trastorno ocular. "Lo importante es que el ojo seco puede llevar a enfermedades graves de la córnea. No es lo más frecuente, pero si no se diagnostica a tiempo, algunos pacientes pueden llegar a la ceguera", alertó.

Qué hacer y qué no 

"Si uno sabe cuál es la causa, debe cambiar los hábitos. Por ejemplo, si alguien está delante de un monitor durante mucho tiempo, cada media hora tomarse un descanso de 2 o 3 minutos. Por más atención que esté prestando en la pantalla, uno tiene que parpadear normalmente", recomendó el doctor Berra.

Al no considerarse como una patología grave, quienes la padecen suelen acudir a la medicación que tienen al alcance de la mano sin previa visita a un oftalmólogo. El presidente de SASO alertó: "Hay un problema de automedicación muy complicado porque el paciente puede llegar a usar las gotas con corticoides que encuentran en el botiquín de la casa y, después de un tiempo, genera un aumento de la presión ocular que puede conducir a la ceguera".

A su vez, el especialista aconsejó evitar los lugares muy secos. "En la mayoría de los casos el tratamiento son gotas artificiales", dijo, pero también agregó que "si uno tiene síntomas, la primera recomendación es que visite al oftalmólogo porque previene causas muy severas en la córnea que puede llevar inexorablemente a la ceguera". Según su experiencia, "algo que empieza como un mal menor, si no es tratado de forma rápida y efectiva puede llevar a problemas muy serios".

Lea más: