El rey de Jordania abrió media docena de cuentas en Suiza para acumular su fortuna

Fue después de las revueltas de la “Primavera árabe”, todas en el Credit Suisse. Una de ellas llegó a tener más de 230 millones de francos suizos. Su esposa, la reina Rania, aparece como titular de otra

El rey Abdullah II de Jordania (Europa Press)
El rey Abdullah II de Jordania (Europa Press)

The Guardian

En 2011, en medio de las revueltas populares en Oriente Medio, un monarca tomó algunas decisiones bancarias. En algún momento de ese año, mientras Egipto y Siria se debilitaban ante las protestas civiles, el rey Abdullah II de Jordania abrió dos nuevas cuentas en el Credit Suisse, el banco suizo que había servido discretamente a los adinerados de la región durante décadas.

Abdullah II, uno de los monarcas actuales con más años de servicio en el mundo, había elegido a un banquero que compartía su enfoque sobre el secretismo, particularmente en lo que respecta a su riqueza personal. Durante los siguientes cinco años, el rey fue el beneficiario de, al menos, seis cuentas con el Credit Suisse, mientras que su esposa, la reina Rania, tenía otra.

Según los datos filtrados del banco en la investigación de Suisse Secrets, ambos miembros de la realeza aparecen como titulares de, al menos, seis cuentas. Solo una de ellas acumula más de 230 millones de francos suizos.

El Credit Suisse, con casa central en Suiza, fue el banco elegido por el    rey de Jordania para llevar su dinero (REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo)
El Credit Suisse, con casa central en Suiza, fue el banco elegido por el rey de Jordania para llevar su dinero (REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo)

En casa, el rey Abdullah había estado pasando por un camino difícil. Las revueltas, que llegaron a conocerse como la “primavera árabe”, provocaron el derrocamiento de líderes en Túnez, Egipto, Libia y Yemen, y el estallido de una guerra brutal y prolongada en Siria. Jordania, uno de los estados más eficientes de la región, pudo evitar la amenaza de una oposición naciente mediante la represión de la disidencia y las promesas de días mejores.

Pero en la década transcurrida desde entonces, una economía en dificultades, niveles persistentes de pobreza, alto desempleo, recortes en el bienestar y medidas de austeridad aparentemente omnipresentes han seguido provocando resentimiento en todo el país. Una queja particular ha sido la yuxtaposición entre la aparente riqueza del rey y la rutina constante que soportan la mayoría de los ciudadanos solo para sobrevivir. Mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) accedió a rescatar a Jordania, con la condición de que su gente se apretara el cinturón colectivo, el rey movía enormes cantidades entre sus cuentas suizas.

Así surge de Suisse Secrets, la investigación liderada por el centro de investigación Organised Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) basada en una filtración de datos de Credit Suisse referidos a más de 18.000 cuentas del Credit Suisse, que una fuente anónima entregó al diario alemán Süddeutsche Zeitung. La información fue compartida con OCCRP y 47 medios de comunicación, entre ellos Infobae.

Los abogados del rey Abdullah y la reina Rania dijeron que los clientes no habían cometido ningún delito y dijeron que el origen de sus fondos, que cumplían con la ley fiscal aplicable. El rey Abdullah no está obligado a pagar impuestos en Jordania, donde el monarca está exento por ley. Sus abogados dijeron que una gran proporción de los fondos en el banco suizo procedían de la herencia de su padre, el rey Hussein, y que no existen leyes de impuestos a la herencia en Jordania.

Las revelaciones llegan en un momento incómodo para el rey Abdullah y su familia, seis meses después de que el monarca apareciera de manera destacada en la filtración de Pandora Papers, que revelaron que había adquirido una cartera de propiedades de lujo de USD 100 millones, que se extendía desde Malibú en California, hasta Belgravia en el centro de Londres.

Los detalles de más cuentas extraterritoriales se sumarán a las acusaciones de que el rey de Jordania vive, desde hace 22 años, una vida desconectado de las exigentes realidades que enfrentan la mayoría de sus ciudadanos, que viven bajo un conjunto diferente de reglas.

La reina Rania de Jordania.(EFE/ Ian Langsdon)
La reina Rania de Jordania.(EFE/ Ian Langsdon)

Después de la publicación de los Pandora Papers, la inteligencia jordana se movió rápidamente para bloquear el acceso en línea a las historias que detallaban las revelaciones sobre la riqueza del rey. El puñado de periodistas que desafiaron la prohibición fueron interrogados. A algunos se les recordaron los “deberes patrióticos” hacia Jordania. Otros se sintieron intimidados por el silencio. La publicación jordana que publicó las revelaciones recibió una llamada de inteligencia solicitando que se retirara la historia.

Los abogados del rey dijeron que las acusaciones de represión de los medios en Jordania después de la publicación de los documentos de Pandora fueron “desmentidas”. Se negaron a dar más detalles.

Dos años antes de las revelaciones de Pandora Paperes, las fuerzas de seguridad jordanas llegaron a la casa de Moayyad al-Majali, detuvieron al abogado y lo acusaron de uno de los delitos más graves del reino. Su supuesta ofensa fue calumniar al rey Abdullah, simplemente preguntando cuánta tierra poseía el rey.

Tener una cuenta bancaria en el extranjero no es ilegal y no hay indicios de que el rey Abdullah haya violado las leyes al estructurar la riqueza en el extranjero. Tampoco hay indicios de irregularidades o faltas de diligencia debida por parte de Credit Suisse. Sin embargo, las revelaciones generarán nuevas preguntas sobre el origen de la fortuna a disposición de Abdullah en un país apoyado anualmente por miles de millones de dólares en ayuda exterior. También generarán dudas sobre si el rey pudo haber estado buscando refugios seguros para la riqueza familiar a medida que se profundizaban los problemas de su país.

En el frente interno, en los últimos años las protestas por el deterioro de las condiciones han llevado a un caos político continuo, con una serie de primeros ministros destituidos de sus cargos y gobiernos que siguen siendo débiles y dependientes del apoyo extranjero. Incluso algunas tribus jordanas, que han ofrecido un apoyo fundamental a Abdullah, y de las que provienen la mayoría de las figuras del establishment del país, han mostrado su frustración por un estado que lucha por servir a los suyos.

La amenaza del medio hermano

El príncipe Hamzah junto a su madre, la Reina Noor
El príncipe Hamzah junto a su madre, la Reina Noor

En marzo del año pasado, el dominio del rey sobre el país estuvo brevemente amenazado cuando su medio hermano, el príncipe Hamzah, a quien había derrocado como heredero 17 años antes, fue detenido y dos ayudantes condenados por sedición, después de las aparentes primeras etapas de un complot contra el trono fueron descubiertos.

Los partidarios de Hamzah han descrito los hechos como un “motín” que contó con el apoyo popular. Sin embargo, la inteligencia jordana y algunos altos funcionarios creen que, en cambio, se debió a un impulso tardío de los funcionarios del ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, para instalar un monarca que habría respaldado el intento fallido de lograr la paz entre Israel y los palestinos, etiquetado como el “acuerdo del siglo”.

La respuesta del rey

A través de sus abogados, el rey Abdullah dijo que solo una de las cuentas de Credit Suisse permanecía abierta. Dijeron que comprendían compañías de inversión personal (PIC) establecidas como vehículos para fondos fiduciarios para mantener a los hijos de la pareja real. Dijeron que una de las cuentas tenía ganancias de la venta de un “avión grande de fuselaje ancho”, mientras que se compró otro avión más pequeño. Se sabe que el rey usa al menos dos aviones privados.

Sus abogados dijeron que “un porcentaje significativo” de su riqueza personal se utilizó para financiar iniciativas reales a título personal para abordar las necesidades sociales y económicas de los ciudadanos jordanos, así como la restauración de importantes mezquitas. Se negaron a decir qué porcentaje.

El comunicado difundido por la Casa Real de jordania, tras las revelaciones de Suisse Secrets
El comunicado difundido por la Casa Real de jordania, tras las revelaciones de Suisse Secrets

En la capital jordana, Aman, la ira contra el rey y su gobierno ha sido inusualmente estridente durante las recientes protestas contra los niveles de desempleo y el estancamiento de la economía. En algunos mítines, los manifestantes han golpeado efigies de Abdullah con zapatos, lo que se considera una absoluta indignidad en todo el mundo árabe.

Sin embargo, la dinastía hachemita que lidera Abdullah no parece estar seriamente amenazada, por ahora.

Suisse Secrets es un proyecto periodístico colaborativo basado en una filtración de datos bancarios de una fuente anónima al diario alemán Süddeutsche Zeitung, compartida con OCCRP y 46 medios aliados alrededor del mundo, entre ellos Infobae y La Nación, de Argentina. La investigación en nuestro país fue llevada adelante por Mariel Fitz Patrick, Sandra Crucianelli e Iván Ruiz (Infobae), y Hugo Alconada Mon (La Nación).

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR