María Eugenia Vidal prepara su estrategia judicial ante la investigación de la causa “Gestapo”

La ex gobernadora está convencida de que la denuncia por la reunión en el Banco Provincia no debe investigarse en La Plata y que el video es ilegal porque se hizo sin orden judicial

“No van a encontrar llamados míos con los tres funcionarios de la AFI ni con los empresarios”, asegura Vidal en la intimidad
“No van a encontrar llamados míos con los tres funcionarios de la AFI ni con los empresarios”, asegura Vidal en la intimidad

“El video es ilegal, hasta ahora no apareció una orden judicial”, responde María Eugenia Vidal cuando le preguntan por la filmación que “encontró” la titular de la AFI, Cristina Caamaño, justo antes de arrancar la feria judicial. Si la grabación es ilegal, la investigación tiene vida corta. La ex gobernadora llegó a esa conclusión luego de analizar el escenario con sus abogados y sus principales asesores. Sin embargo, es consciente que el escarnio político y judicial recién comienza.

Vidal todavía no fue imputada por la fiscal federal Ana Russo. Es solo una formalidad. En los hechos, es una de las personas investigadas por la reunión que tuvo lugar en el Banco Provincia del 15 de junio de 2017.

El juez federal Ernesto Kreplak ya pidió varias medidas de prueba que la involucran. Primero solicitó un entrecruzamiento de llamadas entre los funcionarios presentes y la propia Vidal. Y luego requirió información a la Secretaría General de la Presidencia para saber si alguno de los protagonistas del encuentro ingresó a la Casa Rosada y a la Quinta de Olivos entre el 1 de mayo del 2017 y el 31 de diciembre de ese año.

Vidal no estuvo en la reunión, pero está en el centro de la escena.

“No van a encontrar llamados míos con los tres funcionarios de la AFI ni con los empresarios”, asegura en la intimidad. En cambio, seguramente aparezcan llamados con sus funcionarios y varios ingresos a Olivos y a la Rosada. La ex gobernadora está convencida que eso no alcanzará para probar el armado de causas, como se planteó desde un comienzo.

Marcelo Villegas y María Eugenia Vidal hablaron luego del escándalo.
Marcelo Villegas y María Eugenia Vidal hablaron luego del escándalo.

El juez Kreplak también le pidió a la interventora de la AFI si algunos de los imputados estuvo en el organismo en el mismo periodo de tiempo. Caamaño respondió el viernes, en tiempo récord. Según los libros de actas de la AFI, el ex subsecretario de justicia bonaerens Adrián Grassi registró tres ingresos, el intendente de La Plata Julio Garro dos, y Villegas apenas uno. Las fechas de esas reuniones podrían arrojar algún indicio para los investigadores. Solo eso.

La ex gobernadora estaba en la Costa cuando comenzó el escándalo. Regresó a Buenos Aires el 2 de enero y se tomó varios días para tratar de reconstruir qué pasó en aquella reunión. Habló con alguno de los protagonistas y con ex funcionarios que siguen muy cerca suyo como Gustavo Ferrari o Cristian Ritondo. Recién después salió a dar explicaciones públicas. En esas apariciones mediáticas buscó instalar una idea concreta: el “Pata” Medina es un “mafioso” que tenía causas previas a su gestión. “No necesitaba que mi gobierno ni nadie le armara una causa para ir preso, lo que sí necesitaba era un gobierno honesto que no lo protegiera y una Justicia que supiera que podía actuar independientemente”, dijo.

Aunque ya pasó casi un mes desde el escándalo, hasta ahora nadie se adjudica la convocatoria. “A mí me llamó la secretaria privada de Villegas”, le dijo uno de los funcionarios que estuvo en el Banco Provincia. Ese mismo protagonismo aseguró desconocer quiénes eran los tres funcionarios de la AFI.

Villegas dice otra cosa. En su declaración espontánea ante la Justicia, aseguró que la convocatoria estuvo a cargo de la AFI. “Esa maniobra habría consistido en convocarme a una reunión, la cual en forma clandestina fue grabada en audio y video, cuyos motivos desconozco, hallándose años después esa grabación en un disco rígido perteneciente a un equipo informático de la Agencia Federal de Inteligencia”, afirmó el ex ministro de Trabajo.

Marcelo Villegas, ex ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, participó de una reunión con agente de la AFI
Marcelo Villegas, ex ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, participó de una reunión con agente de la AFI

La aparición del video le permitió al kirchnerismo reflotar las teorías sobre el armado de causas en la Provincia. Como pasó en el juzgado federal de Dolores, otra vez hubo una avalancha de presuntos querellantes, esta vez en La Plata. Hasta el gremio estatal ATE y el sindicalista Roberto Baradel pretendían involucrarse.

La avanzada político/judicial contra Vidal tiene un límite: nadie se anima a defender en público a Juan Pablo “Pata” Medina, visto con recelo desde los dos sectores del Gobierno.

El escándalo de la “Gestapo” también reflotó viejas internas en Juntos por el Cambio sobre el manejo de los servicios de inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri. Vidal sospecha que la filtración del video responde a una interna en ese mundo por las últimas decisiones judiciales del año en Comodoro Py. Especialmente por el fallo de la Cámara Federal que revocó el procesamiento de Arribas y Majdalani en la causa conocida como “SuperMarioBross” pero a su vez confirmó el de varios espías, entre ellos Diego Dalmau Pereyra, uno de los protagonistas de la reunión en el Provincia.

En ese caso, que arrancó en Lomas de Zamora y terminó en los tribunales de Retiro, Vidal estaba entre las “víctimas” y se presentó como querellante.

Su opinión crítica sobre los servicios de inteligencia no se modificó. Tampoco se aplacó su enojo con las autoridades que comandaron la AFI entre 2015 y 2019: Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

De hecho, no vio con buenos ojos que uno de los protagonistas del video, Juan Sebastián De Stéfano, ex director de Asuntos Jurídicos, todavía no haya sido desplazado de su cargo como director de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), un organismo que depende del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. “Yo con (Daniel) Angelici no tengo nada que ver”, se defiende.

Vidal estás molesta con las autoridades que comandaron la AFI entre 2015 y 2019: Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.
Vidal estás molesta con las autoridades que comandaron la AFI entre 2015 y 2019: Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Vidal desconfía de los servicios de inteligencia pero no integra la lista de dirigentes que viven pendientes de los peligros que implica ese mundo. Nunca utilicé el teléfono encriptado que nos dio la AFI”, admite en sus charlas reservadas.

Aunque la ex gobernadora no aparece entre los imputados mencionados por la fiscal Russo en sus requerimientos, la investigación la ubicó en un lugar protagónico. De hecho, en fuentes judiciales no se descarta que pueda terminar con un llamado a indagatoria. No será en el corto plazo.

Entre sus recorridas de verano, donde aprovecha para visitar a personas comunes que le escriben a sus redes sociales, la ex gobernadora habló con su abogado, Mariano Mendilaharzu, el mismo que defiende hace años a Rodríguez Larreta, y se quedó “tranquila” con lo que escuchó. Por ahora descartan una presentación espontánea.

También se puso en contacto con legisladores de Juntos por el Cambio que integran la Comisión Bicameral de los Servicios de Inteligencia, el otro ámbito donde toma cuerpo la investigación.

¿Puede haber otros videos que modifiquen el curso de la investigación? Vidal reconstruyó sus años como gobernadora y concluyó que nunca estuvo en el salón de reuniones del Banco Provincia.

Igual, las alarmas siguen encendidas. “Con los servicios de inteligencia nunca se sabe”, le dijo a un dirigente que la llamó en estos días.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR