Con Nicaragua y Venezuela en la agenda, Felipe Solá se reunirá con el secretario de Estado de Joe Biden

Será en el encuentro de cancilleres del G20. Además de hablar sobre la delicada situación en estos países, sobre los que tienen diferentes visiones, también conversarán acerca de la deuda con el FMI, las vacunas y el cambio climático

La cumbre de cancilleres del G20 ya se puso en marcha en suelo italiano. Un clima caluroso que superó los 30 grados recibió a los ministros de Relaciones Exteriores y de Desarrollo de los países participantes en Bari, al sur de la península. Es la primera vez que una reunión de este tipo se realiza de modo presencial desde que estalló la pandemia de coronavirus. Hasta allí llegó la delegación argentina encabezada por el canciller Felipe Solá y por el sherpa (consejero) Jorge Argüello, quien además es el embajador de nuestro país en Estados Unidos.

Luigi Di Maio, el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, ofició de anfitrión y después de los saludos y las fotografías protocolares, Solá y Argüello participaron del primer intercambio con sus pares donde se habló sobre cómo se encarará la recuperación económica mundial tras la pandemia de COVID-19 y se discutió sobre la producción y la distribución de vacunas para combatir el virus. Luego, Solá mantuvo encuentros con su par de Indonesia, Retno Marsudi, y con la Comisaria de Asociaciones Internacionales de la Comisión Europea, la finlandesa Jutta Urpilainen.

Argüello, en sus redes sociales, describió la posición desplegada en esta primera jornada. “Impulsamos una mayor cooperación internacional para lograr una pronta inmunización global y una recuperación sólida en los países en desarrollo”, publicó. Y luego amplió: “De lo contrario, el costo de la crisis será todavía más intenso y no distinguirá entre países desarrollados y en desarrollo”. Citó también la frase del Papa Francisco en el final: “Nadie podrá salvarse solo”.

Este martes la cumbre se trasladará a la ciudad de Matera, también en el sur italiano. Habrá dos reuniones muy importantes para Solá y Argüello. La primera en el Palazzo Lanfranchi con el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, Antony Blinken. Más tarde, hará lo propio con su par de Alemania, Heiko Maas. También durante la jornada, tendrá una serie de reuniones bilaterales con sus colegas de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu; y de Singapur, Vivian Balakrishnan; además del Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, Josep Borrell Fontelles.

Con Blinken, con quien Solá ya conversó en tres oportunidades desde que es funcionario del gobierno de Alberto Fernández pero siempre por teléfono o por videollamada, la delegación argentina expondrá cerca del mediodía (a las 7, hora argentina) su postura sobre la situación en dos países que a Estados Unidos le preocupan especialmente: Nicaragua y Venezuela. El estadounidense, que desde hace 20 años es un estrecho colaborador del demócrata Joseph Biden, conoce profundamente la región y sus problemáticas. Si bien el Gobierno de Alberto Fernández mantiene coincidencias con Estados Unidos, también Solá le planteará las sutiles diferencias de criterio en relación a la actualidad política de esas naciones.

El sherpa Jorge Argüello llega a la reunión de ministros del G20 en Bari, junto a Felipe Solá.
El sherpa Jorge Argüello llega a la reunión de ministros del G20 en Bari, junto a Felipe Solá.

La Casa Rosada se abstuvo de condenar recientemente las violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen sandinista durante el tratamiento de un proyecto de resolución en la Organización de Estados Americanos (OEA). Una de las diferencias que explicitará Solá ante el secretario de Estado de Biden es el papel del titular de ese organismo, Luis Almagro, a quien se lo cuestiona desde sus decisiones sobre Bolivia, cuando se desplazó a Evo Morales del gobierno de ese país.

También sobre Venezuela hay miradas disímiles. Quedaron en evidencia cuando Argentina decidió retirarse del Grupo de Lima, conformado por 13 países, a fines de marzo de 2021 con el argumento de que las acciones que se impulsaron desde allí para “aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes no han conducido a nada” y de que la oposición venezolana que encabeza Juan Guaidó estaba involucrada allí. Toda vez que pudo nuestro país evitó condenas o reproches contra la manera de ejercer el poder del dictador Nicolás Maduro.

En agenda habrá otros temas para conversar como el respaldo que se pedirá al secretario de Estado de Biden para la renegociación de la deuda con el FMI y con el Club de París. También abordarán la provisión de vacunas y Solá reiterará la invitación para que tanto Blinken como el presidente demócrata visiten nuestro país. Otro tema, en el que hay coincidencias, es acerca del cambio climático, ya que Alberto Fernández participó en la Cumbre que se realizó este año por el Día de la Tierra, en abril, con la intervención de otros 40 líderes mundiales.

La situación en Venezuela será uno de los temas del encuentro entre Solá y Blinken
La situación en Venezuela será uno de los temas del encuentro entre Solá y Blinken

El miércoles 30, en la ciudad de Brindisi, el canciller argentino será recibido por su par italiano, Luigi Di Maio, en el marco de un almuerzo oficial ofrecido a los Jefes de Delegación. Allí tiene previsto reunirse con su par de la India, Subrahmanyam Jaishankar. También participará en la cumbre ministerial de asistencia humanitaria, a realizarse en la Base de la UNHRD / ONU en el Aeropuerto Militar de Brindisi.

Después de la cumbre, Solá cruzará el mar Mediterráneo y pisará territorio africano. En Túnez lo aguarda su par Othman Jerandi, con quien ya tuvieron una conversación en marzo por teleconferencia. Conversarán con él para la promoción comercial de Argentina con todos nuestros embajadores del Magreb.

La última actividad antes de emprender el regreso previsto para el 6 de julio, será en Viena, la capital austríaca, donde estará con Rafael Grossi, el diplomático de carrera, argentino, que desde diciembre de 2019 es el Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la principal agencia de energía atómica de la ONU y con los embajadores argentinos de la zona central de Europa.

Rafael Mariano Grossi
Rafael Mariano Grossi

Grossi, que tiene 60 años y fue antes embajador argentino en Austria, es uno de los mayores expertos en energía nuclear del mundo y se especializó en su uso para fines pacíficos. En 2017, y por iniciativa propia, se involucró en la búsqueda del submarino ARA San Juan y se contactó con la red internacional de monitoreo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, para que rastreen la zona con sus estaciones sismológicas e hidroacústicas. Así fue como los expertos pudieron identificar el “evento anómalo consistente con una explosión” en el mar que permitió dar con la ubicación del sumergible.

El ministro Solá había arribado el sábado 26 de junio a Roma, donde mantuvo al mediodía una audiencia en el Vaticano con el Secretario para las Relaciones con los Estados, Monseñor Richard Gallagher, y más tarde una reunión con la embajadora argentina, María Fernanda Silva, y el personal diplomático allí acreditado.

La semana pasada, el titular del Palacio San Martín hizo su intervención en el Comité de Descolonización de la ONU en su sede de Nueva York donde volvió a reclamar por la soberanía argentina en las Islas Malvinas, acompañado por el secretario Daniel Filmus y la representante argentina ante ese organismo María del Carmen Squeff.


TE PUEDE INTERESAR