Heiko Maas, ministro de Relaciones Exteriores alemán: “Alemania celebra las negociaciones en curso entre Argentina y el FMI”

El funcionario analizó en una entrevista con Infobae la actualidad local y explicó la postura de su país acerca de Venezuela, Cuba, Nicaragua, China y el acuerdo UE-Mercosur. Consejos ante la inflación

Heiko Maas
Heiko Maas

La estabilidad no lo es todo, pero sin estabilidad no hay nada. Sobre esta base, el máximo responsable de la diplomacia alemana desarrolla un consejo, más bien un pedido expreso, hacia la Argentina: no sigan demorando la renegociación con el Fondo Monetario Internacional. Ministro de Relaciones Exteriores desde hace tres años, Heiko Maas deja además un mensaje a su “amigo” Felipe Solá: aunque Alberto Fernández ya se encargó de ilustrar a la canciller Angela Merkel acerca de qué es el peronismo, quisiera que su homólogo se lo explique también a él.

“Soy consciente de que la estabilidad no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada. La estabilidad es el fundamento que sostiene a la economía (...). El objetivo del apoyo del FMI es estabilizar el fundamento de la política monetaria argentina, y Alemania lo apoya (...). Es importante no seguir posponiendo el proceso”, dijo Maas durante una entrevista por escrito con Infobae en la que también analizó la situación de Venezuela, Cuba, Nicaragua y el papel que China juega en América Latina.

“El dinero de los ciudadanos no debe convertirse en dinero ficticio”, añadió Maas, de 55 años, una de las principales figuras del Partido Socialdemócrata (SPD), que gobierna en coalición con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y los socialcristianos bávaros (CSU).

En los acuerdos de coalición, tan habituales como trabajosos y minuciosos en Alemania, se reparten áreas de influencias para los partidos. Las relaciones exteriores de la primera potencia europea y cuarta economía del mundo están, así, en manos de una socialdemocracia que aspira a gobernar en una coalición con socios diferentes a la CDU tras las elecciones de septiembre, que marcarán la despedida de Merkel tras 16 años en la cancillería.

- En términos políticos y económicos, América Latina oscila entre los Estados Unidos y China. Alemania podría desempeñar un papel, pero se mantuvo históricamente al margen a nivel estatal. En 2019 usted lanzó una iniciativa para fortalecer las relaciones. ¿Al cabo de dos años alcanzó lo que usted esperaba? ¿Qué falta aún?

- Durante los casi dos años que han transcurrido desde el lanzamiento de la iniciativa hemos logrado mucho, a pesar de que el mundo ha evolucionado de una manera claramente distinta de lo que hubiéramos podido imaginar en 2019. La pandemia ha mostrado, una vez más, que no podemos resolver solos los desafíos globales. Si queremos determinar conjuntamente a nivel internacional el curso de fenómenos globales como el cambio climático, la transformación digital y la migración, Alemania necesita, todos nosotros necesitamos contar con socios. En el marco de la Iniciativa para América Latina y el Caribe hemos dado una respuesta dinámica a los nuevos requisitos en situación de pandemia. Pronto, en el verano (boreal) de 2020, iniciamos con América Latina un diálogo sobre la pandemia con el fin de poder prestar ayuda concreta en la lucha contra la COVID-19. En el futuro nuestra cooperación se centrará principalmente en buscar la forma de que todos salgamos fortalecidos de la crisis. Aspiramos a reconstruir nuestras economías de manera más sustentable, más verde, más digitalizada y más inclusiva. En diciembre de 2020, en el marco de una gran conferencia de ministras y ministros de Relaciones Exteriores de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, hemos sentado las bases para ello. Fue para mí una satisfacción haber reunido ese día a 50 ministras y ministros de Relaciones Exteriores.

2) Los Estados Unidos quieren volver a establecer empresas en la región, mientras que China está muy interesada en los recursos naturales. Cuando Alemania mira a América Latina: ¿Qué es lo que ve y qué haría que los Estados Unidos y China no pueden hacer?

- El concepto clave que inmediatamente me viene a la mente para Alemania con respecto a América Latina y el Caribe es: aliados naturales. ¿Por qué? Porque compartimos valores e intereses, vivimos en las regiones más democratizadas del mundo, reconocemos las normas internacionales, los derechos humanos, la apertura económica, los estándares sociales y ambientales justos y mantenemos estrechos lazos culturales. En ello también se basa nuestra propuesta europea para América Latina: una cooperación internacional en pie de igualdad, entre socios y amigos que comparten las mismas convicciones y que se guían por valores y normas. También en América Latina y en el Caribe se puede observar cómo se está desarrollando la competencia entre los sistemas a nivel mundial. El enfoque de Europa es diferente. Nosotros apostamos a la cooperación y a la inclusión. Nadie debería tener que elegir entre dos bandos.

- Lo llevo a la crisis de Venezuela. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo recientemente a Infobae que un diálogo sin elementos de presión (sanciones) es inconducente. La Unión Europea (UE) es parte del Grupo de Contacto que, entre otros, también integran la Argentina y Chile. ¿Cuál es la posición de Alemania como miembro de la UE y, por lo tanto, del Grupo de Contacto?

- La crisis en Venezuela sólo puede resolverse mediante elecciones presidenciales justas y confiables. Alemania comparte esta postura con la mayoría de los países democráticos del mundo, incluidos los Estados miembros de la Unión Europea y el Grupo de Contacto Internacional. Desde mi punto de vista, sólo podremos alcanzar este objetivo mediante un proceso político inclusivo que conduzca a una solución negociada pacíficamente. Por tal motivo, la Unión Europea y el Grupo de Contacto han mantenido abiertos los canales de comunicación también con el régimen de Maduro. Lamentablemente, una y otra vez se hizo el intento de instrumentalizar estos esfuerzos de mediación y de ganar tiempo. Por consiguiente, la Unión Europea apuesta por elementos de presión relacionados con personas específicas destinados a conducir a un cambio de actitud. Desde 2017 la Unión Europea ha impuesto sanciones contra miembros del régimen de Maduro que socavan las estructuras democráticas del país o cometen violaciones de los derechos humanos. Estas sanciones están diseñadas de tal forma que no repercutan económicamente en la población venezolana.

En la imagen, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (c), junto al jefe de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello (d), y la primera dama, Cilia Flores (i). EFE/Rayner Peña/Archivo
En la imagen, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (c), junto al jefe de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello (d), y la primera dama, Cilia Flores (i). EFE/Rayner Peña/Archivo

- Hace algunas semanas, la Canciller Federal Ángela Merkel dirigió un mensaje a la Unión Industrial Argentina (UIA), en el que expresaba muy claramente lo que espera de la Argentina. Manifestó que la Argentina debería “recuperar la confianza de los acreedores internacionales y de los actores de mercado” y dar “una clara señal política en el sentido de que el acuerdo puede implementarse tal como fue previsto. ¿Podría ampliar este concepto? Y le añado: hace muchas décadas Alemania experimentó amargamente la hiperinflación. La Argentina no logra resolver su problema de inflación. ¿Cuál es el know-how que Alemania podría transferir a la Argentina?

- Durante la década de 1920 los alemanes vivimos la dolorosa experiencia de una hiperinflación, la cual determina hasta el día de hoy el enfoque de la política monetaria de Alemania: el dinero de los ciudadanos no debe convertirse en dinero ficticio. Para un desarrollo económico sustentable se requiere estabilidad fiscal y monetaria. El Gobierno y el Banco Central son responsables de ello. No debemos olvidar que una elevada inflación a menudo sólo es el síntoma de un problema más profundo, como tal vez un presupuesto público desequilibrado. Soy consciente de que la estabilidad no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada. La estabilidad es el fundamento que sostiene a la economía; sin ella siempre volverá a haber desplomes, aun cuando aparentemente se trate de una economía próspera. El objetivo del apoyo del FMI es estabilizar el fundamento de la política monetaria argentina, y Alemania lo apoya.

- ¿En qué medida apoya entonces Alemania a la Argentina en la renegociación de la deuda con el FMI?

- Alemania celebra las negociaciones en curso entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional. La pandemia de COVID-19 afecta duramente a todos los países, incluida la Argentina. Las consecuencias económicas impactan fuertemente en la población y lo comprendemos. Los argentinos en particular han sufrido duras experiencias con defaults. La pandemia también agrava ahora la situación. En consecuencia, con mayor razón aún es importante no seguir posponiendo el proceso hacia una consolidación sostenida y, en su lugar, encararlo. El Fondo Monetario Internacional le tiende la mano a la Argentina en este proceso y Alemania está dispuesta a acompañarla en el camino necesario hacia la consolidación.

German Chancellor Angela Merkel addresses the media during a news conference, amidst the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at the Chancellery in Berlin, Germany March 19, 2021.  Michael Sohn/Pool via REUTERS
German Chancellor Angela Merkel addresses the media during a news conference, amidst the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at the Chancellery in Berlin, Germany March 19, 2021. Michael Sohn/Pool via REUTERS

- En aquel mensaje dirigido a la UIA, la canciller Merkel señaló que “lo que sucedió en la Amazonia constituye un interrogante para la implementación del acuerdo” entre el Mercosur y la UE “tal como fue prevista”. ¿Qué requiere Alemania de Brasil? ¿Qué requiere de la Argentina?

- Lo primero que quisiera afirmar es que nosotros queremos el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Ya en 2019, y por muy buenos motivos, se alcanzó un acuerdo político entre los participantes: entre otros, porque es preferible participar en la determinación de los futuros estándares sociales, ecológicos y de política comercial, en lugar de que otros nos los impongan. No obstante, también es cierto que la opinión pública europea observa con interés, y a la vez de manera crítica, el Acuerdo UE-Mercosur. Los terribles incendios en la región de la Amazonia y el Pantanal el año pasado han aumentado la atención sobre este tema. Precisamente por eso necesitamos ahora un proceso de diálogo entre la Unión Europea y el Mercosur y también con la sociedad civil y el sector empresario, que proporcione respuestas a las cuestiones aún no resueltas relativas a la protección del clima y a la sustentabilidad. En particular los países de su región y, sobre todo los países del Caribe y de América Central, se ven especialmente afectados por el cambio climático. Por otra parte, la región amazónica es el bioma de mayor extensión, por lo cual es un factor determinante para el clima de la región y relevante a nivel global. También vemos en el acuerdo la oportunidad para modernizar juntos ámbitos importantes y darles perspectiva de futuro. Por consiguiente, celebramos que Argentina, que actualmente está a cargo de la presidencia pro témpore del Mercosur en el trigésimo aniversario de su creación, quiera desempeñar un papel activo en este contexto. Asimismo, esto es absolutamente indispensable con miras al proceso de diálogo para el acuerdo UE-Mercosur, para que también por parte del Mercosur se lleve a cabo el diálogo de manera focalizada y concreta.

- ¿Qué opina Alemania de regímenes autoritarios como los de Daniel Ortega en Nicaragua o de Nayib Bukele en El Salvador?

- Alemania viene manteniendo relaciones con Nicaragua desde hace mucho tiempo, inclusive en el ámbito de la sociedad civil. Existen más de 20 hermanamientos activos entre ciudades, de los cuales la mayor parte surgió con el movimiento solidario en la década de 1980. Estos hermanamientos también se ven afectados por las condiciones y los controles derivados de la “Ley de Regulación de Agentes Extranjeros”. No obstante, o justamente por ello, es importante, aún en tiempos difíciles, mantener el diálogo, tanto con el gobierno como con la oposición y la sociedad civil. Los nicaragüenses deben poder decidir libremente sobre su futuro y por lo tanto deben estar garantizados los requisitos para unas elecciones libres y justas en noviembre de 2021. La situación de El Salvador es distinta a la de Nicaragua. Desde luego registramos con mucha atención las preocupaciones de la sociedad civil y los conflictos entre el parlamento y el gobierno. Tanto nosotros como la Unión Europea, así como la Organización de los Estados Americanos, estamos en diálogo permanente con el gobierno de El Salvador. El presidente Nayib Bukele triunfó claramente en unas elecciones en general justas y libres en 2019, al igual que lo hizo su partido Nuevas Ideas en las elecciones legislativas y municipales a finales de febrero. La clara mayoría del partido en el Parlamento supone una gran responsabilidad.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele. EFE/ Wilfredo Lara/Archivo
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele. EFE/ Wilfredo Lara/Archivo

- ¿Diálogo o sanciones en Cuba?

- En nuestras relaciones con Cuba apostamos al diálogo. La Unión Europea ha celebrado con Cuba un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación. Sobre esta base se mantienen conversaciones periódicas en las cuales también se aborda la en parte difícil situación de los derechos humanos en Cuba. Recién a finales de febrero se llevó a cabo en este marco el Diálogo de Derechos Humanos entre la Unión Europea y Cuba, en el cual ambas partes tuvieron un intercambio muy franco incluso también sobre temas sensibles.

- La crisis del Covid ha mostrado una vez más que existen “clases sociales” que dividen a los países. Existen grandes regiones del mundo que no recibirán suficientes vacunas hasta 2022 e inclusive también hasta 2023 ¿Qué errores se cometieron y que podría haber hecho Alemania, una de las grandes potencias del mundo, para evitarlo?

- No estaremos a salvo hasta que todos estén a salvo. Por esta razón, ante crisis globales como la pandemia de COVID-19 únicamente puede haber respuestas globales. Y por lo tanto, necesitamos un acceso justo y equitativo a las vacunas a nivel mundial. En este contexto, Alemania persigue un enfoque conjunto y multilateral. Alemania es el mayor aportante a la iniciativa internacional COVAX para el suministro de vacunas; uno de cada cinco euros proviene de Alemania y uno de cada tres es aportado por la Unión Europea. La iniciativa COVAX se ha asegurado más de 3.000 millones de dosis de vacunas para 2021; hasta finales de mayo más de 140 países recibirán vacunas a través del programa COVAX. Asimismo, Alemania y la Unión Europea han realizado considerables inversiones en la investigación para obtener una vacuna y en el establecimiento de capacidades de producción. Alemania seguirá abogando, junto con sus socios europeos e internacionales, en favor del acceso justo y asequible a vacunas, tratamientos y productos de diagnóstico a nivel mundial.

Reuters
Reuters

- Durante la cena compartida por la canciller Merkel y el presidente Fernández en febrero de 2020 en Berlín, la señora Merkel pidió al presidente argentino que le explique qué es el peronismo. ¿Usted lo comprendió?

- Hasta donde tengo conocimiento, en Argentina se han publicado ya numerosos libros sobre esta pregunta y las respuestas también diferirían entre las y los peronistas. Por lo tanto, la respuesta definitiva se la dejo a los expertos. No obstante, en las próximas conversaciones con mi homólogo Felipe le preguntaré por su definición.

SEGUIR LEYENDO: