El presidente electo Alberto Fernández le envió una carta al canciller Jorge Faurie en la cual le exigió que “con efecto inmediato” suspenda las recientes designaciones y desplazamientos de funcionarios en Embajadas, Representaciones y Consulados.

“He tomado conocimiento de que se han adoptado recientemente medidas que conllevan el desplazamiento de funcionarios del Servicio Exterior, incluyendo algunos que tienen por objeto hacerse cargo de Jefaturas de Misión en Embajadas, Representaciones y Consulados de la República”, le planteó el líder del Frente de Todos.

Además, argumentó que medidas que ya fueron tomadas “generan condicionamientos a la gestión futura y serán revisadas”.

Pocos días antes de que asuma el nuevo gobierno, Faurie nombró al consejero legal de Ministerio, Mario Javier Agustín Oyarzábal, como embajador en los Países Bajos. También designó a Eduardo César Angeloz, hijo del ex gobernador radical cordobés, como cónsul en Madrid.

Fernández también advirtió al canciller saliente que en caso de “no procederse de este modo” se dispondrán todas las medidas administrativas pertinentes “en lo correspondiente a las responsabilidades de quienes así actúen”.

El futuro canciller, Felipe Solá, ya había manifestado públicamente su malestar hace algunas semanas por la misma situación. “El canciller Faurie da muestras permanentes de hostilidad por los nombramientos. Son casi escandalosos. Empezó a nombrar gente hace dos meses y sigue nombrando gente. Hasta el embajador de la OEA, habiendo embajadora política”, había denunciado.

Ante las críticas, el canciller Faurie había explicado que "la práctica de la Cancillería es que una vez por año se disponen designaciones y traslados, son unos 10 embajadores que van al exterior y un grupo de funcionarios muy reducido de 30 diplomáticos a los que se les cambia el destino, lo que corresponde porque somos un servicio exterior”.

“Quiero recordar que estos números son irrisorios con respecto a la misma práctica que se hizo el 1º de octubre de 2015 y el 10 de diciembre del mismo año, cuando se mandaron 18 embajadores al exterior, se trajeron otros 20 y se desplazó de funciones a 188 diplomáticos entre los que se fueron y volvieron, disposiciones que fueron respetadas por el gobierno del presidente Macri”, agregó.

Entre los nombramientos recientes se destacan el de Marcelo Suárez Salvia –se desempeñaba como director de Ceremonial– como cónsul en Nueva York y el de Luis María Sobrón –director de Asuntos Consulares– en la misma posición en Milán.

Seguí leyendo: