Entrevistado por Infobae para el Informe Especial de Candidatos por Capital, Marco Lavagna, cabeza de la lista a diputados de Consenso Federal, afirma que "años de inflaciones tan altas generan una distorsión y una problemática social muy grande, que después es difícil de revertir".

De profesión economista -como su padre Roberto-, fue el director de la consultora Ecolatina hasta su ingreso en 2015 a la Cámara de Diputados por el Frente Renovador. Por su formación, hace hincapié en los "fracasos" que tuvieron tanto la actual gestión como la anterior en el aspecto económico. 

Advierte el hecho de que Buenos Aires, "siendo una de las ciudades más ricas de Latinoamérica, tenga los niveles de pobreza que tiene" y en ese sentido, considera  que "hay que trabajar mucho en el aspecto social". 

De 44 años, está casado y tiene 3 hijas, que -según cuenta- "lo acaparan" cuando llega a su casa al volver de trabajar. Explica su posición sobre el aborto y por qué voto cómo lo hizo en el tratamiento del proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo que obtuvo media sanción en la Cámara baja.

– ¿Por qué quiere ser diputado?

– Yo creo que la política es la forma que uno tiene para transformar la realidad. Creo que Argentina tiene muchas oportunidades que ha venido desperdiciando a lo largo del tiempo. Tenemos un potencial enorme como país, pero nunca llegamos a ese potencial. Y creo que tengo para aportar mi granito de arena y que eso se haga realidad.

– ¿Cuál es el problema de la Ciudad que hoy más le preocupa?

– Hoy claramente uno de ellos es el económico, aunque no es el único. Esto tiene que ver con la inflación que se traduce en las tarifas, en la falta de trabajo, que es donde el gobierno actual y el gobierno anterior han fracasado en cómo controlarlo. Cuando uno tiene años de inflaciones tan altas genera una distorsión y una problemática social muy grande, que después es difícil de revertir. En eso es lo que en mi especialidad trato de aportar.

Y después, otras cosas que tienen que ver con la salud, con la educación, con la seguridad que, si bien en la Ciudad de Buenos Aires están mejor que en otros lugares de la Argentina, siguen siendo algunos de los problemas que falta atacar.

– ¿Qué haría para solucionarlo si es electo?

– Cambiar la lógica del esquema económico. No se puede pensar la economía en términos de cómo hago para ajustar y ajustar, si no que hay que pensar en cómo hago para expandirla. Si uno la expande, puede generar puestos de trabajo. Si uno puede generar puestos de trabajo, puede generar una mejora en el poder adquisitivo de la gente, que puede salir a comprar y a invertir también. Hace falta también un esquema de estabilización de precios, que no puede ser simplemente subiendo la tasa de interés, porque eso genera peores consecuencias sobre la actividad económica. Y tiene que haber un programa muy fuerte en términos de empleo y capacitación, para incorporar gente que hoy no está en el mercado laboral.

– ¿A qué área de la gestión le daría prioridad?

Hay un una falencia todavía en materia de educación, de seguridad y de transporte. Si bien se ha avanzado en muchas obras, hay muchas cosas que faltan por hacer. Por ejemplo, trabajar el tema del subte. Argentina en esa materia viene muy rezagada, ver cómo mejorar las instalaciones que ya tiene.

Hay que trabajar también mucho en materia de integración social. Es una de las ciudades más ricas de Latinoamérica con estos niveles de pobreza. Y para eso hace falta trabajar la incorporación de gente al trabajo y la educación para el trabajo.

– ¿Qué cree que le falta a la Ciudad de Buenos Aires?

– Muchas cosas. Le falta calidad en el tratamiento de sus pequeñas y medianas empresas. Expandir la cantidad de chicos que pueden ir al colegio, las instalaciones. En estos años se han ido cerrando algunas instalaciones educativas, como por ejemplo las escuelas nocturnas, que después dan marcha atrás, pero claramente no es una prioridad que está teniendo el Gobierno de la Ciudad, y creo que tiene que ser una de ellas.

Y en materia de hospitales, uno ve algunas obras que son muy importantes, muy lindas y las puede tocar, pero después cuando va a un hospital, faltan gasa o los insumos básicos. Son las dos realidades que tiene la Ciudad.

– ¿Cuál es su posición respecto de la atención en hospitales públicos de ciudadanos que no viven en la Ciudad?

-Es un debate complejo. Yo creo que hace falta trabajar en coordinación con la provincia de Buenos Aires, donde pese a que tenías el mismo color político en Nación, Ciudad y Provincia, no han podido avanzar en políticas de coordinación. Yo no creo que a un vecino de la provincia de Buenos Aires que esté en una situación precaria, que tenga problemas de salud, no lo tengas que atender. El problema es cómo hacés para tener una política de salud coordinada. Creo que hay que trabajar muy seriamente en una política de coordinación entre la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y la Nación.

– ¿Está de acuerdo con que la Ciudad haya adherido al protocolo de uso de armas de fuego adoptado para las fuerzas federales? 

– El problema que tienen esos protocolos es cuando no hay una claridad sobre cuándo podés usar las armas de fuego y cuándo no; cuándo tenés la capacitación para adherir a esos protocolos. Creo que lo que hizo la Ciudad es seguir inmediatamente a la Nación, y me parece que no tenía todavía las condiciones para adherirse. Me parece que, sobre todo, tiene que estar acompañado por una política de capacitación permanente y la incorporación de tecnologías para evitar el mal uso, para evitar que termine en lo que muchas veces se llamó 'gatillo fácil'.

– ¿Está de acuerdo con el uso de pistolas Taser por parte de la Policía de la Ciudad? 

– No estoy en contra de las pistolas Taser. Creo que al igual que la utilización de armas de fuego, hay que tener mucho cuidado en lo momentos en los que se utilizan. Creo que es mejor que la utilización de un arma de fuego, simplemente por el efecto mortal que tiene una y la otra.  Pero esto requiere mucha capacitación y mucha formación de nuestras fuerzas de seguridad. En el mundo entero donde se utilizan este tipo de armas, están cuestionando la utilización de estas mismas armar sin tener muy claros los mecanismos y los momentos donde se pueden utilizar.

– ¿A qué partidos estuvo afiliado? ¿Actualmente?

– A ninguno. Siempre he tenido una formación más de índole peronista, pero con una fuerte influencia en todo el aspecto institucional que suele traer muy arraigado el radicalismo. Me parece que la combinación es muy buena. pero nunca me afilié a ningún partido.

– ¿A cuánto asciende su patrimonio?

-Tengo la casa donde vivo y alguna propiedad que alquilo. Son las nuevas inversiones, me gustan los ladrillos. Tengo una sociedad que es una pequeña y mediana empresa de servicios donde trabajaba. Yo vengo del sector privado, hace muy poco que estoy en política. Es una Pyme de servicios, no tengo funciones en esa empresa, pero todavía sigo teniendo acciones. Tengo una participación en una sociedad familiar que es donde manejamos un campo que produce carne, genética bovina, y los autos que uso para moverme.

– ¿Cuál es su posición con relación al aborto? 

-A mi me tocó votar la ley en el Congreso. Yo voté en contra. Primero por creencias propias, después creo que el proyecto era muy malo. Pero creo que son esos temas que parten tanto a la sociedad que me parece que lo mejor es hacer una consulta popular, y que en definitiva la sociedad se pueda expresar y participe. Hay que incentivar mucho más la participación ciudadana, sobre todo en temas como este. Después sí, que sean los legisladores los que le pongan la letra chica. Pero que sea la ciudadanía la que termine participando y eligiendo.

– ¿Tiene creencia religiosa? 

– Soy católico.

– ¿Cuál es su principal éxito personal?

– Mi familia. La verdad es que disfruto mucho la familia. Desde que me casé y tuve tres hermosas hijas, claramente es mi logro mayor en la vida.

– ¿Cuál fue su principal fracaso?

– Difícil la pregunta. Me parece que tiene que ver con algunos desarrollos profesionales a lo largo de mi vida, en la parte privada, que no he logrado, que tiene que ver con la expansión de algo, un proyecto que tenía. En algún momento invertí en un proyecto de riego y no resultó. Me parece que tiene que ver con la parte profesional, con algunos temas que me quedaron en el tintero que espero que la vida me de revancha.

– ¿Qué hace para relajarse cuando no está trabajando?

– Primero, mucho la familia. Mis hijas, cuando llego a casa, me acaparan bastante. Y cuando se duermen, suelo mirar videos de concursos de talento en el celular, en Youtube. Eso me distrae un poco.

Segui leyendo: