El diputado bonaerense por Cambiemos Guillermo Castello presentó un proyecto de ley que prevé la suspensión y posible quita de planes sociales a los manifestantes que participen en marchas, piquetes o manifestaciones públicas. "Los grupos piqueteros se adueñaron de la calle", afirmó.

"Creo en el derecho a la protesta pero la marcha debe ser pacífica y el piquete muchas veces no lo es. El derecho a manifestarse debería terminar cuando comienza el derecho de los otros ciudadanos a transitar", sostuvo el legislador.

En diálogo con el programa Plato Fuerte, que conduce María Laura Santillán en Radio Nacional, Castello indicó que "durante los últimos 12 años de kirchnerismo existió la falacia de que no se podía criminalizar la protesta social" y resaltó que "se naturalizó algo que no es normal".

La iniciativa dispone la suspensión de los beneficios desde el inicio del proceso penal o contravencional, y su efectiva quita en caso de que los mismos lleguen a una condena firme.

El artículo 2 del proyecto de ley indica que estas prestaciones "serán embargables a los fines de la indemnización y reparación correspondientes", mientras que el tercero establece eventual su reinstauración "si la persona humana o jurídica involucrada indemniza a las víctimas y repara los daños causados, u ofrece garantía suficiente a la satisfacción de las víctimas".

Los movimientos sociales cortan las calles todas las semanas (Adrián Escandar)
Los movimientos sociales cortan las calles todas las semanas (Adrián Escandar)

"Hay que buscar una forma de convivencia para que se respeten ambos derechos", señaló el diputado, al tiempo que remarcó: "Los ciudadanos tienen derecho a estudiar, transitar e ir a trabajar. Hay que ver como compatibilizamos cuando hay este estilo de piquete salvaje que no repara en nada".

El legislador aseguró que "el Estado, que es el que debería tener el monopolio de la fuerza, lo ha delegado, se lo han privatizado a favor de los grupos piqueteros". En esa línea, afirmó: "El Estado se está deslegitamando. Mira para otro lado. Y eso no es bueno para la convivencia social".

"Que los que quieran manifestar lo hagan en una plaza o dejando una vía para que pase la gente. Es la forma civilizada que se utiliza en otros países del mundo", señaló. Luego, agregó: "El piquete se convirtió en un fin en si mismo. En una manera violenta de hacer política apropiándose del espacio público".

Seguí leyendo