Isidro Bounine, esta mañana en la sede de la Policía (Fotos: Maximiliano Luna)
Isidro Bounine, esta mañana en la sede de la Policía (Fotos: Maximiliano Luna)

Isidro Bounine, el ex secretario de Cristina Kirchner que fue detenido ayer por la causa de los cuadernos de la corrupción, fue indagado en Comodoro Py por el juez federal Claudio Bonadio.

A primera hora de este jueves, el ex asesor presidencial de 39 años dejó la sede de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, donde había quedado alojado tras su detención concretada en el centro de la Capital Federal.

Al llegar al edificio donde se encuentran los tribunales federales tuvo que esperar. Es que antes de él fueron indagados Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, y el financista arrepentido Ernesto Clarens.

Maquillada, de remera roja y con sus manos esposadas, Pochetti ingresó temprano al juzgado. Fuentes judiciales informaron que su defensa se limitó a presentar un escrito. Clarens, que ya había sido aceptado como arrepentido, fue convocado para hablar de algunos temas puntuales vinculados a la investigación.

Bounine negó las acusaciones que pesan en su contra. Negó haber participado en alguna maniobra de lavado de dinero o de algún circuito de recaudación ilegal de coimas. Luego de tomarle declaración, el juez Bonadio decidió que continúe detenido. 

La situación del ex secretario de CFK se complicó en las últimas horas cuando el juez Bonadio decidió homologar el acuerdo como arrepentido de Juan Manuel Campillo, el ex funcionario k que aparece involucrado en el capítulo de lavado de dinero de más de 70 millones de dólares por parte de Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner ya fallecido. Su viuda, Pochetti, y varios personajes de su entorno están presos también acusados de ser miembros de la asociación ilícita de los cuadernos y lavar dinero de la corrupción.