La Cámara Federal confirmó al juez Bonadio al frente de la causa de los cuadernos de las coimas

El tribunal consideró que existe conexidad entre esta investigación y la del Gas Licuado
Claudio Bonadio (Maximiliano Luna)

La Cámara Federal  respaldó tácitamente al juez Claudio Bonadio al frente de la causa de los cuadernos de las coimas en la que la ex presidente Cristina Kirchner es una de las principales acusadas.

La decisión del tribunal se dio al rechazar un planteo de nulidad de la defensa de Oscar Parrilli, el ex secretario general de la Presidencia y ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

De esta forma, los jueces Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun confirmaron la conexicidad de la causa de las anotaciones de Oscar Centeno con el expediente de Gas Licuado. El fallo también rechazó los cuestionamientos al "arrepentimiento" de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta.

"La conexidad se encuentra suficientemente respaldada y el curso posterior de la instrucción no revela lo contrario", dijo Iruzun, en la resolución a la que accedió Infobae.

Bruglia, por su parte, señaló que "en esta etapa preliminar de la pesquisa no puede ser descalificada" la conexidad con gas licuado " hasta tanto el avance de las actuaciones permita delinear en forma acabada el marco fáctico objeto de este proceso".

El fallo de la Cámara Federal, convalidando a Bonadio, también marca un hecho a la hora de resolver qué sala de Casación revisará la cuestión. Es que si los cuadernos están ligados al expediente Gas Licuado, entonces debe intervenir la Sala I, con los jueces Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña.

En otras dos resoluciones, la Cámara Federal también rechazó la eximición de prisión de Oscar Thomas, el ex director de Entidad Binacional Yaciretá que está prófugo desde el inicio del caso, y avaló una queja por un planteo de "litispendencia" de la ex presidenta.

Pero la atención principal estaba centrada en la respuesta a las nulidades pedidas por Parrilli, porque allí se definía el rol de arrepentido de Centeno y la continuidad de Bonadio.

Bruglia señaló que el planteo de nulidad debía ser rechazado. No obstante, aclaró que unir el caso de los cuadernos al enriquecimiento ilícito de Roberto Baratta, su esposa y Centeno -como quería la defensa de Parrilli- no correspondía. Y añadió que en esta etapa inicial de la pesquisa era "procedente" la conexidad con Gas Licuado, aunque no cerró la puerta a que el tema sea revisado más adelante.

Irurzun, en cambio, aseguró que "la lectura del expediente no evidencia los vicios" que sostiene la defensa y remarcó que "esta causa no tuvo inicio en una denuncia –de cuya omisión de sorteo se agravia, sino de la declaración testimonial de una persona en el marco de la causa (de Gas Licuado) que refirió contar con información de interés para la investigación". Esa persona fue el periodista Diego Cabot, de La Nación, que aportó las copias de los cuadernos de Centeno.

"Si bien el devenir de lo actuado permitió avizorar la existencia de un entramado asociativo mucho más complejo y extenso que amplió el objeto procesal (de Gas Licuado), no menos cierto es que dicha extensión no le es ajena" porque los elementos "dan cuenta de la existencia de un sistema de distribución de dinero que involucraba a funcionarios del Ministerio de Planificación y del sector Energía", señaló la resolución a la que accedió Infobae.

"Mientras tanto –añadió Irurzun- en la causa principal se desarrollaba la investigación para determinar si durante los años 2005 y 2015 funcionarios de dichas áreas del Estado habían actuado ilícitamente al amparo del Plan de Provisión de Gas Natural Licuado Regasificado", en donde aparece la hipótesis de "la existencia de un escenario falto de todo control que permitió disponer irregularmente de millonarias sumas de dinero público". Todo eso, dijo Irurzun, hace pensar en que "la conexidad por ende se encuentra suficientemente respaldada".

Sobre el tema de Centeno, Irurzun sostuvo que las argumentaciones de la defensa de Parrilli sobre "una confesión forzosa y deliberadamente viciada" quedan descartadas porque el chofer "manifestó su intención a ser asistido por la defensa oficial" y al declarar dio los motivos para ello en el marco de la ley del arrepentido.

Bruglia, a su turno, remarcó la intervención del defensor oficial y la declaración de Centeno ante Bonadio cuando se ratificó su rol de imputado colaborador. Ello, dijo, "da suficientemente cuenta de que (el chofer) no fue obligado a declarar como arrepentido sino todo lo contrario".

La decisión de Casación:

Seguí leyendo:

Últimas noticias

Mas Noticias