Kira Alcarraz renunció a Ética y despidió a trabajadora vinculada a Darwin Espinoza: “Yo no pregunto a quién te levantas”

En medio de acusaciones de intercambio de favores, la congresista tomó las primeras medidas: abandonó la Comisión de Ética parlamentaria y apartó a la colaboradora vinculada con Espinoza.

Guardar

Nuevo

La congresista Kira Alcarraz anunció la separación de su trabajadora hasta que se esclarezca denuncia. | TV Perú

La legisladora Kira Alcarraz (Podemos Perú) renunció este lunes a la Comisión de Ética del Congreso y anunció el despido de Estefanía Cuya Barzola, una trabajadora vinculada al parlamentario Darwin Espinoza, denunciado por emplear recursos del Estado para la creación de su propio partido.

Tras ser implicada en un escándalo de presunto intercambio de favores, la diputada solicitó formalmente ser excluida del grupo mediante un oficio dirigido a su colega, quien le concedió un cupo en dicha comisión encargada, entre otras cosas, de decidir la eventual suspensión de un congresista.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para saludarlo cordialmente y, a la vez, solicito mi retiro como miembro titular de la Comisión de Ética Parlamentaria del Congreso de la República, en representación del Grupo Parlamentario Acción Popular”, se lee en el oficio.

Punto Final reveló que, en agosto pasado, tres días después de que Espinoza cediera el espacio de su bancada a Alcarraz, ella replicó al acto con la designación de Cuya para un puesto en la comisión que preside, mientras que Myrna Mosso, allegada a la congresista, fue incorporada al equipo asesor de Acción Popular.

(Punto Final)

Un excolaborador de Espinoza dijo al dominical que el intercambio de cortesías es una práctica habitual en el Congreso. “Entre los asesores de bancada de Acción Popular se tenía claro que, a cambio de la contratación de la pareja del congresista, en la comisión de Kira Alcarraz, ella también le pidió contratar a una asesora que antes tuvo en su despacho, y Darwin la hizo meter en el gabinete de asesores de Acción Popular”, anotó.

A mediados de marzo, según imágenes difundidas por la televisora, el congresista, la trabajadora vinculada a él y Alcarraz fueron vistos en el aeropuerto limeño a su retorno de Tumbes. Ante la difusión de los videos, la exesposa del parlamentario, Bélgica Arangoitia, dio por concluida su relación a través de un comunicado.

En un intento por clarificar la situación, la legisladora expresó su desconocimiento sobre los aspectos personales de sus trabajadores. “Ahora estoy tomando acciones correctivas porque obviamente esto ya trasciende y no quiero que se siga creando una novela [...] Ya evalué, ya decidí la separación de la señorita hasta que esto se vea, porque mi trabajo pesa mucho más”, declaró a TV Perú.

Darwin Espinoza, denunciado por emplear recursos del Estado para la creación de su propio partido.
Darwin Espinoza, denunciado por emplear recursos del Estado para la creación de su propio partido.

De igual modo, resaltó que la elección de Cuya como parte de su equipo no obedeció a recomendaciones externas, sino a su criterio personal y la rigurosidad de los procesos de selección del Congreso.

“No es familia mía. Que tengo una amistad sí es verdad, pero están hablando de una negociación. [...] Yo la contraté y tengo toda la libertad de contratar a quien yo crea conveniente; pero los congresistas no solo contratamos a personal de confianza, sino que pasa por Recursos Humanos del Congreso y ellos hacen los filtros”, señaló.

“¿Ahora yo tengo que ver el tema personal de mi personal? ¿O sea, le tengo que preguntar eres homosexual, eres lesbiana, cuántas parejas tienes? Yo no voy a estar preguntando a quién te levantas y a quién no te levantas. Ese es un tema de ella. En todo caso, el único que tiene que dar la respuesta es tanto ella como él”, zanjó.

La semana pasada, el mismo dominical evidenció que Espinoza emplea recursos públicos con el objetivo de avanzar en la inscripción de su movimiento regional Adelante Áncash: su despacho solicitó 10.000 hojas bond a la Oficina de Abastecimiento del Congreso que fueron destinadas a imprimir fichas de afiliación y una de sus asistentes usó el acceso al sistema del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), facilitado por el Congreso, para verificar la validez de los datos de quienes firmaron en apoyo a la iniciativa.