Lluvias intensas afectarán a 65 provincias en todo el Perú del miércoles 17 al viernes 19: ¿cuáles son?

Amazonas, Áncash, Cajamarca, Huancavelica, Huánuco, Junín, La Libertad, Pasco, San Martín y Lima serán las regiones impactadas, confirmó el Senamhi

Compartir
Compartir articulo
Lluvias fuera de Lima podrían generar inundaciones en los próximos días. Fotos: Andina
Lluvias fuera de Lima podrían generar inundaciones en los próximos días. Fotos: Andina

Entre el miércoles 17 y el viernes 19 de abril, 65 provincias de 10 regiones de la sierra centro y norte del Perú experimentarán precipitaciones pluviales de moderada a fuerte intensidad, según informó el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

Estos fenómenos meteorológicos vendrán acompañados de nieve, granizo, aguanieve, así como de descargas eléctricas y ráfagas de viento que podrían alcanzar velocidades cercanas a los 35 kilómetros por hora.

El Senamhi ha señalado que, para el miércoles 17 de abril, se prevén acumulaciones de lluvia superiores a los 18 milímetros por día (mm/día) en la sierra norte y alrededor de 14 mm/día en la sierra centro.

Senamhi informó sobre descenso de temperatura en diversas provincias del Perú. Foto: Gob.pe
Senamhi informó sobre descenso de temperatura en diversas provincias del Perú. Foto: Gob.pe

¿Cuáles son las provincias en riesgo?

Esta situación meteorológica afectará a las provincias que se encuentran a altitudes superiores a los 2.800 y 4.000 metros, donde se espera la caída de granizo y nieve.

Dentro de este grupo están:

  1. Amazonas: Chachapoyas y Luya.
  2. Áncash: Huaraz, Antonio Raymondi, Asunción, Bolognesi, Carhuaz, Carlos Fermín Fitzcarrald, Corongo, Huari, Huaylas, Mariscal Luzuriaga, Pallasca, Pomabamba, Recuay, Sihuas y Yungay.
  3. Cajamarca: Cajabamba, Celendín, Chota, Hualgayoc, San Marcos, San Miguel, San Pablo, Santa Cruz y Cajamarca.
  4. Huancavelica: Acobamba, Churcampa, Tayacaja y Huancavelica.
  5. Huánuco: Ambo, Dos de Mayo, Huacaybamba, Huamalíes, Leoncio Prado, Marañón, Pachitea, Puerto Inca, Lauricocha, Yarowilca y Huánuco.
  6. Junín: Huancayo, Concepción, Chanchamayo, Jauja, Junín, Satipo, Tarma, Yauli y Chupaca.
  7. La Libertad: Bolívar, Julcán, Otuzco, Pataz, Sánchez Carrión, Santiago de Chuco y Gran Chimú.
  8. Pasco: Daniel Alcides Carrión, Oxapampa y Pasco.
  9. San Martín: Mariscal Cáceres y Tocache
  10. Lima: Huarochirí y Yauyos.

Indeci brinda recomendaciones

En consideración a estos pronósticos, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) ha hecho un llamado a las autoridades locales y regionales para que revisen y aseguren que las rutas de evacuación estén despejadas y bien señalizadas.

Esto con el fin de guiar a la población hacia zonas seguras. Asimismo, Indeci ha recomendado a los ciudadanos tomar medidas de precaución para proteger sus hogares, como reforzar los techos y establecer sistemas de alerta temprana en coordinación con las autoridades.

Indeci exhorta a la población a tomar precauciones para reducir posibles riesgos. Foto: Andina
Indeci exhorta a la población a tomar precauciones para reducir posibles riesgos. Foto: Andina

¿Cuándo una lluvia se considera fuerte?

El Senamhi indica que una lluvia se considera fuerte cuando la acumulación de agua oscila entre los 15 y 30 milímetros por hora. Esta categoría escala a muy fuerte cuando la medición está entre 30 y 60 milímetros por hora.

Por encima de este rango, con más de 60 milímetros por hora, la precipitación alcanza la clasificación de torrencial, indicando una severidad que requiere de mayor atención y preparación por parte de las comunidades afectadas.

De acuerdo al organismo adscrito al Ministerio del Ambiente, esta clasificación es vital para la planificación urbana y la respuesta de emergencia, ya que permite a las autoridades y a la población comprender mejor la gravedad de una tormenta y la posible necesidad de medidas preventivas.

Asimismo, recuerdan que la diferencia entre una lluvia fuerte y una torrencial puede significar riesgos adicionales, como inundaciones repentinas, daños a infraestructuras críticas y un aumento en los peligros para los residentes de áreas vulnerables.

Este sistema también sirve como una herramienta educativa para fomentar la concientización sobre los impactos de la crisis climática y la importancia de la adaptación en las prácticas de construcción y de vivienda.