Eduardo Romay, capitán de la selección peruana de vóley, habló de su negativa por convertirse en chico reality y su lucha para no estereotipar los deportes

El deportista peruano se confesó con Infobae Perú acerca de pasajes poco conocidos sobre su carrera deportiva: los insultos que recibió por ser voleibolista, sus proyectos y su faceta como influencer.

Guardar

Nuevo

El deportista peruano le contó a Infobae Perú lo difícil que fue formar su carrera deportiva.

Tenía que tocar los corazones de los jurados que decidían si Lima era o no sede de los Juegos Panamericanos 2027. Era la voz de los deportistas peruanos que pedían una oportunidad más para demostrar de qué están hechos. Eduardo Romay cumplió su objetivo, habló con el corazón abierto, logró conmover a todos y fue pieza clave para que la capital peruana sea la elegida nuevamente.

El capitán de la selección peruana de vóley se volvió tendencia en medio de las celebraciones por ganar la sede del próximo certamen continental. El deportista se confesó con Infobae Perú: reveló cómo se inspiró para crear tremendo discurso y respondió a las críticas por ser elegido a pesar de no ser medallista olímpico.

El voleibolista hizo una pausa a toda la locura que desató Lima 2027 y repasó todo lo que vivió en su carrera deportiva: el bullying y los insultos que tuvo que soportar por dedicarse al vóley, su faceta como influencer, su desamor por el fútbol y su rechazo por convertirse en ‘chico reality’.

El voleibolista peruano cuenta con 4 medallas en su palmarés. (eduardoromay)
El voleibolista peruano cuenta con 4 medallas en su palmarés. (eduardoromay)

- ¿Cómo empezó tu pasión por el vóley?

A mí no me gustaban mucho los deportes, era más de juegos de computadora, más antisocial, por así decirlo. Intenté con varios deportes, pero ninguno me gustaba o convencía. Por casualidad, terminé llegando al vóley masculino, y me pareció una locura los entrenamientos. Conocía el deporte en su rama femenina como todos. Fue amor a primera vista.

- ¿Fue difícil dedicarte a un deporte que estaba más relacionado a las mujeres?

No ha sido fácil porque hay muchos insultos que te llegan y no todos tienen esa fortaleza mental para afrontarlo. Tengo 28 años y tú me dices algo, me importa muy poco. Hay gente que les gusta el vóley masculino, pero se quedan en medio camino porque no soportan el bullying. Es súper duro y si no hubiese tenido el refuerzo de mi familia, para librarme mentalmente de los insultos, no hubiese podido. Empecé una campaña para no estereotipar los deportes.

- ¿Cuál fue el insulto que más te chocó?

Te llega de todo, desde ‘rosquete’ y todas sus variaciones, pero los insultos no fueron lo más me chocaron. Fue cuando me dijeron que no merecía ser capitán de la selección peruana, y eso sí me dolió porque se metieron con mi capacidad deportiva. Más me dolió eso que los insultos de los estereotipos.

- ¿Sufriste bullying por tu estatura de casi dos metros?

Mi medida oficial del IPD es 1 metro 99.5, creo que por su wincha no iba más alto, así que debe ser por ahí. Yo recibí mucho bullying en mis etapas formativas, es por eso que he abogado mucho por el antibullying. Y no solo por mi estatura sino también por mi forma de ser; eso que ves en redes sociales, así era de chibolo. Eran las dos grandes cosas por las que me hacían bullying y actualmente son mis más grandes fortalezas, esa personalidad que ahora me define. Al final llega ser como que las cosas que se burlaban de ti ahora son tus fortalezas más grandes.

- ¿Crees que hay un cierto cambio en nuestra sociedad respecto a eso?

Alrededor de mi círculo social sí ha cambiado mucho... mis amigos, los papás de mis amigos. No podemos ser tan ingenuos al decir que hay un cambio en la sociedad, los comentarios siguen llegando. Un medio publica algo de mí, y muchos comentarios son insultos. Hay gente que ni siquiera me conoce y me está insultando, solamente por el deporte que hago. Felizmente, me he rodeado con gente muy positiva.

El voleibolista reveló lo que vivió en la previa de conmovedoras palabras y se defendió de las críticas por no ser un medallista olímpico.

- Se conoce mucho sobre la Liga de vóley femenina, ¿cómo es la masculina?

La liga masculina es muy mediocre, no seré como esos deportistas que exigen igualdad en cuanto a las mismas condiciones que tiene la femenina con la masculina, porque hay muchas diferencias. En el vóley femenino hay muchos más equipos, el nivel es mucho más competitivo, hay más inversión y se lo han ganado a través de los años. La liga masculina dura mes y medio, dos meses, máximo; hay dos equipos competitivos, no tiene mucho sentido hacer el campeonato muy largo y por eso no entrenan los equipos. Cada club entrena tres meses antes, y los demás meses si no está en selección, qué se está haciendo. No tenemos procesos largos, necesitamos una liga más competitiva que admitan más extranjeros, más promoción en el tema marketing porque hace años se llenaba. Ahorita la liga masculina es muy triste.

- Tú te convertiste como el abanderado del vóley masculino, ¿pero hay otro jugador que destacarías?

Daniel Ureña es un voliebolista que está jugando en República Checa, es el mejor jugador de la liga de Perú en su historia. Es un jugador de talla mundial, es un central que empezó en la época que yo estaba como central. Jugó en Suiza y Suecia, ha salido en dos ocasiones como el mejor central de América. Tiene una calidad extraordinaria. Es un lujo tenerlo en la selección peruana. Como está en Europa, venir a representar al Perú es un gasto, pero la federación tiene que hacer algo para no perderlo.

-¿Qué torneos vienen en el vóley masculino?

Lo único que está confirmado es una Copa Panamericana que es tentativamente en julio porque quieren desarrollar el calendario antes de los Juegos Olímpicos.

- ¿Cuántas horas te llevó escribir ese emotivo discurso en la elección de sede de los Juegos Panamericanos?

Me avisaron que iba a ir con una semana y media de anticipación. El presidente del Comité Olímpico me habló para que lo ayude con su discurso porque quería hacer un mensaje para los deportistas, hablarles a ellos. Me preguntó cómo te gustaría que fueran las cosas, qué te gustaría escuchar, y se lo dije. Después de una semana, me dice que todo lo que dijiste, deberías decirlo tú y empecé a escribirlo. Se me mezclaba todo, tenía tanto que decir y solo tenía tres minutos. En el avión borré como el 70% del discurso y me querían matar debido a que había pasado por revisiones y ensayos. Lo más bonito fue que me haya mandado la foto celebrando juntos, me hizo acordar qué cosa era para mí representar a mi país y mi familia. La frase: “en sus ojos de orgullo de llevar el escudo en el pecho y su apellido en la espalda” fue lo que más impactó. Es así como cambié el discurso de la noche en la mañana. El poder mostrar emociones para mí es importante.

- Hubo muchas críticas porque fuiste elegido para dar el discurso por no ser medallista olímpico...

Lo primero que me di cuenta es que la gente no escucha (risas). La gente comentó, en los primeros cinco segundos, de mi discurso. Yo le explico en el discurso y quizás ahí fue error mío: no ser un poco más claro, pensé que lo estaba. El compromiso del Perú no es a la medalla sino al deportista, ese era el concepto bonito.

- ¿Te felicitaron algunos medallistas?

Me escribieron muchos; Stefano Peschiera, Nico Pacheco, Ale Grande, entre otros, y muchos seleccionados nacionales a felicitarme por el discurso. Me dijeron que era exactamente el sentimiento de los deportistas que queríamos comunicar. Estoy seguro de que muchos, al verme, pensaron: ‘¿Por qué él?’, pero después del discurso todo les quedó más claro. La gente se ‘arde’ incluso más que los propios deportistas olímpicos. Gracias a Dios, ganamos la candidatura.

El deportista nacional aseguró que no le llama la atención el 'deporte rey' y dio sus razones. Además, reveló si le gustaría entrar al mundo de los espectáculos

- ¿Te gusta el fútbol?

No me gusta el fútbol, no lo veo ni por casualidad. Lo veo para mantenerme al tanto de lo que pasa, lo disfruto para apoyarlo. Como deporte no me parece muy entretenido. La gente no ve el fútbol como un deporte, lo ve como una pasión. Nunca le encontré el amor por el fútbol, y mucha gente me ataca por eso. Me dicen que cómo no me va gustar si soy capitán de la selección de vóley y que soy antipatriota. Yo contesto: “tú no ves los partidos de la selección de vóley, tenis, bádminton, y por eso no te voy a decir antipatriota”; es solo un gusto por un deporte. Siempre voy a apoyar a mi selección, pero no me parece interesante el fútbol. Es el único deporte en el mundo donde juegas una hora y media o dos horas para que haya un empate.

- Si se te presenta la oportunidad de convertirte en chico reality, ¿aceptarías?

Creo que no, no me cierro a alguna aparición como varios deportistas lo han hecho. Al final es una buena prueba para demostrar las capacidades físicas de un deportista de alto rendimiento, pero a mí me saldrían negativas las cosas. Mido como dos metros y hay muchos juegos de agilidad. Nosotros adaptamos nuestros cuerpos a nuestros deportes. Ir a Esto es Guerra y que me empiecen a ganar porque ellos están acostumbrados a esas pruebas y yo estoy acostumbrado a mis canchas. La gente empezará a decir: ‘Por eso la selección está como está, no tiene físico’; es meterse en un mundo de cosas que no van. El tema de la farándula me da miedo. En algún momento me llamaron para participar en ‘El Gran Show’ y también en ‘El Gran Chef’; son cosas que sí podría aceptar porque no interfieren con mi deporte.

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS