“Burla a la justicia”: Alberto Fujimori, sin cánula nasal ni balón de oxígeno, departe en almuerzo privado

El exdictador estuvo acompañado por su hijo Keji, condenado por tráfico de influencias. El almuerzo se desarrolló en una residencia de La Planicie, en La Molina, el último viernes

Compartir
Compartir articulo
Fuente: La Encerrona

El exdictador Alberto Fujimori (1990-2000) se dejó ver por primera vez sin cánula nasal ni balón de oxígeno durante un almuerzo privado en el que departió con sus allegados en una residencia de La Planicie, la urbanización exclusiva de La Molina, según una imagen difundida este lunes por La Encerrona.

El octogenario, quien ha sido internado en varias ocasiones por presentar problemas cardíacos y fibrosis pulmonar, estuvo acompañado por su hijo Keji, el exlegislador condenado a cuatro años y medio de prisión suspendida por tráfico de influencias. La cita fue el último viernes, de acuerdo con el programa.

“El enfermo terminal más sano del mundo fue visto almorzando al aire libre, en plena ola de calor, a 28 °C. El anfitrión es un empresario amigo de Kenji, quien también se ve en las imágenes [...] Resulta que es una burla a la justicia”, reseñó el periodista Marco Sinfuentes, conductor del segmento.

La última ocasión en la que Fujimori fue hospitalizado ocurrió en abril del año pasado, cuando fue trasladado desde la prisión de Barbadillo a un hospital de Lima debido a una “frecuencia cardíaca irregular”. El exautócrata también padece de gastritis y unas lesiones en la lengua conocidas como leucoplasia, que son consideradas precancerígenas, aunque últimamente se ha dejado ver lúcido, sonriente y caminando sin ayuda.

Alberto Otárola Contradice A Alberto Fujimori | TV Perú

La semana pasada, presentó mareos, se desvaneció por “una hipotensión muy pronunciada”, ingresó al área de emergencia de la clínica Internacional y, tres horas después, fue dado de alta sin que su cuadro pase a mayores. “A veces uno se desestabiliza, pero hay que recuperarse rápidamente. Quiero agradecer las muestras de saludo de mis seguidores de todo el Perú”, dijo a Canal N, que lo captó a la salida del establecimiento.

Cinco días después, Fujimori reapareció para emitir sus primeras declaraciones políticas desde que dejó la prisión, pese a una orden contraria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Ante las cámaras de Willax, aseguró que Fuerza Popular estará presente en los próximos comicios y reveló un pacto para que la mandataria Dina Boluarte siga en el poder hasta el 2026.

“El fujimorismo va a estar presente todavía, hay público, pues [...] el Gobierno de la presidenta va a continuar [hasta entonces], por lo menos Fuerza Popular así lo ha acordado”, dijo a la televisora en un pronunciamiento que fue replicado desde el Ejecutivo por el jefe de Gabinete, Alberto Otárola.

Fuente: Willax TV

“No existe ninguna alianza con ningún partido político [...] Lo que desearíamos es que [Fujimori] siga cuidando su salud, que es una de las razones por las que, entiendo, los jueces han concedido el indulto”, dijo el premier en una conferencia de prensa.

El exautócrata fue puesto en libertad en diciembre pasado en cumplimiento de una orden del Tribunal Constitucional, que restituyó los efectos de la gracia que le otorgó en 2017 el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Para el politólogo José Alejandro Godoy, autor de El último dictador, este mediático reingreso de Fujimori a la política peruana pone en duda el liderazgo de Keiko, su heredera política, dentro del partido naranja y complica su candidatura de cara a las elecciones de 2026.

“Keiko tiene un grave problema: es una candidata que ha perdido tres veces. Y no es poco probable que vuelva a perder una cuarta vez. Ella carga con dos mochilas. La de su padre y la suya. Ella misma está enfrentada a un proceso judicial, el cual se complica mucho más porque a la larga está buscando salir del mismo por vías irregulares. En lugar de discutir si hay o no lavado de activos, lo que trata de hacer es discutir la existencia del proceso y no discutir su propia inocencia”, dijo a La República.

“Es notorio que [Alberto Fujimori] no ha hecho ningún tipo de discernimiento [...] porque cree que su liberación es una suerte de reivindicación histórica. Cree que liberarlo es como absolverlo, no es así. El indulto no implica borrar que el señor delinquió. Y más aún un indulto otorgado de forma tan irregular”, zanjó.