Reconstruyen el cráneo de una niña con 15 cirugías: menor fue atacada por un perro

La madre de la pequeña expresó su agradecimiento por el personal médico del Instituto Nacional de Salud de Niño de San Borja por la rápida atención

Compartir
Compartir articulo
La pequeña luchó por su vida durante casi cinco meses - Créditos: El Peruano.
La pequeña luchó por su vida durante casi cinco meses - Créditos: El Peruano.

Después de sobrevivir a un ataque severo de un perro pitbull cerca de su casa en Carapongo, distrito de Chosica, una niña de un año recupera su sonrisa tras batallar por su vida durante aproximadamente cinco meses. La intervención oportuna del equipo médico en el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja jugó un papel decisivo en su recuperación.

Samira F.P., gravemente herida con daños que afectaron más del 80 % de su cuero cabelludo, enfrentó un peligro significativo para su vida que requirió 15 intervenciones quirúrgicas y un prolongado proceso de recuperación en el hospital.

Desde el ingreso de la pequeña a emergencias el 30 de septiembre de 2023, la doctora Verónica Caller Farfán y su equipo se dedicaron a la atención de la menor, quien, tras un ataque de perro, necesitó cuidados intensivos durante veinte días antes de enfrentarse a un desafiante conjunto de cirugías.

El procedimiento inicial fue crucial para tratar las áreas lesionadas que cubrían casi todo el cráneo y parte del cuello de la niña, por lo que fue el primero de varios pasos importantes que también comprendieron una trepanación craneana y la aplicación de injertos de piel, que ocuparon más del 30 % de la región afectada.

El personal de salud siempre estuvo pendiente al estado de la niña - Créditos: El Peruano.
El personal de salud siempre estuvo pendiente al estado de la niña - Créditos: El Peruano.
“Cuando revisamos el caso vimos que hubo una destrucción casi total del cuero cabelludo. Tuvimos que unir todos los pedazos de la zona afectada que el perro mordió e intentamos cubrir el área de cráneo con su propio tejido, ese fue el desafío más grande que enfrentamos. Aunque el proceso fue complejo se logró el objetivo y la niña inició su proceso de recuperación”, señaló.

Nancy Palomino Ramírez, la madre de la niña, se mostró contenta por la labor del personal en el proceso de recuperación de su pequeña, cuya atención fue respaldada en su totalidad por el Seguro Integral de Salud (SIS), que incluyen todas las fases de hospitalización, cirugías, medicamentos y soporte emocional. “Estoy agradecida con los cirujanos plásticos, con las enfermeras y el personal técnico, salvaron a mi hija y estoy agradecida con todos ellos”, expresó.

Extirpan quiste que ocupaba la mitad del pulmón de una niña

Los médicos del Hospital de la Policía Nacional del Perú (PNP) y un equipo multidisciplinario de cirujanos llevaron a cabo una intervención quirúrgica de emergencia en Abigail, una niña de cuatro años, tras detectarle un quiste en uno de sus pulmones que afectaba el 50 % del órgano.

La operación, que resultó ser un éxito gracias al esfuerzo coordinado del personal de salud, se destacó por su complejidad. Marcó la primera vez que se realizó una cirugía cardiotorácica de alta complejidad en un menor con resultados positivos, lo que permite que la pequeña se encuentre actualmente en recuperación después de trasladarla fuera de la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP).

El diagnóstico reveló un quiste hidatídico en el pulmón derecho de la menor, ocasionado por la infección de un parásito, probablemente ingerido y que posteriormente formó un quiste de 7x7 centímetros. Este hallazgo fue confirmado mediante radiografía y tomografía.

Médicos hallan quiste en el pulmón de una niña de 4 años - Créditos: Andina.
Médicos hallan quiste en el pulmón de una niña de 4 años - Créditos: Andina.

Para enfrentar esta compleja situación, se contó con la experiencia del Departamento de Cirugía de Tórax y Cardiovascular junto a un equipo compuesto por anestesiólogos, intensivistas pediátricos y personal de apoyo. La operación requirió de tecnología avanzada, incluyendo el uso de una videocámara y pinzas mínimamente invasivas, y tuvo una duración de dos horas.

Los doctores Wilber Coasaca, José Rodríguez, Henry Quispe, Willy Meza y Delaney Reyes, desempeñaron roles clave en la rápida atención y ejecución de la intervención, contribuyendo significativamente al éxito de la misma y a la reducción del riesgo vital que enfrentaba Abigail con cada día que pasaba.