Cerca de un menor es secuestrado al día en el Perú: estas son las regiones en las que se reportan más casos

En el 90% de los casos de secuestros, los menores fueron liberados por la intervención de la Policía. Además, se dio a conocer que la sanción por este delito puede llegar a 20 años de cárcel

Compartir
Compartir articulo
Son tres las regiones del Perú en las que se reportan más secuestros. - Crédito: Canal N/ABC
Son tres las regiones del Perú en las que se reportan más secuestros. - Crédito: Canal N/ABC

En lo que va del año 2023, el Sistema de Denuncias Policiales ha registrado un total de 344 casos de secuestro en diferentes modalidades, lo que ha afectado principalmente a menores de edad en todo el Perú. Este dato resalta una preocupante tendencia en el modus operandi de los grupos delictivos, los cuales parecen focalizarse en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Así lo evidenció Ojo en un reciente informe, el cual expuso que, en la actualidad, la extorsión representa un importante reto para la seguridad ciudadana, puesto que es la motivación principal detrás de la mitad de todos los casos de secuestro registrados, según informes recientes. Estos actos criminales, orientados a la obtención de rescate monetario, reflejan una alarmante tendencia que afecta a numerosas familias.

Por otro lado, la otra mitad de los incidentes está vinculada a disputas domésticas, las cuales implican denuncias presentadas por padres separados o el traslado ilícito de menores por parte de familiares, vecinos o conocidos.

¿Cuáles son las regiones en las que se reportan más secuestros?

infobae

La mayor cantidad de secuestros se concentra en Lima, La Libertad y Arequipa. Estas tres regiones encabezan la lista con el número de plagios denunciados más alto ante las autoridades correspondientes. Además, en el transcurso del año 2024, ya se han registrado 20 casos en Perú.

El alarmante incremento en dichas zonas del país ha puesto en alerta a las fuerzas de seguridad, que intensifican esfuerzos para combatir esta modalidad delictiva. La situación requiere una respuesta rápida y efectiva para garantizar la integridad de los ciudadanos y desarticular las bandas criminales involucradas en estos actos.

El número de secuestros de niños y adolescentes, hijos de empresarios y dueños de microempresas, ha experimentado un alarmante aumento del 50% durante el año 2023, en contraste con las cifras registradas en 2022. Este preocupante crecimiento se atribuye a bandas delictivas especializadas en este tipo de delitos, las cuales seleccionan meticulosamente a sus víctimas basándose en el perfil económico de sus progenitores.

Sanciones penales para secuestradores y extorsionadores

infobae

En un reciente pronunciamiento para Ojo, Soledad Barrueto Guerrero, magistrada del Décimo Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, ha detallado que el delito de secuestro se encuentra estrictamente penalizado en el marco legal peruano, concretamente en el artículo 152 del Código Penal.

En dicho documento se establece que las sanciones pueden ascender hasta los 20 años de prisión. Dicho señalamiento recalca la firme postura del sistema judicial frente a crímenes de esta naturaleza, además de subrayar la severidad de las consecuencias legales para quienes incurran en tales actos delictivos.

“El secuestro es un ilícito perpetrado por el sujeto agente que prive a otro de su libertad ambulatoria o personal bajo cualquiera de los medios y, dependiendo de la forma cómo se realice la conducta criminal, se determinarán las penas”, detalló.

¿Quiénes suelen estar detrás de los secuestros de menores?

Las denuncias por secuestro han ido en aumento. - Crédito: Andina/El Chiguire
Las denuncias por secuestro han ido en aumento. - Crédito: Andina/El Chiguire

El secuestro, definido como la retención ilegal de una o más personas, muchas veces con fines de extorsión o para obtener rescate, ha sido un punto focal de preocupación social y legal en diversos países, incluido el Perú. De acuerdo a un informe de Ojo, se pudo detectar a los principales responsables:

  • Denuncias hechas entre padres separados: 30%
  • Conocidos, vecinos, familiares y amigos: 20%
  • Extorsionadores que pedían dinero a los padres: 50%.

En los últimos tiempos, la extorsión se ha posicionado como uno de los desafíos más significativos para la seguridad ciudadana, impactando de manera negativa en la tranquilidad y el bienestar de la población. Diversos informes indican que este problema no solo afecta a individuos, sino que también se extiende a empresas y diversas organizaciones.