¿Anorexia o bulimia?: El 40% de adolescentes internados en hospital Almenara sufren trastornos alimenticios

Pacientes jóvenes de todas las edades luchan para no morir. El psiquiatra Bernardo Cano Uría señaló que estas enfermedades hacen referencia a un problema de salud mental, que puede llevar a una desnutrición crónica, depresión y ansiedad.

Compartir
Compartir articulo
Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos. (Foto: El Peruano)
Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos. (Foto: El Peruano)

Las alertas sanitarias se han encendido en los pasillos del Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen ante el inesperado incremento de casos de desorden alimenticio (como anorexia y bulimia), que ha llevado al 40% de jovenes peruanos a mantenerse internados luchando, en algunos casos, por sobrevivir a la desnutrición crónica.

En palabras del doctor Bernardo Cano Uría, psiquiatra de niños y adolescentes del Hospital Nacional Guillermo Almenara, este problema afecta a cientos de escolares y jovenes y su incidencia está ligada a su gran vulnerabilidad.

“Hay una cultura que incita a las personas a mantener un estereotipo de belleza occidentalizado, acentuado en los adolescentes cuya personalidad, autopercepción y autoestima está en construcción”, señaló durante una entrevista con El Peruano.

Trastornos en el comportamiento de la alimentación

Según el Dr. Cano Uría actualmente la mayoría de jóvenes considera que sólo siendo delgados serán atractivos y competitivos, sumando de manera exagerada su preocupación por su apariencia y cómo los perciben los demás. Asimismo, refirió que la anorexia nerviosa o la bulimia, la pre anorexia, el trastorno por atracones, la vigorexia y la ortorexia están ligadas a los problemas en el comportamiento de la alimentación y también se acompañan con las inseguridades en su imagen corporal.

“Miedo a engordar”

Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos.  (Getty Images)
Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos. (Getty Images)

En esa línea, el especialista del hospital Almenara recordó que cuando se habla de pacientes con trastornos de conducta alimenticia, se hace referencia a un problema de salud mental, que puede llevar a una desnutrición crónica, depresión y ansiedad. Además, resaltó que las jóvenes con anorexia representan el 20 % de los fallecimientos por adicciones.

“Con la anorexia, la persona deja de comer por tener miedo a engordar, y los trastornos alimenticios están acompañados de cambios de conducta o comportamiento, que se reflejan en el rendimiento escolar, social, laboral, así como en las relaciones interpersonales”, señaló.

De otro lado, señaló que la baja de peso considerable es causada por la bulimia, provocando cambios en la conducta y el cuerpo. Uno de las consecuencias graves de esta enfermedad es la amenorrea, que sucede cuando la joven deja de menstruar a causa de la desnutrición.

“No olvidemos que estos trastornos tienen un alto costo para la sociedad y la familia, sobre todo para la propia adolescente, hay sentimientos de pena, de tristeza e incluso sintomatología depresiva y esto puede durar un largo periodo de tiempo afectando incluso el rendimiento afectivo”, agregó Cano.

Síntomas de la anorexia

Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos. Foto: Jens Kalaene/dpa
Los desórdenes alimenticios atacan a los jóvenes peruanos. Foto: Jens Kalaene/dpa

Tal como detallan los especialistas de Mayo Clinic, a anorexia es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el peso corporal anormalmente bajo, el temor intenso a aumentar de peso y la percepción distorsionada del peso. Estas son algunos síntomas físicos de las peronas con esta enfermedad:

Pérdida de peso excesiva, fatiga, insomnio, mareos o desmayos, pigmentación azulada en los dedos de la mano, cabello fino o quebradizo, o pérdida de cabello, vello suave como pelusa que cubre el cuerpo, ausencia de menstruación, estreñimiento y dolor abdominal, piel seca o amarillenta, intolerancia al frío, ritmo cardíaco irregular, deshidratación, entre otros.

Asimismo, existen síntomas emocionales o conductuales que se deben tomar en cuenta. Estos son algunos:

  • Saltar comidas o rehusarse a comer con frecuencia
  • Negar el hambre o poner excusas para no comer
  • Comer solo unos pocos alimentos, por lo general, con bajo contenido de grasas y calorías
  • Adoptar rituales rígidos para las comidas o la alimentación, por ejemplo, escupir la comida después de masticarla
  • No querer comer en público
  • Mentir sobre la cantidad de comida que se ingirió
  • Sentir temor a aumentar de peso, que puede incluir pesarse o medirse el cuerpo repetidas veces
  • Mirarse con frecuencia al espejo para ver los defectos que se perciben
  • Quejarse por estar gordo o tener partes del cuerpo que son gordas
  • Cubrirse con capas de ropa
  • Irritabilidad
  • Insomnio