Vivir para contarlo: Juan Gargurevich y su crónica acerca de los periodistas que cuentan los riesgos que experimentaron en las calles de Lima

José María Salcedo, Felipe Montoro y Consuelo Chirre lograron palpar la realidad al adoptar la apariencia de otras personas.

Compartir
Compartir articulo
El objetivo del periodismo gonzo es crear narraciones que no solo informen, sino que también ilustren las realidades complejas. (Composición Infobae)
El objetivo del periodismo gonzo es crear narraciones que no solo informen, sino que también ilustren las realidades complejas. (Composición Infobae)

En el panorama del periodismo contemporáneo, destaca una práctica por su autenticidad y profundidad: el periodismo gonzo. Utilizar esta técnica de reportaje implica desempeñar un rol importante en la historia que luego se publicará en un medio de comunicación; es decir, ser el protagonista de un hecho determinado, para luego contar los acontecimientos en primera persona.

Los hombres y mujeres de prensa que utilizan esta técnica pasan un tiempo prolongado con las personas que forman parte de un suceso, e incluso pasan sus días en lugares impensados.

El objetivo es crear reportajes que no solo informen, sino que también ilustren las realidades complejas y matizadas del tema, incluyendo descripciones detalladas de lugares, diálogos íntimos y representaciones de emociones y pensamientos propios.

Los periodistas que emplean esta técnica se sumergen de lleno en sus historias. (Gestión)
Los periodistas que emplean esta técnica se sumergen de lleno en sus historias. (Gestión)

Sin embargo, el periodismo gonzo enfrenta cuestiones éticas significativas: el equilibrio entre la inmersión en la historia y la mantención de la objetividad periodística, así como la responsabilidad de representar fielmente las experiencias de las personas retratadas.

Juan Gargurevich expone en su crónica “Vivir para contarlo” las investigaciones periodísticas de Isaac Felipe Montoro, quien se infiltró en el submundo limeño haciéndose pasar por mendigo en la década de 1960; de Consuelo Chirre, que se adentró en la realidad de la prostitución con el objetivo de documentar los riesgos y adversidades que enfrentan las trabajadoras sexuales; y de José María Salcedo, que se internó en el hospital Larco Herrera para obtener una visión directa y minuciosa sobre el trato y las condiciones de los pacientes psiquiátricos.

Esta nota explorará cómo estos periodistas utilizan su experiencia y subjetividad para revelar historias que, de otro modo, permanecerían ocultas o malinterpretadas, ofreciendo así una visión profunda y enriquecedora de un hecho determinado.

Isaac Felipe Montoro

Isaac Felipe Montoro, un abogado de profesión y periodista de oficio, adoptó un enfoque poco convencional en su trabajo. A través de la crónica de Gargurevich se relata como Montoro con una transformación física, se sumerge en el mundo de los mendigos para vivir de cerca el hambre, la soledad, el desprecio y el abandono. Este compromiso no solo implicaba enfrentar adversidades, sino también descubrir actos de solidaridad y resistencia, además de las historias de vida ocultas en rincones olvidados de la ciudad.

Montoro se sumergió en el mundo de los mendigos para vivir de cerca el hambre, la soledad, el desprecio y el abandono. (Somos Periodismo)
Montoro se sumergió en el mundo de los mendigos para vivir de cerca el hambre, la soledad, el desprecio y el abandono. (Somos Periodismo)

Montoro, además de su labor periodística, se dedicó a la autoría y edición de libros, destacándose en una variedad de géneros que incluyen crónicas, cuentos y novelas. Entre sus obras más notables figuran “Las ratas del castillo”, “El comandante pintado” y “Los peces de oro”; esta última reconocida por el Instituto Nacional de Cultura de Perú.

“Yo fui mendigo”

“Quería saber si los mendigos podían enriquecerse, si viven mejor de lo que uno imagina. Había oído que muchos de ellos tienen negocios, que dan plata al diario, que algunos son avaros. De todo esto quería convencerme”, afirmó Montoro.

A través de su crónica “Vivir para contarlo”, Gargurevich nos sumerge en la historia de Isaac Montoro, el periodista que realizó una cobertura sin precedentes en las calles de Lima. Se dejó crecer el pelo y la barba, vistió ropa vieja, calzado roto y un sombrero desgastado. Antes de partir, informó a su esposa que emprendería una misión periodística hacia el norte. Con esa apariencia, llegó al periódico, donde casi no lo reconocen. Lo acompañaron Donayre y un fotógrafo, que sería su sombra durante los cuatro o cinco días que duró su aventura. Se hospedó en un hotel del centro para prepararse.

Día tras día, Montoro exploraba el corazón de la ciudad, sentándose en las puertas de las iglesias y extendiendo su mano, más que como observador, como un participante. Sus crónicas, publicadas regularmente, brindaban una visión directa y desgarradora de la vida de aquellos marginados por la sociedad, obligando a los lectores a enfrentarse a la cruda realidad de la pobreza y la exclusión.

Montoro describe con profesionalismo los tugurios en que conviven los hombres marginados y bucea en la vida de los indigentes. (Somos Periodismo PUCP)
Montoro describe con profesionalismo los tugurios en que conviven los hombres marginados y bucea en la vida de los indigentes. (Somos Periodismo PUCP)
”(…) Tendí la mano y empecé a decir ‘una caridad por la gracia divina’. Al instante un señor me dio un sol. Pensé que todo comenzaba bien. En ese momento se acercó un guardia. ‘A otro lado, viejito –me dijo-. En este lugar está prohibido, puede llegar el oficial y me echa un sermón”, escribió Montoro.

Más que un conjunto de reportajes, “Yo fui mendigo” se erigió como un testimonio humano, una crónica social que desafiaba las percepciones y prejuicios establecidos. Montoro, con su pluma y valor, no solo dibujó un retrato vívido de la lucha diaria por la supervivencia en las calles, sino que también impulsó un debate sobre temas cruciales como la pobreza, la desigualdad y la dignidad humana. Su creación periodística no solo se ganó el reconocimiento y la admiración de lectores y colegas, sino que también estableció un precedente en el periodismo como instrumento de cambio social, otorgando voz a aquellos que tradicionalmente no la tenían.

Consuelo Chirre: “Yo fui prostituta”

Otro de los episodios que se menciona en “Vivir para contarlo” se retrata en 1992, a través de las calles de Lima, Consuelo Chirre, una periodista de agudo instinto y valentía, se embarcó en un proyecto periodístico que desafiaría los límites del periodismo convencional. Inspirada por el influyente trabajo de Isaac Felipe Montoro, Chirre se sumergió en el mundo de la prostitución, no como observadora distante, sino como participante encubierta.

“Yo fui prostituta”, publicada en La Tercera, ofreció una perspectiva cruda y reveladora sobre la vida de las trabajadoras sexuales en Lima. (Somos Periodismo PUCP)
“Yo fui prostituta”, publicada en La Tercera, ofreció una perspectiva cruda y reveladora sobre la vida de las trabajadoras sexuales en Lima. (Somos Periodismo PUCP)

Con el respaldo de Jorge ‘Coco’ Salazar, un destacado cronista policial, Consuelo Chirre se sumergió en el corazón de su reportaje: la vida de una prostituta en Lima. Su transformación fue meticulosa: se equipó con una peluca, maquillaje exagerado, perfume económico y una minifalda reveladora. Vestida así, recorría la avenida Arequipa, especialmente en la zona de Risso, enfrentando la noche con una mezcla de miedo y resolución periodística.

El reportaje “Yo fui prostituta”, publicada en La Tercera de manera periódica, ofreció una perspectiva cruda y reveladora sobre la vida de las trabajadoras sexuales en la capital peruana. Chirre no solo interactuaba con posibles clientes, sino que también se enfrentaba a los peligros y a las duras realidades de la calle. En un episodio notable, tuvo que manejar la agresividad de ciertos clientes, una circunstancia que captó tanto la atención como el lente del fotógrafo del equipo periodístico encubierto.

Los riesgos de Chirre

“Viernes 14. Era de noche, fin de semana, había plata y sobre todo muchas ganas de querer reventar billete. Trago, juerga, sexo. No importaba la sífilis, el chancro blando, la gonorrea, el sida… ¿China, cuánto? ¿Cuánto? Era la pregunta obligada”, comenta Chirre.

Gargurevich menciona que una de las noches más arriesgadas, Consuelo Chirre, en su rol de periodista encubierta, tomó una decisión audaz: subió al auto de un cliente, alejándose de la seguridad proporcionada por sus colegas periodistas. Este acto demostró no solo su valentía profesional sino también su coraje personal frente a los imprevisibles peligros de la noche. Afortunadamente, Chirre escapó de un riesgo potencial al aprovechar una parada en un semáforo para salir rápidamente del vehículo.

Agente encubierta narró cómo es que operan las mafias del sexo en Perú.
Agente encubierta narró cómo es que operan las mafias del sexo en Perú.

“Yo fui prostituta” ahondó en los distintos aspectos de la vida callejera y de la prostitución. Tras concluir este reportaje, Chirre retornó a sus labores periodísticas habituales, dejando atrás una de las incursiones más audaces y emotivas en el periodismo gonzo peruano. Esta serie no solo destacó por su contenido crudo y revelador, sino también por su impacto significativo: poco después de su publicación, el gobierno de Fujimori ordenó cerrar el diario La Tercera, convirtiendo a “Yo fui prostituta” en el último gran trabajo del medio.

José María Salcedo

Respecto a José María Salcedo, el distinguido periodista peruano-español, con una trayectoria de casi cinco décadas, continúa marcando la escena documental con su más reciente obra “Rwanda: mi última utopía”. Nacido en Bilbao, España, Salcedo ha liderado el departamento de noticias de Radio Programas del Perú (RPP) y ha trabajado en el cine con directores peruanos reconocidos como Alberto Durant y Francisco José Lombardi.

José María Salcedo emprendió un reportaje singular y arriesgado. Se infiltró en el Hospital Larco Herrera, asumiendo la identidad de un paciente con una supuesta depresión aguda. (Revista Quehacer)
José María Salcedo emprendió un reportaje singular y arriesgado. Se infiltró en el Hospital Larco Herrera, asumiendo la identidad de un paciente con una supuesta depresión aguda. (Revista Quehacer)

“Yo fui loco”

Finalmente, la crónica “Vivir para contarlo” de Gargurevich también nos describe acerca de cómo el periodista peruano José María Salcedo emprendió un reportaje singular y arriesgado para la revista “Quehacer”. Se infiltró en el Hospital Larco Herrera, un reconocido centro psiquiátrico en Lima, asumiendo la identidad de un paciente con una supuesta depresión aguda. Para este rol, Salcedo evitó afeitarse durante dos días, desordenó su cabello y adoptó una vestimenta holgada y descuidada, todo para encarnar de manera convincente a un paciente real.

Este meticuloso disfraz le permitió comprar un ticket de atención y someterse a una evaluación psicológica. Al día siguiente, regresó al hospital, manteniendo su apariencia descuidada para fortalecer la autenticidad de su experiencia. Su inmersión le brindó una perspectiva cercana y detallada de las condiciones de vida de los pacientes.

El periodista  José María Salcedo emprendió un reportaje singular y arriesgado. (Somos Periodismo PUCP)
El periodista José María Salcedo emprendió un reportaje singular y arriesgado. (Somos Periodismo PUCP)
”Una imagen me agredió recién vuelto al hospital. Un anciano de pequeña estatura, hurgaba un montón de basura. Al fondo un paciente defecaba. Aparentemente, el anciano escarbaba en busca de comida: de hecho, de vez en cuando, se llevaba algo a la boca...”, narró el periodista Salcedo.

Al concluir su investigación, Salcedo solicitó una entrevista con la directora del hospital, quien destacó la importancia de la privacidad y el bienestar de los pacientes, desconociendo que Salcedo ya había logrado ingresar al nosocomio como un paciente ficticio. Esta revelación subrayó una realidad hasta entonces oculta detrás de los muros del hospital, resaltando la osadía y compromiso de Salcedo con un periodismo profundo y revelador.

La crónica “Vivir para contarlo” de Juan Gargurevich refleja el compromiso del periodismo gonzo con la realidad social, evidenciando la relevancia del periodista como testigo directo de los hechos. La obra subraya la importancia de la empatía y la valentía en la profesión periodística, ya que aborda temáticas complejas y a menudo marginales, promoviendo así una mayor conciencia y comprensión pública de problemáticas profundas. La dedicación por contar historias auténticas y la búsqueda de la verdad son, sin duda, principios fundamentales en el oficio de informar.

Más Noticias

Escándalo en Palacio: Alberto Otárola implicado en audio delator con Yaziré Pinedo, contratada en el Estado tras visitarlo

Un audio difundido por Panorama expuso la cercanía entre el jefe de Gabinete y una de sus allegadas, a quien incluso acosó mediante una llamada. Otárola no se ha desmarcado del registro de voz. La presidenta ha ordenado que vuelva al país de inmediato para comunicarle su salida
Escándalo en Palacio: Alberto Otárola implicado en audio delator con Yaziré Pinedo, contratada en el Estado tras visitarlo

Crisis en el Ejecutivo: los voceados reemplazantes de Alberto Otárola ante su posible salida de la PCM

La mandataria le ha pedido a su mano derecha presentar su renuncia a la PCM, según fuentes oficiales. Hasta el momento, hay tres candidatos para asumir ese cargo
Crisis en el Ejecutivo: los voceados reemplazantes de Alberto Otárola ante su posible salida de la PCM

“Permanencia de Alberto Otárola vuelve cómplice a Dina Boluarte”, asegura Vivian Olivos

En diálogo con Infobae Perú, la parlamentaria fujimorista insistió en que la única salida para que el polémico audio no manche al gobierno es cambiar al premier. “El Perú no puede tener como jefe de gabinete a un acosador”, mencionó
“Permanencia de Alberto Otárola vuelve cómplice a Dina Boluarte”, asegura Vivian Olivos

“Yo estoy casado y tengo cinco hijos, no tocaré mi vida personal”, así ‘negaba’ Alberto Otárola a sus amigas hace unos meses

El aún presidente del Consejo de Ministros atraviesa su momento más álgido en el gobierno de Dina Boluarte, quien lo exhortó a regresar rápidamente de su estancia en Canadá.
“Yo estoy casado y tengo cinco hijos, no tocaré mi vida personal”, así ‘negaba’ Alberto Otárola a sus amigas hace unos meses

Pérdidas significativas: lote vencido de vacunas COVID-19 por más de S/ 35 millones será desechado

A pesar de los esfuerzos por inmunizar a la población, problemas en la cadena de frío han resultado en un perjuicio de dosis, como el próximo desecho de 88 mil 100 viales del laboratorio Moderna
Pérdidas significativas: lote vencido de vacunas COVID-19 por más de S/ 35 millones será desechado
MÁS NOTICIAS