Consumo privado cae en Perú por primera vez en 20 años sin contar con el periodo de pandemia

Se trata de uno de los componentes más importantes del producto bruto interno del país. Para fin de año, debido a fiestas navideñas, se espera una reactivación ligera del consumo

Compartir
Compartir articulo
Consumo en restaurantes y alimentos se redujo. Foto: composición Infobae/Andina
Consumo en restaurantes y alimentos se redujo. Foto: composición Infobae/Andina

Por primera vez desde hace 20 años, el consumo privado registró una caída de -0,1%, sin contar el periodo de pandemia, informó el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). Aunque la cifra parece pequeña, resulta ser significativa porque el consumo representa el 60% del producto bruto interno (PBI) del país.

¿Qué es el consumo privado?

De acuerdo con la economista Mónica Muñoz-Nájar, el consumo privado es todo lo que compran las familias, empresas e individuos a diario. “En el caso del consumo de familias, de las categorías más importantes que ha caído ha sido en restaurantes, transporte terrestre, educación, productos agrícolas, entre otros”, explicó en RPP.

Consumo privado se contrajo en Perú en -0,1%. Foto: BCR
Consumo privado se contrajo en Perú en -0,1%. Foto: BCR

¿Por qué cayó el consumo privado en Perú?

Según apunta la experta, el retroceso del consumo privado responde a la caída del empleo. De acuerdo con el Instituto Peruano de Economía (IPE), 125.000 personas han perdido su trabajo entre enero y septiembre de este año. El empleo retrocedió en 15 de las 26 principales ciudades del país, mayoritariamente del sur.

Otro fenómeno que contribuye a estas amargas cifras es que se estima que 156.000 personas en todo el país han dejado de buscar trabajo.

“Eso se llama una caída en la Población Económicamente Activa (PEA). Son personas que se han dado cuenta que no encuentran trabajo y se quedan en su casa o hacen otro tipo de labores. Entonces, hay menos empleo y por lo tanto, menos consumo”, indicó la economista.

El comercio interno cayó un 7% en el primer semestre. Foto: Andina
El comercio interno cayó un 7% en el primer semestre. Foto: Andina

El riesgo más grande para recuperar el consumo es el Fenómeno de El Niño (FEN), pero una noticia positiva es que siempre en el ultimo trimestre, sobre todo en las fiestas navideñas, suele reactivarse un poco el consumo, anota Muñoz-Nájar.

“Esperamos que siga bajando la inflación y se estabilicen los precios. Si se llega a reactivar la inversión, podríamos salir de esto, pero por ahora la situación es preocupante”, indicó.

De acuerdo con el BCR, la contracción del consumo privado se vio afectado por la caída de la confianza del consumidor –que se trasladó al tramo pesimista al cierre del tercer trimestre– y por el efecto de la inflación acumulada sobre el poder adquisitivo.

¿Cuánto cayó la inversión privada?

La inversión privada se redujo 6,2% en el tercer trimestre del 2023, acumulando así cinco trimestres consecutivos de caída. Este resultado se atribuye a la contracción de la inversión no minera en un contexto de estancamiento de las expectativas empresariales en terreno pesimista. Además, influyó la pérdida del impulso de la inversión residencial.

El BCR señaló que esta inversión baja se debe “al bajo nivel de la confianza empresarial (aún lejos del promedio) afectada por la conflictividad social, acentuada a inicios de año, eventos climáticos adversos y a la pérdida del impulso de la autoconstrucción.

La incertidumbre política y los conflictos sociales en el país afectan la confianza en la economía y la expectativas empresariales.
La incertidumbre política y los conflictos sociales en el país afectan la confianza en la economía y la expectativas empresariales.

Contreras Miranda enfatizó que el reto más importante de corto plazo que tiene es salir del episodio de la caída de la producción y revertir el estancamiento estructural que ha perjudicado el crecimiento potencial del Perú.

“A pesar de haber sido un año complicado en materia macro, los fundamentos han permitido que el Perú tenga menores riesgos de la región y siga siendo una plaza atractiva para la inversión”, anotó y calificó al 2023 como un año atípico frente a los shocks de alto impacto y de distinta naturaleza que han llevado a la caída acumulada de la economía, que “si bien es moderada, está muy por debajo de la capacidad de crecimiento del país”, sostuvo durante un evento ante inversionistas.

“De cara a salir de esta contracción de la economía, necesitamos empujar hacia adelante la inversión privada. Solo con inversión privada podemos generar un crecimiento económico importante”, apuntó.