Sentarte frente a la compu, iniciar sesión y contarle al médico que te duele la cabeza, que tenés una erupción en la piel o dolor de garganta. Y que el profesional no sólo te escuche y te recete medicación sino que además te extienda de manera electrónica un certificado apto para presentar en el trabajo, donde se afirma que necesitás, por ejemplo, 24 horas de reposo.

¿Ciencia ficción? ¿Futuro? No, nada de eso: la telemedicina llegó para instalarse y está al alcance de todos. Ya son muchas las empresas de medicina prepaga y los hospitales privados que la incluyen como un servicio más entre sus prestaciones.

También plataformas directas: apps que con sólo instalarlas en el smartphone te ofrecen una consulta virtual a cambio de abonar la prestación a través de la tarjeta de crédito. Según los especialistas, esto recién empieza.

 "Lo que nosotros fomentamos es que el servicio de atención de consultas virtuales sea un complemento de la atención presencial y no un reemplazo", dice el doctor Fernando Plazzotta, coordinador del programa de telemedicina del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA).

"Lo que se busca es aumentar la accesibilidad y la calidad del servicio y no disminuir la seguridad del paciente bajo ningún concepto", agrega el médico.

Según el profesional, hace ya dos años que el HIBA terminó de instalar el portal de medicina virtual para sus afiliados al plan de salud, que es usado principalmente por determinados servicios para hacer el seguimiento de sus pacientes. "El que más lo utiliza es Cardiología para hacer el control posterior al alta de sus pacientes, a distancia, sin necesidad de traslado", agrega Plazzotta.

 Pablo Utrera, cofundador y CEO de DOC24, empresa de telemedicina que ofrece una app de consulta médica directa y que también es proveedora de la plataforma para empresas de medicina prepaga, pone énfasis en el concepto de complemento: "Buscamos resolver consultas de baja complejidad, que son casi el 70 por ciento de las visitas a las guardias médicas, y no dudamos en indicarle al paciente que debe ser visto por un médico en forma presencial en los casos que sea necesario".

 ON DEMAND. La espera del médico a domicilio fue uno de los motivos que impulsó a Guillermo Borel, uno de los socios fundadores de la app AhoraDoctor, a pensar en hacer realidad una plataforma de medicina virtual. Borel notó que se perdía mucho tiempo en resolver esas visitas y que muchas veces las mismas terminaban con una serie de recomendaciones y pasos a seguir. Fue ahí cuando pensó en la factibilidad de resolverlo de manera online y on demand, tal como se consumen otro tipo de servicios, desde pedir comida hasta escuchar música.

"Hoy en día la mayoría de las empresas de salud han implementado algún tipo de solución de telemedicina hacia el paciente. Es algo incipiente, pero estoy convencido de que su adopción ira creciendo en el tiempo, como se ve en los países desarrollados", dice.

En tanto, la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) ofrece a todos sus miembros el uso en forma gratuita de ConsultorioMÓVIL, una plataforma digital integral para la gestión de consultorios médicos y atención de pacientes.

La plataforma funciona desde la web y desde una app móvil y ofrece turnos online, historia clínica digital, recordatorios y una app para promover la interacción médico-paciente de manera formal y remunerada. "La telemedicina está cambiando el modo en que funcionan los sistemas de salud en todo el mundo", dice la Dra. María Valeria El Haj, directora médica de Vittal, primera empresa de emergencias médicas en sumar un consultorio virtual.  +

"Es ideal para minimizar los riesgos de contagio, especialmente cuando se trata de enfermedades de tan fácil propagación como las patologías respiratorias", dice.

Sin embargo, y pesar del avance que puede significar el uso de la medicina virtual, la Federación de Entidades Médicas Colegiadas (CONFEMECO) acaba de difundir un comunicado donde manifiestan su preocupación ante el avance de este tipo de prácticas.

"El acto médico es presencial y requiere de la interacción del profesional con el paciente en forma personal, en un ámbito adecuado y respetando todas las implicancias ético-legales que rigen la profesión en nuestro país, para constituirse en una consulta médica. No estamos en contra de la tecnología y entendemos perfectamente los avances y lo que hoy exige la sociedad moderna: sólo queremos reforzar el hecho de que la consulta presencial es fundamental. Reafirmamos la importancia del análisis de un paciente a través de la historia clínica y del examen físico adecuado, y esto sólo se logra de manera presencial", afirma el presidente de CONFEMECO, Dr. Mauricio Eskinazi.

Y agrega: "La mayoría de las entidades de medicina prepaga, en forma paulatina, han ido incorporando este servicio, que puede ser visto como atractivo por los afiliados por la presunta comodidad que denota, pero los médicos lo consideramos una estrategia marketinera y con evidente intención de bajar costos al evitar las consultas en las clínicas o consultorios".

Texto: Fabiana Polinelli. Fotos 123RF

SEGUÍ LEYENDO: