La maratón mundial de oraciones convocada por el papa Francisco llega a Luján

Este sábado toca a la Argentina y su más célebre santuario tomar la posta de la carrera de rosarios por el fin de la pandemia, lanzada desde la basílica de San Pedro el 1° de mayo. El mensaje en video de Bergoglio

Mensaje del Papa Francisco - Rezo del Rosario en Luján

Se largó la maratón. El papa Francisco dio la señal de partida en la basílica de San Pedro el 1º de mayo pasado. Los cristianos del planeta comenzaron la carrera de avemarías por el fin de la pandemia que desde hace más de un año arrasa la tierra y siembra luto y destrucción a su paso.

De esta maratón participan santuarios de todo el mundo. El rezo del Rosario se realiza todos los días del mes de mayo a las 6 de la tarde, hora de Roma. El próximo sábado será el turno de Argentina y el santuario de Luján -a las 13 hora de Argentina-, después, el cubano de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre (el 20 de mayo), para pasar luego al santuario de los santuarios, el de Guadalupe en México (el 26), y por último, Monserrat en España (el 22).

“Quiero estar cerca de ustedes”, dijo Francisco en el video enviado a los obispos argentinos que se reúnen este viernes, en vísperas de Luján.

Poco a poco se vuelven a poblar los grandes santuarios de América Latina. En las cumbres de los Andes, en las inmensas llanuras de América del Sur, en los intrincados bosques de América Central, se reanudan – con las debidas precauciones – las peregrinaciones a los lugares de las distintas apariciones de la Virgen.

No se puede decir que a la fantasía del Misterio le haya faltado inspiración para manifestar el más íntimo de los dogmas católicos en decenas de modalidades diferentes a lo largo y a lo ancho del continente. Si la patrona de los panameños sobrevive al saqueo del pirata Morgan, marino galés que ocupó e incendió la ciudad de Panamá en enero de 1681, la de Nicaragua, la Purísima para el pueblo, llega al país centroamericano oculta en el equipaje de un hermano de Santa Teresa de Ávila. Más al sur, en el istmo de América Central, la Virgen del Quinche asegura a los indios del Ecuador que no serán devorados por los osos famélicos que hacían estragos en su territorio -testimonios posteriores de los indios del lugar aseguran que “después de la aparición desaparecieron los osos que amenazaban a la población”-, mientras que a la popularísima Virgen cubana del Cobre se le añade una segunda, una réplica, llamada del Exilio, que, antes de llegar a su destino final en la tierra de los Estados Unidos, se detiene, quién sabe por qué, en la Embajada de Italia en La Habana y, tras unos días de pausa, aterriza finalmente en Miami. ¡Y qué podemos decir de la Patrona de Venezuela, que se le apareció a un indio tan asustado por la manifestación divina que por toda respuesta trató de matarla con una flecha! Ella desapareció, dejando en la mano del desconcertado cacique un pequeño pergamino con su propia imagen como si fuera una moderna tarjeta de visita.

El sábado 8 de mayo, la Basílica de Luján tomará la posta de la maratón de oraciones convocada por el papa Francisco
El sábado 8 de mayo, la Basílica de Luján tomará la posta de la maratón de oraciones convocada por el papa Francisco

Las Vírgenes de los países andinos tienen sus santuarios a gran altura, rodeadas de peregrinos y cóndores. La Virgen colombiana de Chiquinquirá, pintada sobre un tapiz de algodón indígena, se autor restaura después de haber sido abandonada a las inclemencias del tiempo. A sus pies se arrodilló el libertador de América en persona, Simón Bolívar, que portó su insignia en las batallas de la independencia latinoamericana.

Imagen de la Virgen colombiana de Chiquinquirá
Imagen de la Virgen colombiana de Chiquinquirá

Las Vírgenes guerreras forjan la historia de las naciones del continente. A la cabeza, la boliviana de Urkupiña, impresa en los escapularios de soldados y comandantes en las campañas militares por la emancipación. La Virgen chilena del Carmen, importada de España por los frailes de San Agustín, tiene una tradición militar no menor que su homóloga boliviana, si se considera que San Martín en carne y hueso la honró con el título de “Patrona del Ejército de los Andes”, mientras Bernardo de O’Higgins, otro respetado general de ejércitos libertadores la denominó “Patrona y Generala de las Armas Chilenas” antes de la famosa batalla de Chacabuco, decisiva para el destino de la incipiente nación.

La Virgen chilena del Carmen, patrona del Ejército de San Martín y O'Higgins
La Virgen chilena del Carmen, patrona del Ejército de San Martín y O'Higgins

Y qué decir de las Vírgenes obstinadas, las que eligieron ellas mismas el lugar donde querían ser veneradas, haciendo que las encontraran en un sitio determinado o resistiendo los intentos de trasladarlas, ¡a veces dispuestos por las mismas autoridades eclesiásticas! Para disuadir a quien pretendía llevarla a otro lugar, la pequeña imagen de la Virgen de Chapi, en Perú, se volvió tan pesada que fue imposible moverla de donde se había plantado. El milagro de su obstinación se difundió por toda la región inspirando a los peregrinos, que desde entonces recorren grandes distancias por tierras agrestes y van dejando por el camino piedras de distintos tamaños, para aliviar simbólicamente el peso de sus pecados.

En el sur de América Latina, en las pampas argentinas, cuentan que, después de tres días de viaje, el carro que transportaba la imagen de la Virgen hacia su destino se plantó en un punto del camino y los bueyes se negaron a proseguir. Fue trasladada en varias oportunidades pero volvió siempre al mismo lugar, cerca del pueblo de Luján, al que desde entonces llaman el lugar del milagro. Del otro lado de la frontera de Argentina, en el vecino Paraguay, un indio corría desesperadamente para escapar de los guerreros de una tribu enemiga. Se ocultó detrás de un tronco caído y solo tuvo tiempo de prometer que con él tallaría una imagen de la Virgen si ella evitaba que lo vieran sus perseguidores. Así fue, y el indio pudo volver sano y salvo, y mantuvo la promesa que había hecho.

Nuestra Señora de Luján, un de las "vírgenes obstinadas" que "eligieron ellas mismas el lugar donde querían ser veneradas" (Adrián Escandar)
Nuestra Señora de Luján, un de las "vírgenes obstinadas" que "eligieron ellas mismas el lugar donde querían ser veneradas" (Adrián Escandar)

La peculiaridad de la Virgen de Uruguay, llamada de los Treinta y Tres, es que no se la conoce por ningún milagro especial. Su popularidad, en efecto, no está relacionada con hechos extraordinarios ni con señales que trascendieran el orden natural de las cosas. Solo la “fortuita” coincidencia de encontrarse en el momento justo – el acto solemne de la declaración de la independencia – y en el lugar justo – el pueblo que eligieron los patriotas para celebrar el congreso que la sancionó.

Son todas Dolorosas las Vírgenes de América Latina, por su aspecto o por su nombre, y participan de la condición sufriente de los pueblos que quieren proteger. Por eso los humildes sienten que ellas se identifican con su condición de precariedad en la tierra.

El indígena, el desposeído, el desamparado, es el privilegiado en las manifestaciones de la Madre de Dios en tierra latinoamericana, tanto si es campesino, pescador, peón o el más famoso Juan Diego Cuauhtlatoatzin, el indio de la etnia náhualtl, arquetipo de todos los humillados del continente. El evento portentoso que hizo famosa a la patrona de Argentina fue presenciado por un esclavo afrobrasileño, mientras la Virgen boliviana de inconfundibles rasgos indígenas fue tallada por un descendiente inca de muy pobre cuna. La famosa Aparecida del vecino Brasil fue “pescada” por tres humildes pescadores en el río Paraíba; la Señora de Suyapa, patrona de Honduras, se hizo encontrar por un joven y pobre peón. Fiel a la regla, la Virgen de Caacupé también es obra de un indio muy humilde de la estirpe guaraní.

Todas son todas Madres, infinitamente madres, que se comportan como tales y como tales las siente el pueblo de la villa que las honra invocándolas. Todas, casi sin excepción, llevan en sus brazos al Hijo de Dios, lo tienden tiernamente hacia el villero, expresando la cercanía de un poder finalmente ecuánime, redentor y capaz de verdadera justicia en este mundo y en el de más allá.

En su mensaje, Francisco exhorta a conservar la memoria de todo lo que Virgen hizo en Luján, donde quiso quedarse: “Un memoria fuerte garantiza un camino seguro; recuerden todo lo que la Virgen ha hecho en nuestra Patria. Déjense acompañar por ella y acompáñenla en su camino”.

SEGUIR LEYENDO:


Últimas Noticias

Choferes de micros de larga distancia vuelven a manifestarse en el centro porteño

A primera hora de la madrugada de este martes los transportistas se encuentran cortando el tránsito en la intersección de las avenidas 9 de Julio y San Juan

Nicolás Trotta reconoció que casi un millón de estudiantes tuvieron bajo o nulo vínculo con la escuela en 2020

Representó un 10% entre nivel primario y secundario. El ministro de Educación confirmó que desde el Gobierno se está gestionando para que esos jóvenes recuperen la trayectoria educativa

El drama de un padre: su hija de 34 años está embarazada, se contagió de COVID-19 y está intubada en estado crítico: “Está tratando de sobrevivir”

Paola Nucci transita el quinto mes de gestación, espera a su primer hijo y no posee comorbilidades. “A la noche, no puedo dormir y me quedo temblando: tengo miedo que suene el teléfono y me den una mala noticia”, le dijo a Infobae su padre, Salvador

Massa y una visita clave al Departamento de Estado para seguir construyendo la relación entre EEUU y Argentina

Será recibido por Julie Chung. la máxima funcionaria a cargo de América Latina. Ventajas y desventajas de la posición argentina respecto de Venezuela y razones para que una visita de Alberto Fernández a la Casa Blanca este año aparezca como improbable

El precio del crudo superó los 73 dólares por primera vez desde abril de 2019

El oro negro mantiene esta tendencia al alza por el aumento de la demanda, mientras muchos países avanzan en sus planes de inmunización de su población
MAS NOTICIAS