No es cierto que una familia asalariada de la Argentina destine alrededor de la mitad de sus ingresos a pagar impuestos nacionales, provinciales y municipales, tal como se desprende del informe titulado "Fecha de la Independencia Tributaria para una Familia Asalariada Argentina" que el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) difundió, no casualmente, el 9 de julio, y que tuvo gran repercusión en varios medios.

El informe comienza afirmando que "este año, el Día de la Independencia Tributaria en Argentina para una familia asalariada comenzó el 19 de junio y puede llegar hasta el 20 de julio, según el nivel de ingreso del hogar".

Explica que el concepto de Día de la Independencia Tributaria "es un indicador comúnmente utilizado a nivel mundial para ilustrar el nivel de carga tributaria que existe en un país, y considera la cantidad de días hipotéticos que debe destinar un individuo para el pago de los diferentes impuestos al Estado".

Y concluye la descripción señalando que "el valor se calcula aplicando proporcionalmente un indicador de carga tributaria sobre el año calendario, asumiendo que desde el primero de enero se comienza a trabajar para el Estado y obteniendo la fecha a partir de la cual el ciudadano termina de pagar impuestos y comienza a percibir ingresos para sí mismo".

Según los cálculos de Iaraf, para el caso de un asalariado con ingreso mensual bruto de $29.675, el total de impuestos asciende a $16.947, equivalente al 47%, es decir a 171 días del año. Con lo cual ese ciudadano se habría liberado el 19 de junio.

Con la misma lógica, para alguien que gane un sueldo bruto de $134.984 por mes, le corresponden $91.705 de impuestos, que equivale al 55,4% de su ingreso, o a 202 días del año. Esa persona se independizaría el 20 de julio.

Obligación y cumplimiento

La primera distorsión del informe de Iaraf es que asume que se pagan los impuestos que establece la ley, lo que está muy alejado de la realidad de absolutamente todos.

Es cierto que el informe aclara que toman en cuenta la "carga tributaria formal que establece la normativa" y no lo que efectivamente se paga de impuestos. Tan cierto como que la aclaración se hace en una nota al pie, con letra muy chica. Y tan cierto como que en la mayoría de países en los que se calcula el Día de la Independencia Tributaria toman en cuenta lo que realmente se paga y no la carga impositiva teórica. Los resultados son muy diferentes.

Una primera distorsión es que se asume que se pagan los impuestos que establece la ley, lo que está muy alejado de la realidad de absolutamente todos

El concepto de Día de la Independencia Tributaria es un invento de un empresario estadounidense de Florida llamado Dallas Hostetler, que en 1948 registró la marca y en 1971 se la transfirió a la Tax Foundation de su país, una organización académica de ideas libremercadistas focalizada en temas impositivos.

Desde entonces, todos los años calculan el Tax Freedom Day, pero sobre la base de lo que efectivamente pagan los ciudadanos en proporción al Producto Bruto Interno. Este año, el día de la liberación fue el 19 de abril. O sea dos meses antes que la fecha más temprana calculada por Iaraf: la discrepancia es acorde a la diferencia entre la carga tributaria teórica y la real o efectiva.

Todos los años calculan el Tax Freedom Day, pero sobre la base de lo que efectivamente pagan los ciudadanos en proporción al Producto Bruto Interno

La segunda gran distorsión, aplicable tanto a Iaraf como a la fundación estadounidense y a su inventor, es la utilización del término Independencia, como si el Estado fuera un opresor que chupa la sangre de los ciudadanos sin entregar nada a cambio; ni educación, ni salud, ni seguridad, ni ninguna de las muchas etcéteras. Sin duda sería liberador dejar de pagar impuestos si el Estado fuera un vampiro que les cobra a los ciudadanos a cambio de nada.

Pero más allá de los engañosos números de Iaraf, ¿es cierto que en la Argentina los impuestos son muy altos, como aseguran y creen muchos? Una manera de responder es a través de la comparación de los datos que recopila la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el organismo al que el gobierno de Mauricio Macri sueña con ser aceptado. Según sus estadísticas, la presión tributaria efectiva en la Argentina (sumando Nación, provincias y municipios) es del 31,3 por ciento del PBI, superior al 22,7 por ciento del promedio de América Latina pero inferior al 34,3 por ciento de los países miembros de la OCDE, y muy por debajo de lo que recaudan las economías con mejor nivel de vida del mundo, como por ejemplo Noruega (38 por ciento) o Dinamarca (45,9).

La presión tributaria efectiva en la Argentina (sumando Nación, provincias y municipios) es del 31,3% del PBI, superior al 22,7% del promedio de América Latina pero inferior al 34,3% de los países miembros de la OCDE

Pero no solo es relevante cuánto se recauda, sino cómo se recauda. Las estadísticas de la OCDE también muestran que aquí se cobra mucho de impuestos al consumo, que son regresivos porque ricos y pobres pagan lo mismo: los impuestos al consumo equivalen en la Argentina al 15,9% del PBI, mientras que el promedio en la OCDE es 10,9 por ciento.

Peor aún, en la Argentina se cobra comparativamente muy poco de impuestos progresivos, como por ejemplo al ingreso de las personas y a las Ganancias de las empresas. Aquí representan solo el 6,6% del PBI; en los países de la OCDE el 11,5% en promedio; en Noruega el 14% y en Dinamarca el 28,7 por ciento.

Alta regresividad del sistema impositivo 

Más allá de las distorsiones engañosas, el informe de Iaraf muestra datos interesantes en relación a la regresividad del sistema impositivo argentino. De los cuatro casos hipotéticos que plantea, el asalariado que más gana ($135.000 mensuales de sueldo bruto) paga de Ganancias $26.268 por mes, es decir algo menos del 20%, o el 21,8% del sueldo de bolsillo.

El informe también expone y reconoce una muy baja carga tributaria al patrimonio, que debería ser una de las herramientas claves para dotar de equidad al sistema impositivo. La persona con ingresos mensuales de $135.000 paga de Inmobiliario, patente automotor y Bienes Personales la módica suma de $5.239 por mes o 62.868 anuales.

La persona con ingresos mensuales de $135.000 paga de Inmobiliario, patente automotor y Bienes Personales la módica suma de $5.239 por mes o 62.868 anuales

Una bicoca en relación al valor de la vivienda, de los autos y de los otros activos que posee alguien con ese ingreso.

Datos interesantes que el informe no resalta. Vaya uno a saber si por distracción o adrede.