10 preguntas en época de coronavirus: hoy Beto Casella

Por Leandro Rud (@leandromrud )

infobae-image

¿Cómo te llevas con aislamiento en esta época en la que todos cambiamos nuestras vidas?

En el ámbito de la comunicación, me tomé la obligación de mantener un tono de buen estado de ánimo, de transmitir buena energía, de sugerirle a la gente, todo el tiempo, tanto en la radio como en la tele, que ejercite todo lo que pueda la paciencia y el mejor humor posible. Son tiempos que nos ponen a prueba.

Además este es un estado de confusión. Piensen en un señor que, por ahí, trabajó 25 años como metalúrgico o un canillita; tienen media vida habituada a un determinado horario, un determinado reloj biológico; incluso, a determinado hábitat.. Y el aislamiento es antinatural. Me parece también que es un estado de confusión mental. ¿Qué estoy haciendo acá? ¿Qué sentido tiene esto? ¿Cuándo termina?

Los que comunicamos, me parece, tenemos la obligación, en estos tiempos, de intentar fortalecer el ánimo de los que nos ven, los que nos escuchan. Yo me tomé esa obligación. Por supuesto, también ir compartiendo todo lo que está pasando: las novedades, noticias, que todo el tiempo estamos esperando que sean buenas.

¿En qué cambió tu vida?

Soy de andar por la calle, muy de bares, de reunión para hablar pavadas. No tengo demasiadas reuniones de trabajo porque no me gustan, no soy de almuerzos de trabajo, pero si de juntarme con un amigo, por ejemplo . Ya a las ocho de la mañana arranco en un bar, a leer las noticias, para a las nueve entrar a la radio. Eso lo tengo perdido, será lo primero que haga: tomarme un cafecito con crema en algún lugar y si puede ser, con amigos.

Yo no me quejo, creo que nosotros, vos, yo, no tenemos derecho a quejarnos. Hacemos lo que nos gusta, lo que elegimos alguna vez. En mi caso, por estos días, salgo para ir a la radio, que es un ambiente muy cuidado en lo sanitario y en la tele, aunque desde casa, también es una forma también de entretenimiento. Nosotros tenemos un laburo que nos convierte en privilegiados, hoy por hoy.

Otro tema que también me preocupa y me parece que no se habla tanto es el lado B de la salud. Hay gente que nos cuenta que he han tenido un dolor en el pecho, alguien cardiaco que, por miedo ir una guardia, se quedan en la casa, con una consecuencia imprevisible. O alguien que tiene un dolor de cabeza, tampoco se anima a ir a una guardia (por temor a contagiarse o a no ser atendido) y por ahí está padeciendo un ACV. Eso está pasando y es lamentable.

¿Pensás que los líderes mundiales reaccionaron tarde?

Los líderes están todos cagad*s y se les nota. Me parece que hubo diferentes estrategias, Trump, Boris Johnson, el premier británico; el presidente de México, por nombrar algunos. Tenían el criterio de “bueno me parece que vamos a terminar contagiados todos y si nos vamos a contagiar todos, entonces guarden bajo siete llaves a la gente muy grande y el resto que haga actividad porque no se puede parar todo”; y se los llevaron puestos, porque ahora la prensa, los medios, las redes, cuentan muerto por muerto. Creo que en privado siguen pensando lo mismo, Trump, Boris Johnson, López Obrador, Bolsonaro, tienen ese criterio. Pero si hoy mantenés esa postura, te destituyen en 48 horas. Porque vas a contramano de lo que está haciendo el mundo y de lo que propone la OMS. Me parece que están haciendo, no lo que les indica su convicción, sino lo que creen políticamente correcto.

Acá Fernández, de entrada, ordenó cuarentena. En ese sentido, parece estar en sintonía con la mayoría de los países, y veo que la mayoría lo aprueba. Es todo muy incierto, pero claramente yo creo que, en privado, hay líderes y ministros de Salud que harían otra cosa. Casi todo mundo prefirió ir hacia este lugar de prevención, con diferentes métodos.

¿La desocupación en el mundo va ser crítica después esto?

Me imagino algo inédito. Me parece que los Estados van a tener que participar muchísimo más. Me parece que el Estado no va a poder mirar para otro lado a nivel asistencia social, salud, empleo. Me imagino medio mundo con asignaciones básicas para que la gente vaya sobreviviendo hasta que encuentren un empleo en la nueva economía. No me puedo imaginar nada; si, por supuesto, una economía destruida en todo el mundo… ¡Menos la de China, que aparentemente, ya se puso en marcha de nuevo! Habiendo empezado todo en Wuhan, veo que los chinos -con más de medio mundo paralizado- ya están fabricando como toda la vida y preparándose, para cuando todo esto se restablezca, a volver a vendernos sus productos.

El otro día escuché que el primer ministro de Japón está ofreciendo 20.000 millones de dólares para que toda la fábrica japonesa se vaya de China.

Yo tengo cero chinofobia, Sin embargo creo que China tiene muchas explicaciones que dar. En principio vamos a ser benèvolos y pensar que es por el mal uso de animales para comer, mercados en pésimas condiciones de salubridad, y no en un laboratorio o esas teorías conspirativas. Creo que el Estado chino alguna respuesta va a tener que dar.

Mi modesta teoría es que países como el nuestro, que sabemos que estábamos muy mal antes de la pandemia, por creatividad, por esa misma informalidad nada buena que caracteriza al trabajo en Argentina, nos va a dar una dinámica para salir. Creo que los argentinos nos vamos a recuperar. Yo le tengo mucha confianza al gen argentino en situaciones de crisis. Y me parece que mucho laburante se la va a rebuscar, porque tenemos también en los genes el esfuerzo de los tanos, gallegos y judíos que vinieron en los barcos.

¿El tema en el mundo que no están acostumbrados a estas crisis cada dos años?

Es incierto proyectar cualquier cosa a nivel económico, a nivel sanitario, a nivel político… Diría que es imposible. Nadie serio en el mundo puede poner una fecha de vuelta de nada. Y es absolutamente incierto proyectar como puede quedar la economía. Algunos analistas hablan de una nueva forma de economía según la cual nada de lo que fue hasta hace un mes y medio volverá a ser lo mismo.

El primer médico que dijo todo desapareció, nunca más apareció. Eso también es señal de algo.

No tenemos duda que algo le explotó a China y pensó que lo resolvía puertas adentro sin que se expanda… pero se expandió. Que algún científico loco, en un laboratorio, haya perpetrado algo, por ahora es teoría de café. Tampoco me consta que sean ciertas las cifras sobre contagiados y muertos chinos que ofrecieron al mundo. Son regímenes que no permiten información hacia afuera (…) Les recomiendo el documental American Factory (está en Netflix) que muestra la diferencia culturales, laborales y sociales entre Oriente y Occidente. Ahí se ve lo del choque cultural, las formas de trabajo, de apego al trabajo, de disciplina. Entiendo que hay que darle de comer a mil y pico de millones de personas, pero ahí se muestra el sistema que padecen la mayoría de los trabajadores chinos, que para la mirada de un occidental es casi de esclavitud.

Qué vas a hacer el día siguiente que se acabe la pandemia, ¿cómo sigue tu vida y qué pensás cambiar?

Sinceramente, yo no necesitaba una pandemia para cambiar mi forma de pensar la vida, para valorar los abrazos, para valorar el ocio, para dedicarle el ocio a la gente que quiero. Y para necesitar poco para ser feliz. ¡No me voy a hacer mejor tipo después de la pandemia! Esas cosas estaban en mi cabeza y en mi alma funcionando hace tiempo porque además la edad te hace evolucionar, también. Como supongo que les pasa a todos, voy a encontrarme con gente a la que extraño, que quisiera abrazar ahora. Tengo al lado mío a Franco, uno de mis dos hijos, pero no estoy viendo a Juampi que es mi otro hijo; y a mucha otra gente. Salir, volver a tomar café en la vereda de un bar, visitar gente que quiero. Ir al teatro, o los de la calle Corriente o a algunos chiquitos, independientes, de Chacarita. ¡Y volver a jugar al fútbol! Retomar la cosa social que nos quitó el virus

A nivel país, pymes, empresa, gente y psicológicamente, ¿cómo pensas que vamos a estar todos en seis meses?

Insisto, es incierto. Yo pensé en el 2001 que, durante diez años la gente no iba animarse a poner un peso en los bancos y a los seis meses la gente estaba depositando de nuevo. En no demasiado tiempo el país estuvo en marcha de nuevo. Y creo que , aún con todos los males que teníamos previos a la pandemia, va a volver a ocurrir. Me parece que una vez que pase esta locura, Argentina se va a poner en marcha más rápido que otros países. Creo firmemente en eso

¿Seguís siendo un gran optimista?

Sí, pero no simplemente por una cosa “new age”, esa explicación que nos dan algunos, según la cual “por algo vino esto”. Creo que una “lección” que se lleve a tantos abuelos y seres queridos, que no permita que su familia lo pueda siquiera despedir, es una lección demasiado severa de parte de la naturaleza, Dios o quien haya sido.

Bendita la está rompiendo como nunca ¿Este es tu año laboral?

Números modestos, pero positivos al fin .No lo sigo tanto el minuto a minuto. A veces me entero al día siguiente lo que me medimos.. Y en la radio también creciendo, nuestra nueva casa, en Continental, en AM y FM

Las radios a las pasás las ponés arriba de todo, también…

Hay un público que nos sigue a cada radio que vamos y esa es otra de las bendiciones que me tocaron.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos