El poema de los viernes: Paula Jiménez, su hija y el amor simple y luminoso

La poeta ha recorrido un camino de lo oscuro y urbano a lo abierto y resplandeciente. La llegada de la hija abrió el paso y verla crecer acerca una felicidad nueva. De eso se trata “El cielo de Tushita”.

Compartir
Compartir articulo
Paula Jiménez y "El cielo de Tushita".
Paula Jiménez y "El cielo de Tushita".

“Soy un montón de cosas”, dice Paula Jiménez España (Buenos Aires, 1969). Así, vida y obra poética pueden ser en ella dos caras de una misma moneda y a veces lo son.

Paula Jiménez España ha desarrollado distintos oficios a la hora de escribir, siendo poeta, narradora y periodista. También ha recorrido distintas disciplinas al estudiar psicología, astrología, tarot entre otras. Suma prácticas de la escritura con lecturas teóricas, sin definir un límite claro entre ambas; las conecta sin suturas muchas veces en su poesía. Es una actitud inquieta, una mirada vital. Aquí se ilumina en sus ojos y en sus palabras el deseo por comprender a través del sentir, pensar e intuir lo que sucede en este mundo de sucesos, cosas y seres vivos.

En ese sentido, El cielo de Tushita, su último libro de poemas -editado por Salta el pez-, capta y une, con extraordinaria fluidez, el acontecimiento de ser madre con una comprensión emocional y sensorial de la naturaleza. Lo hace a través de la contemplación y algunas nociones cercanas al budismo: “A veces me pregunto/ quién habrás sido, hija/ si los matices de la dicha fueron tuyos/ o el desguace impiadoso con que el karma/ cientos de vidas quema en una sola/ te habrá tocado a vos” (Samsara).

"El cielo de Tushita": luz, hija, amor y un poco de budismo.
"El cielo de Tushita": luz, hija, amor y un poco de budismo.

Es un nuevo ciclo en la inquieta trayectoria de Jiménez España que anteceden más de diez poemarios: Ser feliz en Baltimore (2001), La casa en la avenida (2004), La mala vida (2007), Espacios naturales (2009), Terrores nocturnos (2017) o La suerte (2021), por citar algunos. Es que “el yo va de viaje en los poemas”, señala la poeta, y cada libro ha sido una parada de un largo recorrido para seguir observando y aprendiendo en el camino.

Así, este viaje poético de Baltimore a Tushita pareciera ser hoy una senda triunfal, ya que “No es solo el mar/ el que arrastra hacia la huida/ Siendo yo el arca/el mundo no ha encontrado/ otra forma de escapar” (Ofrendas, de Ser feliz en Baltimore). Se va, entonces, desde un lugar cerrado, urbano, oscuro- su culminación es La mala vida- hacia un lugar abierto sin límites. Se trata de un universo luminoso y en comunidad- iniciado en Espacios naturales- donde “Todo sigue su ritmo natural/ enlace y desenlace llegan juntos, /se van al mismo tiempo” (Espacios naturales). Luego, llegamos a Tushita, uno de los buenos cielos de los relatos del Buda.

“La opacidad va ganándole a la luz/ que declina y nos trae/ el azor escondido y el naranja/ invernal de este crepúsculo”, describe Primer poema a Victoria. Y este dichoso libro de ritmo, música y verso breve es, desde el principio, un canto de amor a la nueva vida. La de la hija que nace, crece y brilla libre, con sus madres Clara y Paula, junto a un chimango, el tilo, la rosa y sus espinas, un caracol o una araña que danza. Porque El cielo de Tushita trae el feliz descubrimiento que hace una niña, entre las luces y las sombras en cada día, de cada detalle de nuestra tierra.

El amor

No sabés qué es afuera, qué es adentro,

no podés distinguir ese perímetro

que miden las palabras, su propiedad

privada que convierte

barriada en amenaza, naturaleza viva

y coincidente en hora y en espacio,

en un peligro.

No, tu piel está en las cosas

que chupás como si fueran

la pulpa dulce de la pasionaria,

asemejada siempre a tu deseo,

amalgamada,

por intuición camaleónica.

Fundida, concebida en el reflejo

en la fraternidad que arraiga

inmemorial. ¿De dónde

venís hija, extraterrestre?

¿de una muerte redimida y olvidada

en un recodo mudo, sin lenguaje?

¿Sabés del engranaje que une sombras

y luces y mañanas y crepúsculos?

Porque tus ojos sabios son maestros

me miran con la misma

ternura que a quienes nunca viste y pasan

por la puerta, o como a Gaspeadita,

nuestra gata. En trance, vos y ella

en plena galería de la casa

bajo el sol de otoño, hondas las dos

en el instante que se va, atravesando el túnel

que comunica el tiempo con los tiempos

raíz enlazadora

de las haciendas que parecían separadas: nidos,

montañas, especies, campos, mares.

Nosotras, antes de ser a veces

y solo a veces, una.

Tus manos tejen una trama que no deja

a nadie ser paria de la historia,

carne del desamparo. Salud, mi amor,

larga vida a esa luz

que en el dolor de vaya a saber qué

se va olvidando.

(de El cielo de Tushita, Buenos Aires, Salta el pez, 2022)

* La serie completa de “El poema de los viernes” se puede leer clickeando acá.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

Warhol y van Gogh, las grandes estrellas de la subasta de Christie’s en Nueva York

“Flores”, del rey del pop art, se vendió por 35,48 millones y “Rincón de jardín con mariposas”, del artista neerlandés, superó los 33 millones. En total, la venta semanal alcanzó los 527,9 millones de dólares
Warhol y van Gogh, las grandes estrellas de la subasta de Christie’s en Nueva York

Pablo Trapero dirigirá su primera película en inglés con un elenco de estrellas

Matt Smith, George MacKay, Noah Jupe y Bill Nighy serán los protagonistas de “& Sons”, una historia de disputas familiares con un guión escrito por la ganadora del Oscar Sarah Polley
Pablo Trapero dirigirá su primera película en inglés con un elenco de estrellas

Neorrealismo argentino según Lola Arias, en un doble programa de cine y teatro documental

La actriz, escritora y directora, ganadora del prestigioso premio Ibsen, estrena la película “Reas” y la obra “Los días afuera”, basadas en su intensa experiencia con internas trans de una cárcel. “No me interesa escribir ficción desde un escritorio”, afirma
Neorrealismo argentino según Lola Arias, en un doble programa de cine y teatro documental

Débora Staiff: “Las agujas y el bordado japonés fueron mi sistema de sanación”

Luego de varias décadas como gestora cultural, comenzó a realizar sus piezas textiles mientras atravesaba un tratamiento contra el cáncer. En este diálogo con Infobae Cultura, la artista cuenta la experiencia y el proceso creativo de las obras que expone en el Museo de Arte Oriental
Débora Staiff: “Las agujas y el bordado japonés fueron mi sistema de sanación”

Cómo se construye un lector: Adela Basch

Escritores, editores, mediadores de lectura y literatos responden acerca de un tema clave para la formación y felicidad de los más chicos. Hoy es el turno de una destacada cuentista, dramaturga y poeta
Cómo se construye un lector: Adela Basch
MÁS NOTICIAS