Comienza el juicio por la muerte de Alejandro Cohn con 9 médicos imputados por homicidio culposo

El hermano del célebre director de cine Mariano Cohn ingresó al Hospital Central Municipal de San Isidro por una baja de azúcar y terminó dos días internado. La autopsia concluyó que su fallecimiento estuvo causado por una hipoxia; también descubrió una serie de fracturas en el cuerpo. Los acusados enfrentan el delito de violación de elementos probatorios

Compartir
Compartir articulo
Comienza el juicio por la muerte de Alejandro Cohn, hermano del cineasta Mariano Cohn, tras su ingreso en el Hospital de San Isido
Comienza el juicio por la muerte de Alejandro Cohn, hermano del cineasta Mariano Cohn, tras su ingreso en el Hospital de San Isido

A poco menos de nueve años de la muerte de Alejandro Cohn, hermano menor del célebre director de cine y productor Mariano Cohn, comenzará este martes en los tribunales de San Isidro el juicio oral que intentará reconstruir lo que ocurrió a fines de julio de 2015 en el Hospital Municipal Central de San Isidro “Dr. Melchor Ángel Posse”, cuando el joven de 35 años ingresó consciente a la guardia por una baja de azúcar en el cuerpo y terminó, 48 horas después, con múltiples fracturas y muerte cerebral.

El proceso estará a cargo del juez Facundo Ocampo, titular del Juzgado en lo Correccional N°4 de San Isidro, y tendrá en el banquillo de los acusados a nueve médicos del hospital municipal imputados por los delitos de homicidio culposo y violación de elementos probatorios. El fiscal Diego Molina Pico, en tanto, será el encargado de llevar adelante la acusación en un debate que se estima que durará alrededor de un mes.

Según la instrucción penal de la fiscal Carolina Asprella, el sábado 27 de julio de 2015, pasadas las siete de la tarde, Alejandro viajaba en su moto para un jugar un partido de fútbol con amigos. De repente sintió una caída de azúcar y empezó a sentirse mal: padecía diabetes y era insulinodependiente. Estacionó en la vereda de la calle Dardo Rocha, entre Lima y Talcahuano, en Martínez. Ahí entro en contacto con una madre y una hija que se acercaron a asistirlo. Dialogaron un rato y Alejandro les explicó lo que le pasaba.

Al rato llegó la ambulancia que lo llevaría al Hospital “Dr. Melchor Ángel Posse” de San Isidro, en la Avenida Santa Fe al 400. Antes el joven pudo hablar con su mamá por teléfono: “Mamá -le dijo-, quedate tranquila que estoy bien”. Ingresó a la guardia a pie pasadas las ocho y veinte de la noche, donde contestó de forma lúcida quince preguntas pertenecientes al protocolo médico.

Los padres entraron al hospital minutos después de las nueve de la noche. De acuerdo a lo que afirmaron en el expediente, Alejandro seguía esperando acostado en una camilla dentro de un box del hospital municipal. Mario, el papá, relató también que su hijo, ya descompensado, empezó a emitir un ronquido muy fuerte. Allí buscó a los médicos para reclamarles que lo atendieran y pudo lograr que, dos horas después del ingreso, se llevaran al paciente para atenderlo en el shock room. Pasaron varias horas. Los familiares lo encontrarían luego en terapia intensiva con signos de golpes, una traqueotomía y bajo un coma inducido.

El Hospital Municipal Central de San Isidro “Dr. Melchor Ángel Posse”, donde Alejandro Cohn ingresó tras una baja de azúcar el 27 de julio de 2015
El Hospital Municipal Central de San Isidro “Dr. Melchor Ángel Posse”, donde Alejandro Cohn ingresó tras una baja de azúcar el 27 de julio de 2015

En ese punto de la cronología empiezan las incertidumbres y todo un manto de dudas que incluyen la ausencia de cámaras de seguridad, el libro de reporte del shock room extraviado y las hojas de enfermería correspondientes a ese sábado arrancadas. Tras dos días de internación, donde la familia incluso se asesoró a través de dos médicos amigos que pudieron ingresar a evaluar la situación de salud de Alejandro, los Cohn solicitaron su traslado urgente al Hospital Italiano.

Mariano, cineasta reconocido por obras como “El hombre de al lado”, “El ciudadano ilustre” y “El encargado”, lo acompañó a su hermano cinco años menor en la ambulancia. Al arribar al centro de salud pasaron a revisarlo exhaustivamente. El informe fue aterrador: Alejandro tenía muerte cerebral y un conjunto de huesos rotos. La autopsia develaría que el cuerpo presentaba luxofractura de vértebra cervical con rotura de médula ósea, luxofractura de vértebra torácica, fractura de clavícula derecha y fractura de arcos laterales.

El lunes 29 de julio de 2015 a las 8 de la mañana se tomó la decisión de desconectar al joven de 35 años. La causa técnica del fallecimiento resultó ser la “encefalopatia hipoxico isquemica”. Sergio Gianassi, jefe de terapia intensiva del Hospital Italiano, inició una denuncia por “muerte dudosa” tras haber recibido a un paciente en esas condiciones. También Mario Cohn radicó una demanda penal al mes del fallecimiento de su hijo. Durante la instrucción, por otro lado, participó el Cuerpo Médico Forense de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo dictamen estableció que la causa del deceso había sido una hipoxia.

Hasta el momento, los nueve médicos intervinientes en los turnos del 27 y 28 de julio han permanecido en silencio. Se trata de Darío Campos, Martín Montagna, María Quiroga, Maximiliano Ragazzoli, Ana Sánchez, María Seijo, Carla Setti, Marcelo Toro Solano y Marina Vanesa Vogelin. La familia Cohn, por su parte, estará representada por el querellante Juan Carlos García Dietze. El juicio se llevará a cabo en la sala grande de audiencias del edificio ubicado en Ituzaingó 340, en pleno centro de San Isidro.