Lázaro Báez desestimó el pedido de prisión domiciliaria en Santa Cruz y reclamó su excarcelación

El empresario exigió quedar en libertad, lo que será resuelto hoy por el Tribunal Oral 4 de Comodoro Py. La defensa había solicitado en principio que él esté cerca de su familia en la provincia patagónica

Compartir
Compartir articulo
Lázaro Báez en el juicio oral por la "ruta del dinero K" (Gustavo Gavotti)
Lázaro Báez en el juicio oral por la "ruta del dinero K" (Gustavo Gavotti)

El empresario Lázaro Báez desistió del pedido de continuar su prisión domiciliaria en la provincia de Santa Cruz en la causa por la llamada “ruta del dinero K” en la que está condenado a 10 años prisión.

En su lugar, reclamó la excarcelación luego de pasar cerca de ocho años en prisión preventiva. El planteo será resuelto hoy el Tribunal Oral Federal 4 de Comodoro Py, informaron a Infobae fuentes judiciales.

La defensa de Báez había pedido a fin de año regresar a Santa Cruz para continuar su prisión domiciliaria porque allí, explicó, está toda su familia.

El empresario –que tiene dos condenas penales y atraviesa actualmente dos juicios orales y tiene otros pendientes– está preso desde 2016, primero en la cárcel federal de Ezeiza y luego en una vivienda en la provincia de Buenos Aires.

En Santa Cruz están sus cuatro hijos, entre ellos Martín, quien también está bajo prisión domiciliaria en una vivienda de Río Gallegos.

El trámite por su eventual regreso a Santa Cruz se estaba realizando con pedidos de informes ambientales y sociales pero ayer su defensa, a cargo del abogado Juan Martín Villanueva, se presentó ante el TOF 4 con un planteo en el que desestimó el cambio de prisión domiciliaria. La explicación fue “razones personales” de Báez.

Pero la defensa del empresario reclamó la excarcelación y que quede en libertad. Explicó que Báez lleva casi ocho años preso bajo prisión preventiva -sin condena firma- y que con la condena de 10 años ya está en condiciones de acceder a la libertad condicional.

Báez fue detenido el cinco de abril de 2016 por orden del juez federal Sebastián Casanello en la causa de la “ruta del dinero K” por lavado de dinero. Desde entonces y hasta julio de 2020 estuvo preso en la cárcel federal de Ezeiza. Luego le dieron la prisión domiciliaria en una vivienda de la provincia de Buenos Aires.

Así, Báez lleva casi ocho años de prisión preventiva –esto es sin condena firme- cuando la ley establece que el máximo son dos años prorrogables por uno más. Pero los tribunales justifican la detención del empresario en el cúmulo de causas, la trascendencia económica de esos expedientes y la posibilidad que eluda la justicia.

Los tribunales de Comodoro Py donde Báez fue condenado y atraviesa sus restantes causas (Franco Fafasuli)
Los tribunales de Comodoro Py donde Báez fue condenado y atraviesa sus restantes causas (Franco Fafasuli)

Báez tiene dos condenas. La primera la recibió en febrero de 2021 cuando el Tribunal Oral Federal 4 lo condenó a 12 años de prisión por lavado de dinero. También fueron condenados sus cuatro hijos y el arrepentido Leonardo Fariña, entre otros. La Cámara Federal de Casación Penal confirmó la condena pero redujo la pena a 10 años y absolvió a sus dos hijas.

Báez recibió la segunda condena en diciembre del 2022 a seis años de prisión por las obras públicas que recibió para la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015 durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. En ese juicio la ex presidenta también fue condenada a seis años de prisión. Ese veredicto comenzó a ser revisado esta semana por la Cámara Federal de Casación y la Fiscalía pidió que Cristina Kirchner y Báez sean condenados a 12 años de prisión.

El empresario enfrenta actualmente dos juicios orales en paralelo. Uno es un presunto caso de lavado de dinero en la compra del campo “El Entrevero” en Uruguay. El caso está cargo del el Tribunal Oral Federal 4 de Comodoro Py. El juicio está en la etapa final de testigo y la expectativa es que el 11 de abril comiencen los alegatos. El segundo proceso se inicio la semana pasada en la justicia federal de Chacho por el presunto uso de facturas falsas que habría utilizado “Sucesores de Adelmo Biancalani”, constructora del empresario.

El camino judicial de Báez no termina ahí. Tiene pendiente de inicio otro juicio, en esta ocasión por diversas irregularidades en MyP S.A, otra de sus empresas.