Atentado a Cristina Kirchner: Brenda Uliarte echó a su abogado, Carlos Telleldín, y dijo que se siente abandonada

La detenida por el ataque a la ex presidenta envió una carta al tribunal. El reconocido letrado había reportado episodios de autolesiones. Ahora se le asignará un defensor oficial

Compartir
Compartir articulo
Brenda Uliarte, junto a Carlos Telleldin quien fue su abogado en la causa de CFK desde que la causa estuvo por elevar a juicio oral hasta ahora (Maximiliano Luna)
Brenda Uliarte, junto a Carlos Telleldin quien fue su abogado en la causa de CFK desde que la causa estuvo por elevar a juicio oral hasta ahora (Maximiliano Luna)

Brenda Uliarte, acusada de haber intentado matar a Cristina Kirchner junto a su novio Fernando Sabag Montiel, decidió sorpresivamente enviar una carta al Tribunal Oral Federal 6: a través de un manuscrito desde el penal de la cárcel de Ezeiza, en donde está presa y aislada, la joven renunció a ser defendida por el abogado Carlos Telleldín. Dijo que se sentía abandonada. A partir de ahora, el tribunal, que prepara el futuro juicio por el atentado, le asignará un defensor oficial.

“Quien suscribe por derecho propio, la interna Uliarte Brenda (...) vengo en legal tiempo y forma a solicitar por derecho propio y haciendo uso de mi derecho por razones que paso a exponer a continuación: hago presente en el día de hoy 20 de febrero del corriente año que desisto de mi defensor particular Carlos Telleldín por motivos (sic) me encuentro abandonada por la Justicia y defensa, por razones de su cumplimiento hacia mi persona, por todo lo expuesto solicito un nuevo defensor”, dice la misiva enviada a los tribunales de Comodoro Py 2002 a la que accedió Infobae.

“Solicito se me notifique en mi lugar de alojamiento toda resolución adoptada y quedando a la espera de una pronta y favorable respuesta a mi persona”, agrega la carta firmada por la joven detenida.

La carta en la que Brenda Uliarte renuncia a ser defendida por Carlos Telleldín (Infobae)
La carta en la que Brenda Uliarte renuncia a ser defendida por Carlos Telleldín (Infobae)

Luego de que la misiva llegara a tribunales, el abogado Telleldín le dijo a Infobae que la joven “no está bien” y presentaba conductas de autolesiones. Así lo había reportado hace unos días ante el tribunal oral para que fuera visita por psicólogos.

Aislada desde que llegó al penal de Ezeiza, Uliarte se encuentra permanente en soledad, al igual que los otros implicados en esta causa: Fernando Sabag Montiel y Nicolás Carrizo. La monitorean el personal del Servicio Penitenciario Federal. En algunas visitas ha asegurado que otras presas la hostigan, pero no ha tenido contacto con nadie.

El atentado ocurrió la noche del 1° de septiembre de 2022. Cristina Kirchner llegaba a su casa, en la esquina de Montevideo y Juncal en el barrio porteño de Recoleta. Allí la esperaban, como desde el día en que el fiscal Diego Luciani pidió su condena a 12 años de prisión por asociación ilícita y defraudación al Estado en la causa Vialidad, un nutrido grupo de militantes para saludarla.

Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolas Carrizo, los acusados en el juicio oral por el atentado a Cristina Kirchner
Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolas Carrizo, los acusados en el juicio oral por el atentado a Cristina Kirchner

Sabag Montiel también estaba allí. Se acercó y le apuntó en la cara con una Bersa calibre .32, que gatilló al menos una vez. La bala no salió porque no estaba cargada en la recámara. Terminó atrapado por militantes, sin que la custodia de Cristina Kirchner ni ella misma se dieran cuenta de lo que había pasado.

Brenda Uliarte fue detenida el 4 de septiembre. En las horas previas había aparecido por televisión junto al jefe de los copitos, Nicolás Gabriel Carrizo, también detenido, para decir que no tenían nada que ver. Según se desprende del análisis de su celular, la joven tenía un plan para matar a CFK desde hacía varios meses. “Hoy me convierto en San Martín, voy a mandar a matar a Cristina”, le había dicho a su amiga Agustina Díaz.

La joven había conocido una repentina notoriedad días antes del atentado de CFK: había dado distintas notas a Crónica TV criticando a los beneficiarios de planes sociales. En sus diálogos también se supo su participación en una marcha a Casa de Gobierno que había organizado Revolución Federal y de su obsesión por Eduardo Miguel Prestofelippo, conocido como “El Presto”, un youtuber vinculado a la militancia libertaria, anticuarentena y antikirchnerista y que fue denunciado por amenazar en redes sociales a la vicepresidenta. Habían pasado una noche juntos y ella hasta pensaba en hackearle el teléfono.

Al ser detenida, su familia también dio a conocer su historia: había sido abusada de niña y, en pandemia, un bebé se le había muerto a pocos días de nacer por un problema respiratorio. Estaba distanciada de su padre, que simpatizaba con las ideas kirchneristas.

Brenda Uliarte, el día de su detención
Brenda Uliarte, el día de su detención

En la primera parte de la causa, Uliarte fue asesorada por el defensor oficial Gustavo Kollman. Mientras Sabag Montiel aseguraba que su novia no tenía nada que ver con el ataque, la joven eligió el silencio. En los estudios que impulsó la fiscalía para hacer un perfil criminológico de los acusados, Brenda, a diferencia de Sabag, no quiso colaborar demasiado con los peritos. Contestaba poco, estaba reticente, señalaron las fuentes. De lo poco que dijo los expertos entendieron que está atravesando un cuadro depresivo. Sabag en cambio dijo: “El acto fue simple. Es más simple de lo que todos creen: no me dijo nadie. No tiene tanta mística, yo estoy muy tranquilo ahora”.

Pero a inicios de junio del 2023, todo cambió: Brenda recibió un prisión un llamado telefónico que le avisaba que la iban a trasladar desde la cárcel hacia los tribunales federales de San Martín. Iba a volver a verse otra vez con Sabag Montiel. Juntos tenían que enfrentar un juicio oral por la tenencia de un DNI ajeno en el departamento que compartían cuando fue el ataque. La joven cortó el teléfono y desde ahí se dirigió al patio del pabellón 8 de la cárcel de Ezeiza. Estaba exaltada. Comenzó a gritar con furia y zamarrear el caño de ducha del patio. Hubo que calmarla.

El Servicio Penitenciario Federal dispuso una entrevista con psicólogos, realizada al día siguiente. Brenda aceptó en principio hablar. Era la primera vez que aceptaba un contacto. Explicó que sintió ira porque iba a ver a su pareja. Pero en medio de la entrevista algo pasó. Tuvo un cambio de discurso. Comenzó a manifestar que oía voces y mostró “ideas paranoides persecutorias” sobre la causa judicial. Desde allí, todos fueron monosílabos. De la entrevista, el SPF diagnosticó que la joven sufre un “leve retraso mental”, revelaron a Infobae fuentes de la investigación.

El momento del ataque
El momento del ataque

Después de ese episodio, la joven anunció que cambiaba de defensa. Sin un intercambio personal, Brenda renunció a la defensa oficial y nombró a Telleldín. El ex preso por la causa AMIA ya había sido sondeado desde el comienzo del caso por el padre de la joven. Por esas horas, a contramarcha de los reclamos de Cristina Kirchner como querellante, el fiscal Carlos Rívolo y la jueza María Eugenia Capuchetti mandaron el gran tramo de la causa a juicio oral.

Telleldín la representó en el juicio oral que se hizo en San Martín donde fue condenada junto a Sabag Montiel a un año de prisión en suspenso. Al ser interrogada por la fiscalía, la joven contó de qué vivía. “Era un trabajo de fines de semana... Eran cada día 100 mil pesos”. “¿Cómo?”, disparó el fiscal Carlos Cearras para ver si había entendido bien. “100 mil pesos”, repitió.

En septiembre pasado, ya asesorada por Telleldín en la causa por el atentado, Brenda envió un escrito al tribunal oral que pretendió tener el valor de una indagatoria en donde daba una versión nueva de los hechos: dijo que nunca creyó que su ex pareja fuera a concretar el ataque y que incluso ella intentó frenarlo pero no pudo. Describió además a Sabag Montiel como un golpeador y manipulador, y lo vinculó a la agrupación Revolución Federal y al diputado del PRO Gerardo Milman, apuntado en la llamada “pista Casablanca”.

“Yo no sé por qué ‘Nando’ hizo esto, pero sí sé que él no es capaz de organizar y hacer todo esto solo. Claramente alguien está atrás. Yo nunca vi a Milman pero decían que le pagaba a varias personas para que participaran en manifestaciones y con ello generar disturbios y violencia alrededor de la residencia de Cristina Kirchner. A ver. Yo no digo que financiaron el atentado pero sí financiaban para agitar y armar quilombo. Y (el jefe de los copitos preso Nicolás) Carrizo sabe todo eso, pero él va a cubrir a ‘Nando’ porque no quiere tener quilombos con los de arriba, saben que hay peso pesados”, afirmó.

El abogado Carlos Telleldín
El abogado Carlos Telleldín

Ahora, Brenda decidió renunciar a la representación de Telleldín. La noticia llega cuando el Tribunal Oral Federal 6 se encuentra analizando los planteos que hizo la fiscalía, la querella y los acusados sobre la prueba que se debatirá en el futuro juicio oral.

Tal como reveló Infobae hace dos semanas, tanto la querella de Cristina Kirchner como la fiscal Gabriela Baigún coincidieron en apuntar a que se profundice y se lleve a ese juicio las pistas contra el diputado del PRO Gerardo Milman y contra Revolución Federal, dos aspectos que no formaron parte de la elevación a juicio. Lo de Milman, porque aún se investiga en instrucción. Lo de Revolución Federal, porque es parte de otra causa al no acreditarse conexión directa con el ataque. La fiscal incluso pidió citar a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

La defensa de Fernando Sabag Montiel hizo foco en los peritajes psiquiátricos. La defensa oficial a cargo de Fernanda López Puleiro busca saber quién analizó que era imputable. Por eso también reclamó escuchar a los peritos de parte de la defensa oficial que lo entrevistaron durante todo este tiempo, y a los peritos balísticos: el arma estaba cargada pero el tiro no salió porque no había bala en la recámara. También pidió otras publicaciones: la de los expertos que, después del intento de homicidio, hablaban del “discurso del odio” y el documental de La Cámpora a un año del ataque llamado”La bala que no salió y el fallo que sí saldrá”.

Brenda Uliarte, su ex pareja también acusada, solicitó testigos. Pero llamó la atención que incluyera en esa lista a Carrizo y a Sabag, que son acusados. También Brenda quieren que declaren las secretarias de Milman en el debate. Carrizo, el jefe de los “copitos” que está acusado de ser partícipe secundario del atentado, pidió pruebas, testimonios y que se lo someta a la prueba de la verdad: reclama que se le haga una pericia con uno de los equipos polígrafos que adquirió el Ministerio de Seguridad. Según subrayó su abogado Gastón Marano, “resulta la única técnica de evaluación forense de la credibilidad que cuenta con trayectoria empírica e investigativa ampliamente verificable” y aparece como la mejor prueba para demostrar que su cliente dice la verdad cuando sostiene que no participó en el ataque.