Mica Viciconte y Fabián Cubero en México con ganas de agrandar la familia
Mica Viciconte y Fabián Cubero en México con ganas de agrandar la familia

Mica Viciconte (29) y Fabián Cubero (39) acaban de llegar de una especie de luna de miel en la Riviera Maya, México. A casi nueve meses de haber iniciado su relación se animan a hablar de matrimonio.

–Durante esta especie de luna de miel, ¿ya hablaron entre ustedes de casamiento?

F: Sí, no le tenemos temor a nada porque estamos enamorados. En el futuro me casaría y tendría otro hijo porque soy joven y sigo apostando al amor.
M: Te aclaro que todavía no me imagino casándome. Pero el día que lo haga, les juro que me voy a poner un vestido blanco.

Mica Viciconte y Fabián Cubero en México
Mica Viciconte y Fabián Cubero en México

–¿Y pensaron en el nombre de sus futuros chicos?

F: Yo sé que Mica quiere tener hijos, y a mí gustaría tener otro. Lo nuestro va bien, pero hay que ir despacio. Después de de una relación de diez años y de tener tres hijas, me tomé un tiempo para estar solo y salir adelante. Ahora estoy con la cabeza abierta, y apuesto por este amor. Además Mica es una mujer preciosa que el destino me regaló.
M: Hoy disfrutamos el presente y por ahora priorizo mi trabajo. No hay planes inmediatos de hijos y mucho menos fantaseamos con nombres.
F: Mica tiene unos códigos tremendos y es una persona en la que se puede confiar. Además la relación que pegó con mis hijas fue clave para seguir para adelante. Las quiere mucho y las nenas también a ella.

–¿Ya hubo presentación familiar?

F: Mica conoce a mis padres porque yo hice un asado en mi departamento para presentárselos, y ellos pegaron muy buena onda, además se sienten identificados porque ella es una chica de barrio, muy sencilla y no tiene problema con la comida.

–¿Y vos Mica?

M: Mi familia aun no la conoció porque están en Mar del Plata, y no logramos combinar.
F: Perdón, pero a tu papá lo encontré una vez en Combate, y a tu mamá la vi un ratito en Mar del Plata cuando me pediste que le lleve unas cosas. Pero a tus hermanos aún no los conozco. Sé que Lara es profesora de Educación Física y que Diego es policía. A él seguro que lo veré porque le voy a llevar el perrito que le compraste. Siento que poco a poco vamos formando una gran familia.

Por Pablo Procopio

Fotos gentileza Manuel Cappelari