Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Pampita compartió en su cuenta personal de Instagram un texto desgarrador de la psicóloga Lorena Pronsky en que habla de una mujer  que está "rota" por una pérdida.

Es imposible leerlo y no vincularlo con la trágica muerte de su hija Blanca Vicuña en 2012, a los los 7 años.

El posteo de Pampita en Instagram.
El posteo de Pampita en Instagram.

"Me gusta porque no se le nota que está rota. Me contagia esa idea de que se puede seguir a pesar de tener un corazón despedazado. Yo sé que así lo tiene. Le falta una pieza de esas que nunca más va a encontrar. Ella va a vivir sin una parte para siempre. Con un corazón desarmado que nunca va a armarse de nuevo. Pero ella se para igual. Se para y no se le nota que renguea. Sigue. Sigue jugando con esas piezas que le quedan, sabiendo que nunca más va a volver a tener el rompecabezas armado arriba de la mesa", inicia el texto publicado por Pampita.

Pampita y la pequeña Blanca. (Foto Instagram)
Pampita y la pequeña Blanca. (Foto Instagram)

El mensaje continúa:"Ella sigue caminando con ese vacío incrustado en el pecho. Sigue jugando con lo que le queda. Guarda el dolor de la pieza que le falta para otro momento. Ella se sigue parando. No está sanada. No va a sanar. Lo sabe. Pero se para con esa fortaleza del que sabe que así es la vida. Ella ya entendió todo. Sabe que perdió la batalla. Lo sabe. Pero se ríe. Y a veces disfruta. Contagia la idea de que se puede. Que, aún rota, se puede si se quiere. Ella perdió justo lo que no tenía que perder. De todas las cosas posibles justo ésa no tenía que perder. Y la perdió. Y le duele en el pecho y en la garganta. Extraña.

Sabe que perdió la batalla. Lo sabe. Pero se ríe. Y a veces disfruta. Contagia la idea de que se puede. Que, aún rota, se puede si se quiere

"No se agarra de nada que la distraiga de la verdad de saber que no está y que no va a volver. Pero ella sigue. A veces tropieza, pero ella cree que tropezar mirando al cielo siempre compensa.Y sigue. No tiembla. Y entonces a mí, me gusta esa sonrisa en su cara . Me hace pensar que se puede. Me gusta ver que sigue con lo que tiene. Que no busca reemplazos. Me gusta verla porque me planta una evidencia que me cuesta asumir. Sí. La gente rota puede seguir su curso. Pueden ser felices. Ella es feliz. Las sonrisas no mienten. La mirada tampoco. Ella es feliz. Y está hecha pelota. No es careta. No es valiente. Es simplemente una chica que, rota, camina igual", finaliza.

SEGUÍ LEYENDO: