Chris Hemsworth (34) derrocha simpatía en medio del set de Thor Ragnarok, la tercera parte de la saga de Marvel y Disney. El film costó 200 millones de dólares y se estrenará en la Argentina el 26 de octubre, pero esto no le impide a su protagonista confesar "De chico mi superhéroe favorito era Superman"

Espiamos un día en la filmación en Brisbane (Queensland) y además de charlar con ¿el Dios del Trueno: también lo hicimos con Cate Blanchett, la doble ganadora del Oscar.

El día comienza temprano, a las 8 am. Somos trece periodistas de doce países (Alemania, Argentina, Reino Unido por dos, Italia, Francia, Malasia, México, España, Brasil, Indonesia, Corea y Rusia) que ingresamos a los estudios Village Roadshow, un imponente sitio de Queensland, Australia, pegado al parque temático Warner Bros Movie World. Hace un par de semanas, por estas latitudes Johnny Depp terminaba con el rodaje de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar; y en cuestión de horas estará aterrizando Jason Momoa, con su versión de Aquaman.

Claro, nuestro destino puntual se llama Gold Coast y está ubicado en la zona de Broadbeach, un lugar al que muchos llaman "la Miami australiana" debido a sus imponentes playas (ideales para surfear) de agua cristalina y arenas blancas. Aquí comienza todo…

EL PLANETA ASGARD. El ingreso al set es estricto. Un ejecutivo del lugar nos saluda enfatizando "no pictures". Exigencia sin excepciones a lo largo del día. Como equilibrio, un fotógrafo a nuestra disposición se encargará de ilustrar cada instante con una mega máquina fotográfica digna de Marvel. Además, debemos firmar un contrato de confidencialidad y pegarnos al pecho una etiqueta con el nombre del filme y los estudios, que no podremos quitarnos hasta la retirada.

Por si fuera poco, nos sumarán un sticker en el celular, para que no podamos usar el teléfono como grabador. Tras cumplir tales exigencias, la cobertura comenzará por el Departamento de Arte, cuyas paredes se encuentran cubiertas de bosquejos y storyboards de los personajes principales de Thor Ragnarok, tercera parte de la taquillera franquicia de Marvel, que llegará a nuestros cines el jueves 26 de octubre. Entonces, avanzamos hacia uno de los decorados más importantes: de pronto se alza ante nosotros nada menos que Asgard, el hogar del Dios del Trueno

LA MAYOR SORPRESA. Después de recorrer cada rincón de Asgard y mostrarnos los trajes de los talentos, se hace un alto para el almuerzo. Hasta aquí no hemos visto nada del rodaje; la expectativa crece…

Sin embargo, un nuevo espectáculo llega a nuestros ojos: cientos de extras almuerzan comidas e infusiones de toda clase… ¡sin sacarse su indumentaria de ficción! Pero esa llamativa imagen va a quedar en el olvido en cuestión de segundos…

Es que en el otro extremo del comedor aparece Cate Blanchett, dentro de un pulóver de hilo con fantasías color rosa. "A ella no le tocaba filmar hoy, pero vino porque quería conocerlos", cuenta uno de los publicistas. "Perdón, tengo la boca llena", rompe el hielo la diva –nacida un 14 de mayo de 1969 en Melbourne, Australia–, que llega comiendo maníes. "Adoro este rol. Mi personaje de Hela, regente del inframundo, tiene ribetes de crueldad muy marcados. Me encuentro maravillada con mi primer desafío en Marvel", le confiesa a GENTE la ganadora de dos Oscar: a Actriz de Reparto en 2004, por El aviador, y a Mejor Actriz en 2013, por Blue Jasmine.

"¿Dónde guardo las estatuillas? En ningún lado en especial, porque estamos mudándonos constantemente", cuenta la actriz, casada hace dos décadas con el dramaturgo australiano Andrew Upton, padre de sus cuatro hijos.

ÍDOLOS: SUPERMAN y COCODRILO DUNDEE. La tarde promedia y ahora sí llega el momento de presenciar lo que vinimos a buscar. Un inmenso plató, equivalente a dos canchas de fútbol, nos da la bienvenida como observadores privilegiados. Y allí están Thor, Valkyrie, Loki y Hulk. El último, encarnado por Taika Waititi, el director que reemplaza a Mark Ruffalo, ausente con aviso.

Entonces se repiten varias veces las mismas tomas de lucha, en lo que entendemos podría tratarse de una de las escenas finales. Atrás, extras que salen por los costados, sin un destino fijo. Acto seguido y en un intervalo del rodaje, surge nada menos que el protagonista de la película –otra vez en el comedor–, Chris Hemsworth, también australiano y aún caracterizado con una herida en su ojo. Como si fuera poco, el tipo llega derrochando simpatía:

"¿Ya usaron mi martillo, el Mjolnir, que sólo puede ser levantado por los dignos?", pregunta desde unas botas que convierten sus 192 centímetros de altura en dos metros. Allí, el actor de 34 años (también australiano, casado con la española Elsa Pataky, con quien tuvo dos nenas y un nene) conversa con GENTE.

–¿Nota diferencias entre las dos primeras películas de Thor y ésta?
–Sí, se le ha querido dar un toque más descansado al personaje. En Ragnarok, que es la batalla del fin del mundo, aumentó el humor de Thor y el público lo va a disfrutar.

–¿Cómo se preparó físicamente?
–Recuerdo que para la primera tuve que entrenar muchísimo y comer un montón. Pero, la verdad, para ésta no me preparé especialmente (toma un sorbo de agua). Soy muy coherente y estricto en las dietas. Mucha proteína limpia, verduras, pequeñas porciones de carbohidratos y un programa de entrenamiento son mi clave.

–Por algo puede levantar con tanta facilidad ese martillo pesado.
–¿Viste lo que pesa?

–No tiene nada que envidiarle a Superman.
–Bueno, él fue mi superhéroe de chico.

–¿En serio?
–Sí. Aunque antes de él, te lo aseguro, era fan de Cocodrilo Dundee.

–¿De las dos partes?
–¡Nooo! (dice en tono exagerado)… Sólo de la primera (lanza una carcajada).

–¿Seis años después duele más ponerse en la piel del Dios del Trueno?
–Lo que comienzas a notar con la edad es que las articulaciones y otras partes de tu cuerpo se resienten. Empiezas a decir: "Antes no me dolía nada cuando levantaba este peso".

–En esta tercera entrega se le dio todo: hasta filmó en su país…
–Les pregunté a los chicos de Marvel si podíamos rodar en Australia y me dijeron que iban a intentarlo. Estar de nuevo en casa durante más de dos semanas es fantástico. Ha sido uno de los mejores rodajes de los que he formado parte. Hay familiaridad, el clima está buenísimo… ¡y puedo dormir en mi propia cama!

–Pensar que estuvo a punto de perder el protagónico a manos de su hermano… (Liam, ex novio de Miley Cyrus)
–Sí… ¡Habría sido una gran frustración! Está bien que quedaba en familia, pero no podía perder con mi hermano menor.

Por Carlos Alberto Boghossian. Fotos: Marvel Studios.

LEA MÁS: