Qué pasa si comes papaya todos los días

Es una fruta que destaca por sus nutrientes, por promover una buena digestión y ayudar a la pérdida de peso

Guardar

Nuevo

Un plato con trozos de papaya  en una mesa (Freepik)
Un plato con trozos de papaya en una mesa (Freepik)

La papaya es una fruta tropical apreciada no solo por su sabor dulce y exótico, sino también por sus numerosos beneficios para la salud. Esta fruta está repleta de nutrientes esenciales, antioxidantes, y compuestos bioactivos que contribuyen a la mejora de diversas funciones corporales, tal y como recoge la Fundación Española de Nutrición (FEN). Por ello, algunas personas deciden incorporar esta fruta en su dieta diaria.

La papaya es una fuente excepcional de nutrientes esenciales. Una porción de esta fruta proporciona una cantidad significativa de vitaminas A, C y E, así como ácido fólico y fibra dietética. La vitamina C es especialmente abundante, con una sola taza de papaya cubriendo más del 100% de la ingesta diaria recomendada. Además, contiene minerales como el magnesio, el potasio y el calcio. Estos nutrientes son fundamentales para el buen funcionamiento del organismo, apoyando la visión, el sistema inmunológico, la salud ósea y el equilibrio electrolítico.

Los antioxidantes presentes en la papaya, como las vitaminas C y E, los carotenoides (especialmente el betacaroteno y la licopeno), y flavonoides, juegan un papel crucial en la protección del cuerpo contra el daño oxidativo. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, que son moléculas inestables que pueden causar daño celular y contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Por ello, consumir esta fruta regularmente puede ayudar a reducir el estrés oxidativo en el cuerpo y mejorar la salud general.

La papaya es famosa por sus beneficios digestivos, pues contiene una enzima llamada papaína, que facilita la digestión de las proteínas. Esta enzima es particularmente útil para las personas con problemas digestivos como el síndrome del intestino irritable y la indigestión. Además, la papaya es rica en fibra dietética, que ayuda a regular el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento. La fibra también promueve un microbioma intestinal saludable, lo cual es esencial para la digestión y la absorción de nutrientes.

Por otra parte, comer papaya puede beneficiar la salud cardiovascular de varias maneras. Primero, su alta concentración de antioxidantes ayuda a prevenir la oxidación del colesterol LDL (o colesterol “malo”), reduciendo así el riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardíacas. Además, contiene fibra, potasio y vitaminas que son esenciales para mantener una presión arterial saludable y una función cardíaca óptima. El potasio, en particular, ayuda a regular la presión arterial al contrarrestar los efectos del sodio y relajar las paredes de los vasos sanguíneos.

También puedes seguirnos en nuestro canal de WhatsApp y en Facebook

5 recetas con melocotón, la fruta que protege tu piel, reduce el colesterol y combate el estreñimiento.

La papaya es beneficiosa para la salud de la piel debido a su alto contenido de vitaminas A y C, que son esenciales para el mantenimiento y la reparación de los tejidos de la piel. La vitamina C, en particular, es crucial para la producción de colágeno, una proteína que mantiene la piel firme y elástica. Además, los antioxidantes en la papaya ayudan a proteger la piel contra el daño de los rayos UV y otros factores ambientales. La papaína también tiene propiedades exfoliantes, ayudando a eliminar las células muertas de la piel y promoviendo una piel más suave y brillante.

La papaya puede ser una adición valiosa a una dieta de pérdida de peso, pues es baja en calorías y alta en fibra, lo que ayuda a sentirse saciado por más tiempo y reduce la ingesta total de calorías. La fibra también ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, evitando picos de hambre y antojos. Además, su contenido de agua (alrededor del 88%) ayuda a mantener la hidratación y a promover una digestión saludable, ambos factores importantes en la gestión del peso.

Guardar

Nuevo