Qué es la enfermedad piel de mariposa, el trastorno genético que provoca heridas abiertas en el cuerpo

Se trata de una enfermedad rara e incurable cuyo tratamiento se basa en aliviar los síntomas y prevenir complicaciones

Compartir
Compartir articulo
Un paciente de piel de mariposa frente al Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla (Europa Press)
Un paciente de piel de mariposa frente al Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla (Europa Press)

La enfermedad piel de mariposa, también conocida como epidermólisis bullosa (EB), es un grupo de trastornos genéticos raros y hereditarios que afectan la piel y, en algunos casos, las membranas mucosas. Esta enfermedad se caracteriza por la extrema fragilidad de la piel, lo que provoca ampollas y heridas con facilidad ante el más mínimo roce o presión. La denominación “piel de mariposa” se debe a la fragilidad de la piel, similar a las alas de una mariposa.

Existen varios tipos de epidermólisis bullosa, clasificados según la capa de la piel afectada y la gravedad de los síntomas. Los principales tipos son: epidermólisis bullosa simple, epidermólisis bullosa juntural y epidermólisis bullosa distrófica. Cada tipo presenta sus propias características clínicas y complicaciones asociadas.

Te puede interesar: ¿Es posible prevenir las varices? Estas son las vitaminas que mejoran la circulación sanguínea

Los síntomas más comunes de la enfermedad piel de mariposa incluyen ampollas en la piel, erosiones cutáneas, cicatrices, deformidades en las uñas, estenosis esofágica (estrechamiento del esófago) en algunos casos, entre otros. Estos síntomas pueden variar en severidad dependiendo del tipo de EB y pueden causar dolor, infecciones recurrentes e incluso complicaciones graves.

Diagnóstico y tratamiento de la piel de mariposa

El diagnóstico de la epidermólisis bullosa se realiza a través de pruebas genéticas y análisis clínicos que permiten identificar el tipo específico de EB presente en el paciente. Es fundamental contar con un equipo médico multidisciplinario para el manejo integral de esta enfermedad, que incluya dermatólogos, pediatras, genetistas, especialistas en cuidados de heridas, entre otros profesionales.

Una niña afectada por la enfermedad de piel de mariposa  (Europa Press)
Una niña afectada por la enfermedad de piel de mariposa (Europa Press)

El tratamiento de la enfermedad piel de mariposa se centra en aliviar los síntomas, prevenir complicaciones y mejorar la calidad de vida del paciente. No existe cura para la EB, por lo que el manejo se basa en cuidados paliativos y preventivos. Entre las medidas terapéuticas se incluyen el uso de apósitos especiales para proteger la piel, cremas emolientes para mantenerla hidratada, analgésicos para controlar el dolor y antibióticos en caso de infecciones.

Te puede interesar: El ADN del pelo de Beethoven revela la verdadera causa de su muerte 200 años después

Además del tratamiento médico convencional, es importante brindar apoyo psicológico y social tanto al paciente como a su familia, pues la epidermólisis bullosa tiene un impacto significativo en la calidad de vida debido a las limitaciones físicas y emocionales que conlleva. Es fundamental contar con un entorno comprensivo y empático que favorezca el bienestar integral del paciente.

La investigación científica sobre la epidermólisis bullosa ha avanzado significativamente en los últimos años, con el desarrollo de terapias génicas y celulares prometedoras que podrían ofrecer nuevas alternativas terapéuticas en el futuro. Estos avances brindan esperanza a los pacientes con EB y sus familias, abriendo nuevas posibilidades para mejorar el pronóstico y calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad rara.

La enfermedad de piel de mariposa en España

En España, la enfermedad piel de mariposa afecta aproximadamente a 500 personas. La prevalencia estimada de la enfermedad es de 10 personas afectadas por cada millón de habitantes en el país. La Asociación DEBRA-PIEL DE MARIPOSA es una entidad sin ánimo de lucro que brinda apoyo a las personas con esta enfermedad y a sus familias.

Recientemente, se han designado Centros de Referencia en España para el tratamiento de la Epidermólisis bullosa, siendo el Hospital Universitario La Paz en Madrid y el Hospital Sant Joan de Déu-Clínic Barcelona los primeros reconocidos oficialmente en 2017. Estos centros ofrecen atención especializada y multidisciplinaria para mejorar la calidad de vida de los afectados por esta enfermedad rara e incurable.