Cómo impactan los cambios en el Paquete Fiscal al objetivo de déficit cero del Gobierno

Más allá de la Ley Bases, la aprobación de medidas tributarias por parte del Senado resultaba fundamental para el gobierno en términos de recaudación y levantamiento del cepo. Algunas de las principales fueron rechazadas en particular

Guardar

Nuevo

El paquete fiscal volverá a Diputados y se deberá votar por aceptar las modificaciones o insistir con el texto original (REUTERS/Mariana Nedelcu)
El paquete fiscal volverá a Diputados y se deberá votar por aceptar las modificaciones o insistir con el texto original (REUTERS/Mariana Nedelcu)

El Senado introdujo varios cambios en el Paquete Fiscal, clave para sostener el innegociable superávit del gobierno. Entre ellos, en el tratamiento en particular luego de la aprobación en general del texto, se rechazó la reversión del Impuesto a las Ganancias y las modificaciones en Bienes Personales.

La derrota del gobierno más importante en términos de recaudación fue el rechazo a la reversión del impuesto a las Ganancias. Esta implicaba el restablecimiento de la cuarta categoría para los trabajadores en relación de dependencia a niveles similares a los que regían el año pasado antes de la baja impulsada por el ex ministro de Economía, Sergio Massa. El artículo fue rechazado por 41 votos contra 31.

De esta manera, por el momento, no habrá modificaciones en la ley sancionada en septiembre pasado. Aquella norma eximió del impuesto a 800.000 asalariados y estableció un mínimo no imponible para trabajadores y jubilados de 15 salarios mínimos vitales y móviles (en la actualidad $3.514.725 de salario bruto).

El Gobierno planeaba aumentar la recaudación en 0,5% del PBI e incrementar la coparticipación a las provincias con esos fondos. De todas maneras, ese porcentaje se fue reduciendo con las distintas modificaciones que hizo el Poder Legislativo: el texto aprobado en Diputados reducía la recaudación estimada a 0,43% del producto y el que llegó al Senado a 0,41%, según el informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Ahora se rechazó en su totalidad en la votación en particular.

No obstante, el proyecto volverá a Diputados y se deberá votar por aceptar las modificaciones o insistir con el texto original. Dado que los rechazos se lograron con mayoría simple, a la Cámara Baja no le costaría mucho imponer la redacción original y poner a regir el nuevo esquema de Ganancias.

Por el momento, no hay modificaciones en la ley de Ganancias sancionada en septiembre pasado (Télam)
Por el momento, no hay modificaciones en la ley de Ganancias sancionada en septiembre pasado (Télam)

El economista Gabriel Caamaño detalló que los senadores rechazaron la única suba de impuestos propiamente dicha, que implicaba más recursos tanto para Nación como para las provincias. “Sin Ganancias el paquete fiscal está bastante rengo. El Gobierno tendrá que buscar la manera de insistir en Diputados y mantener las iniciativas”, afirmó.

El especialista explicó que no está tanto en riesgo el superávit fiscal sino que incrementa la dependencia al Impuesto PAIS, lo que es un paso indispensable para levantar el cepo cambiario. De por sí, es probable que en junio haya déficit fiscal por el pago de aguinaldos, agregó.

Al respecto, el ministro de Economía Luis Caputo había asegurado en ExpoEFI este miércoles que si se aprobaba la ley Bases bajaría la alícuota del impuesto PAIS para las importaciones desde 17,5% a 7,5 por ciento, es decir, retrotraería el aumento que había aplicado.

Otro punto es que el Senado rechazó en su totalidad cambios en Bienes Personales y uno de los artículos del capítulo preveía un programa de beneficios para pagos adelantados. Este último punto, en principio, aumentaba la recaudación en el corto plazo dependiendo del nivel de adhesión que encontrara

Por su parte, el economista Nadin Argañaraz. explicó: “El análisis de impacto fiscal del paquete aprobado en el Senado debe hacerse integralmente y comparando la situación con aprobación versus la situación sin aprobación. Con la aprobación, el Gobierno obtiene la posibilidad de la moratoria y de la regularización de activos, lo que seguramente va a generar, entre otros objetivos, un ingreso fiscal neto tanto para la Nación como para las provincias. Con la desaprobación, el gobierno nacional y las provincias resignarían la posibilidad de tener un aumento anual de ingresos del orden de 0,4% del PBI, un 0,24% para provincias y CABA y un 0,16% para Nación”.

Argañaraz: “El gobierno nacional y las provincias resignarían la posibilidad de tener un aumento anual de ingresos del orden de 0,4% del PBI, un 0,24% para provincias y CABA y un 0,16% para Nación”

“Desde el punto de vista de los ingresos fiscales potenciales, lo ideal para Nación y Provincias era que el paquete fiscal se apruebe completo. La realidad es que tuvo una aprobación parcial, con menores ingresos potenciales. Dado que en mayo la recaudación de Ganancias, debido al aumento de ingresos de capital originados en la devaluación del peso de diciembre, tuvo un salto extraordinario del orden del 0,4% del PBI, el impacto de esta sanción del Senado llega en una situación muy distinta a la que se tendría sin esta recaudación extra. Se podría decir que la Nación y las provincias resignan por ahora, un ingreso anual extra de 0,4% del PBI, prácticamente igual al ingreso extra que tuvo este año mayo por la liquidación de ganancias de balances de empresas que cerraron el 31 de diciembre”, agregó.

Pero eso es lo que está en juego. El sentimiento, compartido por inversores que toman posiciones e impulsan las cotizaciones de acciones y bonos, es que los contratiempos sufridos en el recinto por el capítulo de Ganancias no son difíciles de superar.

“En nuestra opinión, cualquier acuerdo que haya alcanzado el Gobierno con los Senadores para aceptar los cambios incluidos en el Proyecto de Ley no se extiende al Impuesto a las Ganancias, al Impuesto al a los Bienes Personales u otras modificaciones introducidas en el pleno del Senado, abriendo las puertas para que el Gobierno trate de revertir el proyecto de ley a la versión de la Cámara de Diputados”, escribió Juan Manuel Pazos en un informe de TPCG.

“En última instancia, el rechazo de la disposición sobre Impuestos a las Ganancias y a Bienes Personales debería liberar al Gobierno de los compromisos de no revertir los cambios negociados en el Senado. Si los senadores introdujeron enmiendas no negociadas, el Gobierno debería tener derecho a deshacerlas. En otras palabras, si el Gobierno puede reunir una mayoría de un escaño en la Cámara Baja, podría quedarse con la torta y comérsela también: no sólo tener el proyecto de ley sino también evitar las concesiones otorgadas a los senadores por su apoyo”, agregó el analista.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS