El presidente del BCRA, Santiago Bausili, viajará este viernes a China para renegociar el swap

Estará acompañado por el secretario de Finanzas, Pablo Quirno, e irán en la comitiva de la Cancillería. Argentina activó casi USD 5.000 millones que deberán refinanciarse

Guardar

Nuevo

Argentina deberá refinanciar casi USD 5.000 millones del tramo activado del intercambio de monedas
Argentina deberá refinanciar casi USD 5.000 millones del tramo activado del intercambio de monedas

El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Santiago Bausili, y el secretario de Finanzas del Ministerio de Economía, Pablo Quirno, viajarán este viernes a China con el objetivo de continuar con las negociaciones para refinanciar los USD 4.900 millones activados del swap de monedas que vence este año. La resolución de ese pasivo forma parte de las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que en junio vencerá una parte de los fondos utilizados por Argentina para pagar importaciones y deudas durante 2023.

Los funcionarios formarán parte de la comitiva de la canciller, Diana Moindino, que fue invitada por el gobierno chino a ese país y que partirá el jueves rumbo a Pekín. “Habrá un extenso programa de reuniones oficiales y una agenda que incluirá eventos de promoción comercial y encuentros con inversionistas”, informaron a Infobae fuentes del equipo económico. Este medio pudo saber que una de las claves estará puesta en el futuro del swap.

El BCRA renovó en junio del año pasado el intercambio de monedas con el Banco Popular de China (BPCh) por USD 18.000 millones que forman parte de las reservas internacionales. El ex ministro de Economía, Sergio Massa, utilizó USD 4.900 millones del primer tramo autorizado para afrontar pagos de importaciones, vencimientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con bonistas privados.

Presentación de Werning ante inversores en Washington.
Presentación de Werning ante inversores en Washington.

El vicepresidente de la autoridad monetaria, Vladimir Werning, incluyó la semana pasada el tema en su presentación del “Programa de Estabilización” en diferentes encuentros con inversores internacionales en el marco de las reuniones de primavera del Fondo y el Banco Mundial que se celebró en Washington.

Werning consignó en el documento que de los USD 43.000 millones de reservas brutas que había hasta el 12 de octubre pasado, antes de las elecciones generales, se utilizaron casi USD 5.000 millones del swap, se vendieron USD 18.400 millones y USD 19.600 millones respondían a deuda comercial por importaciones. Allí también precisó que las reservas netas se encontraban en USD 4.100 millones negativas al 19 de abril.

Según pudo saber Infobae, de fuentes que participan y participaron en la negociación con China, en junio vencerá una parte del total de los fondos activados aunque no quisieron dar precisiones sobre el monto de capital a pagar. Sin embargo, la idea es “refinanciar” los USD 4.900 millones para quitarle presión a las reservas.

En el Gobierno argentino no hay intenciones de activar el segundo tramo por el equivalente a USD 6.500 millones que había acordado políticamente el Gobierno de Alberto Fernández y que, finalmente, nunca había sido activado formalmente.

Argentina activó en 2023 USD 4.900 millones del swap con China. EFE/Adrian Bradshaw
Argentina activó en 2023 USD 4.900 millones del swap con China. EFE/Adrian Bradshaw

El último Staff Report del FMI correspondiente a la última revisión del caso argentino resumió las conversaciones entre el organismo y el equipo económico que comanda Caputo: “El swap activado (USD 4.900 millones) se refinanciará en 2024, en consonancia con los esfuerzos en curso para asegurarlo”.

En junio se usaron USD 900 millones para pagos a bonistas privados y USD 1.000 millones para honrar compromisos con el FMI, una herramienta inaugurada por Massa ante las tensiones por los incumplimientos del país en las metas pactadas en el acuerdo y el retraso en los desembolsos.

El segundo tramo del swap, originalmente de USD 5.000 millones, fue activado temporalmente para pagarle al organismo unos USD 1.700 millones de los USD 2.700 millones que vencían en julio. Cuando el Fondo giró los USD 7.500 millones correspondiente a la quinta y sexta revisión conjunta, luego de la victoria en las PASO de Javier Milei el domingo 13 agosto y la devaluación del 20% que aplicó el BCRA el lunes posterior, esos fondos fueron devueltos al BPCh.

A fines de 2023 el presidente Alberto Fernández había anunciado la activación de un segundo tramo por USD 6.500 millones. Este medio supo que ese acuerdo se había alcanzado con el gobierno de Xi Jinping, pero el BCRA nunca envió a su par chino la solicitud de aprobación por los primeros USD 1.500 millones.

Milei afirmó ante Bloomberg que el swap "no se va a tocar".
Milei afirmó ante Bloomberg que el swap "no se va a tocar".

Además, la condición para poder acceder a ese monto era agotar el primer tramo de USD 5.000 millones de los cuales quedaron sin usar cerca de USD 100 millones. Las activaciones se dieron de manera “escalonada”, aunque las fuentes no quisieron precisar en qué medida, ya que los intereses comienzan a correr desde que se utilizan los fondos.

El swap tiene un carácter virtualmente secreto, ya que China nunca informa el contenido del acuerdo y obliga a sus contrapartes a seguir ese camino. Eso es lo que impide saber, por ejemplo, qué tasa de interés paga la Argentina. Mientras el swap no se activa, no genera costo alguno para las partes, es solamente un intercambio.

Cuando la Argentina pide usar los yuanes, comienza a pagar intereses estimados en 3 puntos porcentuales por encima de la tasa Shibor, un promedio de los bancos chinos. No obstante, nunca se informó oficialmente cuánto le cuesta a la Argentina financiarse con esos yuanes.

La llegada de Javier Milei a la Casa Rosada despertó dudas de cuál sería la relación con el gigante asiático, luego de que durante la campaña afirmara que no quería “hacer negocios con comunistas” al referirse a ese país. En una entrevista con Bloomberg el Presidente afirmó que no tiene la intención de “tocar” el swap de monedas.