Cuál es la cifra de inflación con la que va a cerrar mayo según las previsiones de las consultoras

Se registró el impacto de la suba en los alimentos, el arrastre del mes anterior y la suba de los servicios, como gas y electricidad, con más aumentos por la quita de subsidios

Compartir
Compartir articulo
En la tercera semana del mes, por ejemplo, se registró una variación de 2,6% de los precios de los alimentos (Foto AP/Natacha Pisarenko)
En la tercera semana del mes, por ejemplo, se registró una variación de 2,6% de los precios de los alimentos (Foto AP/Natacha Pisarenko)

Las consultoras económicas ya proyectan que este mes de mayo cerrará con un índice de inflación de 9% aproximadamente, impulsado por el impacto de la suba en los alimentos, el arrastre del mes anterior -donde hubo un traslado a precios luego de la suba de los dólar informal y los dólares financieros- y por la suba de los servicios, como gas y electricidad, en este caso por la quita de subsidios.

De acuerdo a los datos de sus relevamientos semanales, desde la consultora EcoGo proyectan que el dato de inflación de mayo se ubicará en 9%, unos 0,2 puntos porcentuales por encima de lo esperado la semana pasada. Este aumento se explica por la variación del precio de los alimentos, que fue mayor a la estimada.

En la tercera semana del mes, por ejemplo, se registró una variación de 2,6% de los precios de los alimentos con respecto a la semana previa. “Con este dato y considerando una proyección de variación semanal del 1,8% para la última semana del mes, la inflación de alimentos consumidos en el hogar en mayo treparía a 9% mensual. Pero si se considera además la evolución de los alimentos consumidos fuera del hogar (10,6%), la inflación en alimentos alcanzaría el 9,3%”, indicó el último informe elaborado por la consultora.

Los alimentos con mayores subas promedio en lo que va del mes fueron panificados y cereales (13,3%), pescados (11,8%); verduras (9,2%); bebidas e infusiones (9%); y lácteos y huevos (8,1%).

Pero a los precios de los alimentos, se suma que mayo fue un mes con fuertes subas en los precios de servicios y bienes regulados como prepagas (3,43% para los que cobran menos de seis salarios mínimos y 4,76% para el resto de los usuarios), peajes en AMBA (entre 40% y 50%), combustibles (4%), taxis (20%), colectivos y trenes (7,7%, indexado a la inflación de marzo), subte y premetro (15,5%), servicio doméstico (7%), colegios privados (3,35%), tarifas de luz (27% en promedio) y gas (25%), entre otros.

Las consultoras privadas ya hablan de una inflación anual por encima del  115 por ciento (REUTERS/Agustin Marcarian)
Las consultoras privadas ya hablan de una inflación anual por encima del 115 por ciento (REUTERS/Agustin Marcarian)

El economista Claudio Caprarulo, de acuerdo a los datos de la consultora Analytica, estimó una inflación mensual para este mes de 8,9%, impulsada por la inercia que dejó el mes de abril y el salto en los precios de bienes y servicios. “Nosotros proyectamos una leve desaceleración en junio, si el gobierno logra evitar un nuevo salto en el dólar, producto del menor impacto de los precios regulados”, adelantó.

Desde la Fundación Libertad y Progreso explicaron que su índice de inflación acumuló una suba de 8,4% hasta la tercera semana de mayo, lo que muestra una nueva aceleración en comparación con el acumulado en las primeras tres semanas de abril (que fue 7,4%). Si los precios se comportan igual que en la última semana de marzo, el índice alcanzaría una suba mensual del 9,1%. Mientras que si se mantiene el comportamiento de abril, la inflación llegaría a 9,4%.

Con este escenario, la inflación anual superaría el 115%. “Está claro que se está acelerando la pérdida de valor de la moneda argentina. Incluso en un contexto donde hay gran cantidad de inflación reprimida. El gobierno viene interviniendo activamente en el mercado cambiario, vendiendo reservas, bonos y contratos de futuros, para así sostener el tipo de cambio oficial y contener el precio de los bienes transables. Pero también fija precios en el mercado energético, de servicios públicos y presiona para lograr acuerdos en los precios de alimentos y bebidas”, indicó Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso.

“Esfuerzos poco fructíferos que hasta ahora solo han servido para malgastar los stocks de reservas y activos. Y que eluden el verdadero combustible del proceso inflacionario que es la emisión de dinero para financiar el déficit fiscal; el cual ha crecido en los últimos meses. Para peor, una emisión que se da en un contexto de caída en la demanda de dinero y que entonces presiona a una depreciación más acelerada del peso”, agregó el economista.

Seguir leyendo: