La alta inflación de la Argentina se acercó a la de Venezuela en los primeros cinco meses del año

Volvió a superar en mayo los registros en el resto de la región, pese a que todos los países fueron afectados por la invasión de Rusia a Ucrania. Debilita el argumento del Gobierno para explicar el fenómeno

El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, no logran una baja significativa de la inflación
El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, no logran una baja significativa de la inflación

La inflación de la Argentina quedó cerca de alcanzar la de Venezuela en los primeros cinco meses del año. Luego de que el país gobernado por Nicolás Maduro registrara una suba del 10,1% de sus precios en mayo, acumuló un aumento del 34,1% desde enero, según el Observatorio Venezolano de Finanzas.

La Argentina, cuyo resultado dará a conocer el 14 el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), registró una inflación en torno a 5%. Según el estudio ECO GO de Marina Dal Poggetto, el incremento de precios fue del 5,4% el mes pasado y del 27,9% en cinco meses, apenas seis puntos debajo de Venezuela, azotada por una hiperinflación durante varios años.

En términos interanuales, el país que sufre una dictadura desde hace 20 años registró una inflación del 151% el último año y la Argentina del 59%, según las estimaciones de ECO GO.

En tanto, Latinfocus prevé que Venezuela termine el año con una inflación del 123% y la Argentina del 63%, aunque la mayoría de los analistas ya estiman que superará el 70% y algunos, como FIEL, la calculan en el 80 por ciento.

En el último mes, la inflación mostró un retroceso en varios países de la región, no solo en la Argentina

El ministro Martín Guzmán ha destacado que en mayo la inflación bajó respecto del mes previo, al igual que ocurrió en abril respecto de marzo, lo cual relativiza la hipótesis oficial de que la invasión rusa a Ucrania complica cada vez más el nivel de precios de la Argentina. Además, antes del inicio de este conflicto bélico, la inflación interanual ya rondaba el 53%, uno de los niveles más altos del mundo y el segundo más elevado de América latina.

En mayo, según ECO GO, los alimentos y bebidas subieron 5,3%, por lo que acumulan un aumento del 30,9% desde enero y del 67,6% en el último año, mientras que la indumentaria saltó 9,1%, 26,6% y 55,6%, respectivamente. A su vez, la salud se incrementó 7,5% el mes pasado, 29,4% desde enero y 60,6% en el último año y la educación el 7,3%, el 37,1% y el 63,5%, en cada caso, según las estimaciones del equipo de economistas que dirige Sebastián Menescaldi.

La inflación de mayo según ECO GO
La inflación de mayo según ECO GO

Además, la inflación core, que no toma en cuenta las subas de los productos regulados ni estacionales, subió en mayo 5,9% según ECO GO, 30% en cinco meses y 65% en el último año.

En mayo, frente al 5% del IPC general que habría registrado la Argentina, Paraguay alcanzó el 0,2%, el 6,1% en cinco meses y el 11,5% en un año. En tanto, en Perú llegó al 0,3% el mes pasado, 3,5% en cinco meses y 8,3% en 12 meses; por otro lado, en Bolivia la suba del índice general de precios al consumidor fue 0,4% el mes pasado, 0,8% desde enero y 1,4% los últimos 12 meses. En Ecuador, llegó al 0,6% en mayo, 2,2% desde enero y 3,4% en el último año y en Colombia al 0,8%, 6,5% y 9%, respectivamente en esos períodos. En Brasil ascendió al 0,4% el mes pasado, al 4,7% en cinco meses y al 11,7% en el último año; en México al 0,1%, 3,3% desde enero y al 7,6% en un año.

Inflación en América latina en mayo 2022
Infografía de Marcelo Regalado
Inflación en América latina en mayo 2022 Infografía de Marcelo Regalado

Varios países de la región - esta semana Chile en particular- han subido la tasa de interés como método para combatir la inflación. El Banco Central que conduce Miguel Pesce también hizo un movimiento en este sentido, pero, por la alta inflación, todavía las tasas se ubican en el terreno negativo.

Varios países han subido la tasa de interés como método para combatir la inflación y el BCRA también hizo un movimiento en este sentido, aunque todavía se ubican en terreno negativo

El último mes se dispararon las proyecciones de inflación para 2022: los consultores esperan un alza del 72,6%, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza cada mes el Banco Central, frente al 48% fijado como tope por el Gobierno y el FMI a fines de marzo. Para mayo las consultoras esperan un 5,2% mensual y para junio pronostican un 5 por ciento.

Colocar las tasas en un plano positivo, tal como acordó el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), requeriría llevarlas del 49% al 55 por ciento, con el consecuente efecto negativo sobre el nivel de actividad, en un año en el que el Gobierno prevé un nivel de crecimiento bajo y varios analistas una recesión.

María Castiglioni apuntó a Infobae que “el Banco Central ha ido subiendo la tasa pero la inflación se aceleró más todavía; y no la sube más porque apuesta a que en estos meses la inflación va a bajar desde 6% mensual a menos de 5% y más aún en los próximos meses”.

“Si hacés la tasa efectiva, es decir, vas capitalizando y si la inflación bajara, dejaría de estar en terreno negativo la tasa”, aclaró.

Peatones pasan frente al edificio del Banco Central de Argentina en Buenos Aires.. Foto de archivo. REUTERS/Enrique Marcarian
Peatones pasan frente al edificio del Banco Central de Argentina en Buenos Aires.. Foto de archivo. REUTERS/Enrique Marcarian

Sebastian Menescaldi de ECO GO Eco Go dijo a Infobae que “en términos teóricos, tomando la expectativa de inflación de los próximos 12 meses (REM), la tasa de interés de referencia del BCRA ya estaría en valores positivos; el problema es que si tomás la inflación ex post falta bastante”.

“O sea, si se desacelera la inflación en el segundo semestre, ya estarías en niveles consistentes con los valores reales positivos. Dicho esto, dada la caída de la demanda de los pesos, tendrías que ir a una tasa nominal de política monetaria del 55% anual, que es equivalente a una TEA de 71,4%, que es la inflación anual esperada)”, detalló Menescaldi.

Otros países, como Brasil, han bajado impuestos y aranceles para tratar de reducir los precios, mientras que el Gobierno sigue apostando a los controles de precios y en el oficialismo se reclama que suban más las retenciones a las exportaciones, recetas que no funcionaron y que difícilmente puedan ser exitosas.

SEGUIR LEYENDO: