Guido Sandleris, presidente del Banco Central. (Manuel Cortina)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central. (Manuel Cortina)

El Banco Central anunció este lunes que podrá vender dólares si el tipo de cambio se ubicara por debajo del límite previsto de $51,448, en busca de evitar una mayor alza del billete verde y con el afán de impedir que la devaluación alimente aún más la carrera inflacionaria.

Si bien la entidad no especificó con qué frecuencia ni con qué montos intervendrá en el mercado en caso de considerarlo necesario, la posibilidad de participar dentro de la zona de "no intervención" significa en los hechos ponerle fin a este esquema vigente desde octubre del año pasado.

A esta iniciativa se suma que el BCRA incrementará de 150 a 250 millones de dólares el monto de la venta diaria de dólares una vez superado el techo de 51,448 pesos.

Este virtual fin a las bandas de libre flotación se complementa con la vigencia de las ventas diarias por USD 60 millones efectuadas a cuenta del Tesoro, también con aval del FMI, hasta alcanzar los USD 9.600 millones hasta fin de año, y la continuidad de las tasas de interés en niveles máximos de la era Macri, por encima del 72% anual, para alentar las colocaciones en pesos en lugar de la búsqueda de cobertura en divisas.

¿Qué opinan los especialistas?

Luis Palma Cané, director de Fimades, consideró "imprescindible otorgar al Banco Central esta libertad de acción y hace tiempo planteamos que una solución de corto plazo era liberar al Central del corset que impedía intervenir. Se tendría que haber hecho mucho antes. Fue un error fijar una zona de 'no intervención' con tanta amplitud, más con la cantidad de reservas que tiene la entidad y un mercado tan chico. No soy amigo de las intervenciones, pero si en el momento lo exige, no se puede dejar ese límite de precio del dólar al mercado".

"Además, en el acuerdo con el FMI se especifica que el BCRA podría actuar en 'situaciones disruptivas'. Básicamente era un problema de expectativas y falta de confianza. Evidentemente va a bajar el nivel de desconfianza y bajar las expectativas de inflación", comentó Palma Cané.

El anuncio es positivo para el peso y los bonos en dólares, pero implicará una reducción de reservas (Ezequiel Zambaglione)

Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones, describió que "hay dos aristas. Desde el punto de vista puro, a mediano plazo, no es positivo porque la Política Monetaria está cambiando cada dos o tres semanas. Pero en un marco de emergencia financiera, cambiaria y política era necesario dar una señal de que el BCRA tiene el poder de fuego de contener estas expectativas de devaluación. Se ve que las conversaciones con el FMI durante el fin de semana surtieron efecto".

"Hay que mantener la cautela: fue un anuncio que sorprendió y como tal, cuando es así tiene un efecto inmediato y tuercen las expectativas, pero hay que observar qué sucede con el transcurso del tiempo. No hay un nivel de reservas que pueda definirse como suficiente cuando crece la incertidumbre, porque la demanda puede ser exponencial. Pero si lográs contener el mercado de cambio, la oferta privada puede aparecer", explicó Martínez Burzaco.

“El BCRA debe lograr un impacto concreto en expectativas y desterrar el temor de un default” (Hernán Hirsch)

Hernán Hirsch, socio de FyE Consult, señaló que "de corto plazo es cierto que se puede tener una mayor estabilidad cambiaria y eso se puede traducir en algún momento a precios. Pero si no es creíble en el transcurso del tiempo y se traduce en mayor pérdida de reservas, el escenario se va a seguir complicando. El BCRA debe lograr un impacto concreto en expectativas. Si es mostrando los dólares solamente, buenísimo, pero el esquema económico y monetario se complicará si eso no sucede".

"De corto plazo las reservas del Banco Central son suficientes para intervenir, pero si se gastan mucho y persisten las dudas en el mercado sobre lo que va a pasar después de las elecciones, pueden perjudicar la macroeconomía. Es decir, hay que desterrar el temor de un default, reabrir el mercado de deuda, que no sea un esfuerzo inútil y vano que deteriore el escenario futuro", abundó Hirsch.

“El cambio anunciado hoy le da más control y poder de fuego al BCRA” (Christian Buteler)

Ezequiel Zambaglione, jefe de Estrategia de Balanz Capital, puntualizó que "el anuncio debería ser positivo para el peso argentino, ya que provee de poder de intervención al BCRA dentro de la zona de 'no intervención' y abre la venta a intervenciones discrecionales -en monto y frecuencia- por encima de la zona".

"El anuncio también sería positivo para los bonos en dólares, ya que se reduciría la volatilidad cambiaria, que es un factor que afectó negativamente la intención de voto de Macri. Por otro lado, implicaría una reducción en reservas, presionando a los spreads y valor de recupero potencial en caso de default. Como referencia, estimamos las reservas netas en 20.000 millones de dólares", calculó Zambaglione.

“En un marco de emergencia financiera, cambiaria y política era necesaria una señal del BCRA” (Diego Martínez Burzaco)

Para el economista y consultor Gabriel Rubinstein, "parece bien que se deje librado al criterio del Banco Central la intervención. No sé si está limitado el monto, pero en principio es una cosa realmente importante que facilita que no se dispare el dólar. Me gustaría que el techo estuviera en 49 pesos y le permitieran vender USD 2.000 millones masivamente a ese nivel".

"Básicamente el BCRA ha abandonado la flotación libre y las Bandas Cambiarias. Hará lo que quiera. Y no sabemos qué es lo que quiere. No tenemos sistema cambiario", cuestionó el economista y académico Carlos Rodríguez.

"Sin capacidad de intervención, haber congelado la zona de 'no intervención' comenzaba a insinuarse más como un problema que una solución. Ergo, volvió la intervención", resumió Gabriel Caamaño, economista de Consultora Ledesma.

“El acuerdo con el FMI especifica que el BCRA podría actuar en ‘situaciones disruptivas’” (Luis Palma Cané)

Christian Buteler, de Buteler Servicios Financieros, puntualizó que "el BCRA volvió a cambiar su política cambiaria. Este cambio le da mayor poder de fuego, antes todos sabíamos cuándo podía y cuándo no intervenir. Y cuando podía, con hasta cuánto lo podía hacer. El cambio anunciado hoy le da más control: puede intervenir tanto dentro como fuera de la zona de 'no intervención' y no sabemos con cuántos dólares lo haría".

"Este cambio es a favor del BCRA, hoy empezamos a jugar sin conocer qué cartas tiene. Es positivo. Pero poder intervenir no significa que lo haga bien. Hace un año, cuando podía intervenir, perdió USD 20.000 millones con sus intervenciones", acotó Buteler.

Nicolás Crespo, de la consultora Elypsis, explicó que "el programa monetario, al ser tan contractivo, tendría que dar resultado, pero en un contexto en el cual el tipo de cambio no da tanta tregua, esta inflación núcleo se acelera y no funciona".

LOS DETALLES

"El BCRA debe reforzar el sesgo contractivo de la política monetaria interviniendo en el mercado cambiario para reducir más agresivamente la cantidad de pesos y de esta manera contribuir al adecuado funcionamiento de dicho mercado", señaló la entidad monetaria en un comunicado.

El Comité de Política Monetaria de la entidad determinó además que si el tipo de cambio se ubicara por encima de 51,448 pesos, el BCRA incrementará de 150 a 250 millones de dólares el monto de la venta diaria de dólares.

Congelar la zona de ‘no intervención’ se insinuaba más como un problema que una solución (Gabriel Caamaño)

Asimismo, podrá determinar la realización de intervenciones adicionales para contrarrestar episodios de excesiva volatilidad si lo considerase necesario, dijo el BCRA.

"El Banco Central de Argentina introdujo hoy importantes medidas para abordar la reciente volatilidad del mercado financiero y del tipo de cambio. Apoyamos estas medidas, que están adecuadamente calibradas para los desafíos que enfrenta la Argentina", estimó Gerry Rice, vocero principal del Fondo Monetario Internacional.

El BCRA explicó que el monto de pesos resultante de las ventas de divisas será descontado de la meta de Base Monetaria.

SEGUÍ LEYENDO: